Saltar al contenido

Oración del Padre Pío “Quédate Señor conmigo” para evitar el miedo

23 mayo 2020
Oración del Padre Pío “Quédate Señor conmigo” para evitar el miedo

El día de hoy en este artículo hablaremos sobre la oración del Padre Pío “quédate Señor conmigo” para evitar el miedo. El padre Pío fue un sacerdote llamado Francesco Forgione, el cual durante toda su vida mantuvo su espíritu como santo.

Actualmente es considerado santo en la iglesia católica por sus muchos dotes y dones que fueron aflorados o vistos a lo largo de su vida.

Su país natal fue Italia, y sus ejemplos al mundo conjunto a sus milagros fueron los que lo marcaron como una persona santa, fue beatificado y canonizado por el mismo papa; en 1999 fue beatificado y transcurrido 2 años fue canonizado el 16 de junio de 2002 por el Papa Juan Pablo II.

Cabe destacar que es el patrón de los enfermos puesto a que en sus años de vida el fundo un hospital, especializados para curar a las personas con problemas físicos y mentales; su intención era curar el espíritu y el cuerpo.

Oración del padre Pío “Quédate Señor conmigo” para evitar el miedo

El sacerdote Pío es muy venerado por muchas personas alrededor del mundo, ya que fue su estilo de vida lo que lo marco, y lo llevo a ser fraile de su época. Conjunto a su poder de curar enfermos y sus dones de prácticamente saber leer mente lo llevaron a ser el día de hoy un santo.

“Padre, Señor y sacerdote,

Señor Pío  de Pietrelcina, a ti te

oramos el día de hoy con la intención.

 

De agradecerte todo lo que hiciste

por la humanidad, por todos los milagros

que realizaste, todas las cosas buenas

que le enseñaste a las personas.

 

Por servir caballero de Dios y combatir

todos esos pecados, en el mundo con el

nombre de Dios tatuada en tu espada.

 

A ti te oramos y te veneramos santo mío,

y también pedimos que sigas haciendo cada

uno de esos milagros que las personas

necesiten el día de hoy.

 

Para que así tu nombre llegue cada vez

más alto, y más nombrado seas

tú entre los hombres.

 

Este día señor te pido que me ayudes,

y que me protejas, a ti te pido señor que

te quedes siempre de mi lado para

ayudarme a superar el miedo.

 

El miedo que tengo a hacer alcanzada

por el mal, o ser influenciada por el mal,

Señor Pío líbrame de todo pecado,

y acompáñame día y noche.

 

De mi casa al trabajo,

y de mi trabajo de vuelta.

Puesto que es en ti en quien yo

confió y te venero porque tuyos son

los poderes de Dios.

 

A ti te confió esta protección que el

día de hoy te estoy pidiendo, guíame

en todo momento para así tomas

las decisiones más difíciles a mi favor.

 

Además protege a mi familia de todo

mal, ya que ellos son buenas personas

y te oran y te veneran tanto como yo.

 

Dame señor Pío de tus dones,

como lo es el de la curación de los

enfermos para no tenerle miedo a la muerte.

 

Dame el poder del discernimiento,

para poder tener el conocimiento de las

consciencias o de las intenciones malas

de las personas que me rodean.

 

Para que no puedan hacerme

daño en ningún momento.

 

Ayúdame a librarme de todo miedo que

tenga de las personas, puesto que conozco

la maldad muy de cerca,

y solo he podido retener.

 

Que las cosas malas hay que

alejarlas y olvidarlas, pero me han

llevado a tener miedo para muchas cosas

de mi vida y no quiero mas eso para mí.

 

Así que te pido que actúes en mí para

poder librarme de todo miedo,

y sea una persona temeraria.

 

Amén.

 Padre Pío hacedor de pecados y cuidador de los buenos

La canonización de este celebre padre nos reafirmó aún más que en el podemos dejar y confiar nuestros miedos, porque el mediante la intercepción de Dios nos puede ayudar a combatir nuestros problemas. Él es una persona muy venerada alrededor del mundo, primero por el estilo de vida que llevó y segundo porque sigue realizando muchos milagros a las personas que oran por él y de verdad los necesita.

Es muy importante además tener en cuenta que esta oración del Padre Pío “quédate señor conmigo” para evitar el miedo, es una oración que por ninguna razón debe de tomarse a la ligera.