Saltar al contenido

Oración al Padre Pío para pedir salud y felicidad para mi hermana

13 mayo 2020
Oración al Padre Pío para pedir salud y felicidad para mi hermana

Veamos como  hacer una oración al padre Pío para pedir salud y felicidad para mi hermana. Para aquellas personas que creen en Dios y están conscientes de que en el cielo existe un gobierno legítimo.

Que saben que los santos tienen poder, va esta oración a uno de sus más colaboradores como lo es San Pío.

El padre pío, Francesco Forgione, nació en Pietrelcina, Italia en el año 1887 y dejó de existir en el año 1968.

Creció en el seno de una humilde familia y desde solo cinco años de edad comenzó a ver apariciones. Primero de Jesús y luego de la Santísima Virgen.

Pedir al Padre Pío salud y felicidad para mi hermana

En primer lugar porque San Pío es un santo muy milagroso y en segundo lugar porque la fe mueve montañas.

Es en estos momentos de desesperación cuando la salud falla y cuando un hermano está en apuros, cuando debemos tenderle una mano y hacer la oración al padre Pío para pedir salud y felicidad para mi hermana.

Llegó la hora y el momento en que nosotros los cristianos debemos doblar las rodillas y suplicarle a un santo tan milagroso como éste.

Para que meta su poderosa mano e interceda ante Dios nuestro Señor y ante su Santísima Virgen. Para que le proporcione a mi hermana la salud perdida y un poco más de felicidad.

Oh San Pío, protector de los desamparados, milagroso desde

la niñez, por tu infinita bondad con tus hermanos, amor

que siempre le prodigaste a la humanidad, por tu humildad de

espíritu, y solidaridad con los pobres, es que hoy me hinco

de rodillas oh padre Pío para pedirte, más bien para suplicarte

que restaures la salud de mi hermana.

 

No permitas por favor que la parca se haga cargo de ella,

sé que todos tenemos que morir algún día, pero ahora

mete tu mano poderosa para curar a mi hermana y permitirle

que alcance la felicidad por largos años,  restaura su salud

y vigila cada uno de sus pasos en esta vida pasajera

 para que ella así como tú, también pueda servir al señor.

 

Oh Padre Pío, no me desampares en estos momentos

en que acudo a ti con tanta fe y devoción, por favor 

devuélveme la seguridad y la fe que tanto te profeso 

y cura a mi hermana  en estos momento en que la

salud pareciera abandonarla.

 

No la dejes partir aun cuando le quedan años por vivir,

yo te prometo bendito y milagroso sacerdote, que

voy a emplear todas mis fuerzas en propagar la fe en ti

para que la Iglesia te siga enalteciendo por la ejemplar

vida que llevaste en tu misión sacerdotal.

San Pío, milagroso y amoroso ser, que viniste al mundo,

fruto del amor de padres cristianos, que fuiste muy

pobre toda tu vida y que jamás te sentiste agobiado por la

falta de lo material,  sino que más bien te inclinaste

siempre por acumular muchas riquezas espirituales.

 

Ahora padre, en este momento, lúcete con toda tu

grandeza de espíritu e intercede pidiéndole a Dios y

a su Santísima madre que curen a mi hermana y

que no la dejen sucumbir ante la enfermedad.

 

Esto lo hago llegar a ti, glorioso San Pío,

en el nombre del Padre, en el nombre del Hijo

y en el nombre del Espíritu Santo.

 

Amén

Cuando la fe se impone, los fieles son oídos por los santos del Señor

Si una persona tiene mucha fe y ora haciendo una petición. En primer lugar debe dirigirse a Dios para que le permita a ese santo concederle el milagro que le está pidiendo.

Sólo con la anuencia del Altísimo, estos santos pueden interceder por sus hermanos aquí en la Tierra. Deben recordar que la voluntad es sólo de Dios y que sólo si Él lo permite, un santo puede interceder por nosotros.

De manera que una vez que hayamos pedido el debido permiso a Dios. Es entonces cuando debemos dirigirnos con mucho respeto y con mucha fe al padre San Pío.

Para que éste con su misericordia que lo caracteriza, consiga la licencia para interceder por nosotros.