Saltar al contenido

Poderosa oración cristiana vespertina, al atardecer ¡Termina el día orando!

6 agosto 2020
Poderosa oración cristiana vespertina, al atardecer ¡Termina el día orando!

Existen muchas oraciones, qué podemos realizar rutinarias para pedir la intersección de Dios ante todo nuestros problemas y dificultades. Entre ellas una valiosa plegaria, es la oración cristiana vespertina para que podamos orar todos los días al atardecer junto a nuestra familia o allegados, para conseguir la tranquilidad y paz espiritual que necesitamos para que nuestro día sea positivo y esté lejos de la mala energía que afectan nuestras emociones.

Una oración cómo está, te dará la oportunidad de hablar con Dios sobre la situación de tu vida, igualmente pedirle perdón por las cosas malas que a veces hacemos inconscientemente.

Milagrosa oración vespertina para realizar todas las tardes

Sí aplicas el orar como un estilo de vida, tu vida mejorará indiscutiblemente. De esta manera una oración Cristiana vespertina puede ayudarte si la realizas con mucha fe y devoción a nuestro Dios Todopoderoso. Realiza esta plegaria con mucho amor:

Dios piadoso,

a la divina misericordia,

en este día vengo a ti,

para darte gracias por un nuevo día.

 

Creyendo en tu fe,

como en tu fuerza,

que está para,

mí en todo momento.

 

Porque a ti dedico,

plegarias asimismo en ti,

creo como consecuencia,

recibo bonanza tal como,

amor en todo momento.

 

Dios Amable escúchame,

el día de hoy porque te,

necesito porque es necesario,

tu existencia en mi vida.

 

Que tus bendiciones,

sean derramadas,

en todo momento para poder,

sobrevivir a este,

momento tan difícil.

 

Siempre estás pendiente,

de mí asimismo cada día,

al levantarme te siento,

como te levantas a mi lado.

 

Nunca estoy solo,

es por esa gran razón,

que sigo aquí luchando.

 

Para no rendirme,

en ningún momento,

ante ningún obstáculo.

 

Pero asimismo necesito,

pedirte que te mantengas,

en mi vida el tiempo,

necesario para conseguir,

tu amor como tu protección.

 

Que sea cubierto todos los días,

por la sangre poderosa de cristo,

quien es siempre misericordioso.

 

Dando la vida por ,

nosotros como fue necesario,

para librarnos del pecado.

 

Dios por favor te quiero pedir,

que no te alejes de mí,

además de que me,

perdones por cualquier,

falla que pude haber cometido.

 

¡Perdóname por mis pecados!

Deseo que en este día,

me vaya mejor,

de lo planeado.

 

Para poder sobrevivir,

si mis emociones,

como mis sentimientos,

en algún momento se sienten mal.

 

Querido Dios acompáñame,

para que mi día,

pueda rodearse,

de buena energía positiva,

alejando toda la negativa.

 

Igualmente este día,

estés obrando en mi vida,

haciéndome mejor persona.

Te pido por favor,

que abras mi entendimiento,

así como también,

mi sabiduría para saber.

 

Como actuar en,

cualquier situación.

Te pido amado Dios,

que utilices,

mi vida como.

 

Herramienta para que tus,

propósitos sean cumplidos.

 

Finalmente Dios encomiendo,

mi vida en tu santo,

poder para que obres,

sigas obrando siempre,

haciéndome a tu imagen y semejanza.

 

Tu eres un Dios,

de amor que siempre tiene,

una infinita humildad,

para ayudar a los,

mas necesitados.

 

Por esa razón tantas son,

las suplicas hacia a ti.

 

En conclusión gracias señor,

por dejarme llevarte estas,

hermosas necesitadas,

así como amadas palabras.

 

Por medio del Espíritu Santo,

quien es el amable mensajero,

cuando necesito hablar contigo.

 

Por tomarte el tiempo,

de escuchar mis suplicas,

así como declarar con,

tu hermosa voz de ángel.

 

Que mi día está mejorando,

porque tú te encuentras,

desde la divinidad.

 

Ayudándome todo lo que,

necesito que me ayudes.

Gracias por ser mi padre,

 mi mejor amigo porque,

realmente vivir en tu palabra.

 

Es el mejor estilo de vida,

que puede existir.

en tu santo nombre.

 

Amén.

 ¿Servirá esta oración para mejorar tus tardes?

Esta oración cristiana vespertina todos los días al atardecer, te dará la fuerza para continuar en tu vida con una actitud positiva ante cualquier circunstancia negativa por la que estés atravesando. Es una manera de apoyarte en la fe en Dios que siempre se preocupa por nuestros problemas, porque somos hijos de nuestro amado Padre. Recordemos que Jesucristo dio su vida en la cruz, para limpiar nuestros pecados por consecuencia consiguiendo que seamos felices y que nuestra vida esté llena de muchas bendiciones.