Saltar al contenido

Poderosa oración a la verdadera y milagrosa Santa Marta ¡Llena eres de gracia!

10 julio 2020
Oración efectiva a Santa Marta para ganar la loteria ¡Ten más suerte!

Esta virtuosa santa, tuvo el privilegio de conocer personalmente a Jesús de Nazaret. Pues este se hospedó en su casa en tres oportunidades e intimidó mucho con los tres hermanos. Al punto de que su hermano Lázaro fue resucitado por Jesús tras varios días de su muerte. Por esto es pertinente hacer una poderosa oración a la verdadera y milagrosa Santa Marta ¡llena eres de gracia!

Santa Marta de Betania, debe su apelativo por ser oriunda de una población cercana a la población donde Jesús vivió y predicó la palabra de Dios. Muy las Buenas Nuevas del Reino.

Hacer una oración a Santa Marta de Betania es un acto maravilloso de fe

Santa Marta fue una verdadera seguidora de Jesús y pudo abrir su corazón para aceptar al Señor como su salvador y reconoció en Jesús al hijo de Dios. Te presentamos esta poderosa oración a la verdadera y milagrosa Santa Marta ¡llena eres de gracia!

Santa Marta de Betania, fuiste una verdadera 

seguidora de Jesús y pudiste  abrir tu corazón

para aceptar al Señor como tu salvador y 

reconociste en Jesús al hijo de Dios.

 

Oh Santa Marta de Betania, 

privilegiada y virtuosa entre las mujeres de tu 

época y aún en estos días se te recuerda 

como a una de las más cercanas al Señor y 

Salvador del mundo.

 

 A ti, oh maravilloso ejemplo de nobleza y de 

lealtad, extiendo mis ruegos para que me 

aceptes en tu corazón como una de las 

amigas de Jesús y como admiradora tuya por 

haber estado tan cerca de Él.

 

Y haber podido brindarle tu atención 

incondicional para evangelizar a las gentes 

que andaban en busca de la verdad.

 

Oh Santa Marta de Betania,

en este día y en este momento me dirijo a ti 

en esta ocasión para pedirte que no deseches 

mi oración y que por favor pongan atención 

esmerada a mis súplicas.

 

Para que con tu gracia divina y con tu 

intersección y tu providencia, yo pueda ser 

una de las personas afortunadas que se 

encuentren después de la muerte a la diestra 

del Señor.

 

Y junto contigo y todos los santos que 

conforman la cohorte celestial brindar también 

mi colaboración y cantar alabanzas al 

Creador.

 

Poderosa y agraciada Santa bendita de 

Betania, atiende hoy mis súplicas por una 

bendición de parte tuya y para que prestes 

oídos a mis oraciones que son para alabarte y 

para bendecirte.

Por ser tan cercana a Dios y por haber tenido 

el privilegio de servirle personalmente durante 

su vida peregrina y piadosa.

 

Santa Marta de Betania, gloriosa imagen del 

santoral de la iglesia Católica, recibe estas 

alabanzas que con humildad te ofrezco

 y permíteme ser una persona allegada como 

tú al Cristo Redentor.

 

Tu bendito nombre que significa “señora de 

hogar”, me inspira para decidir que seas la 

protectora del mío, te elijo como mi guía en 

los quehaceres de la casa.

 

Y que me des la sabiduría y la inteligencia 

suficiente para ser la mejor ama de casa 

y atenderla con adecuada manera en todos 

mis oficios de mujer.

 

Dicen las Santas escrituras, que Jesús te 

amaba a ti, lo mismo que a tu hermana María 

y a tu hermano Lázaro

 

¿Que más se puede pedir? Con esta 

distinción y este orgullo, Marta, yo también 

quiero estar cerca de Jesús como lo estuviste 

tú, y es por esto que hoy mismo, me declaro 

como tú más ferviente admiradora y 

seguidora.

 

Y te ruego que me bendigas hoy y siempre

 junto con todos los miembros que conforman 

mi hogar.

 

Recibe por favor mi mensaje y todas mis 

alabanzas para ti y para Nuestro Señor 

Jesucristo.

 

Amén.

Santa Marta es un digno ejemplo de fidelidad hacia Jesús

Claro el haber sido amiga personal de Jesús, la coloca como una persona muy privilegiada entre todos los santos que están en los altares. Y además es una ejemplar mujer de hogar que supo siempre servir a Jesús con esmero, por haberlo reconocido desde el principio como el verdadero hijo de  Dios.

La distinción de Jesús por Marta y por sus hermanos. La sitúan en un lugar muy privilegiado y es por esto que no debemos dudar en encomendarnos a ella para que sea nuestra intermediaria. Y es como dice el dicho, “El que a buen árbol se arrima, buena sombra le acobija”