Saltar al contenido

Oración a la virgen de la candelaria para el amor eterno. ¡Amor ven a mí!

16 mayo 2020
Oración a la virgen de la candelaria para el amor eterno. ¡Amor ven a mí!

La oración a la Virgen de la Candelaria proviene de los españoles y de los creyentes en las islas canarias. Igualmente esta tradición de orar a ella para pedir favores se extendió en América, y a través de los años sus creyentes fueron creciendo cada vez más, al ver los milagros que esta virgen podía hacer. En esta oración a la Virgen de la Candelaria para el amor eterno vamos a pedir con fe, para que nuestra alma gemela llegue a nuestra vida. 

Igualmente son muchas las oraciones que se elevan a la Virgen de la Candelaria, y estas son respondidas a sus fieles, los cuales creen en sus milagros y piden a ella con fervor ante cada situación que necesiten su ayuda.

Oración a la virgen de la candelaria para encontrar el amor

Esta oración milagrosa a la Virgen de la Candelaria para encontrar el amor de tu vida y que este sea eterno, debes hacerla con mucha fe, si necesitas urgente conseguir el amor presenta esta oración a la Virgen de la Candelaria para el amor eterno.

¡Virgen de la candelaria!

Madre adorada,

Reina de los cosmos, y

madre de misericordia.

 

Primeramente con devoción

y confianza, acudo hoy a ti,

para pedir tu ayuda en mi vida,

y que traigas a mi camino

el amor eterno.

 

En estos momentos donde me

encuentro solo, de la misma forma

pido, que seas tú virgen santa,

quien me ayude a conseguir

compañía.

 

Deseo un amor fuerte y eterno,

y que venga a mí con sinceridad.

En tus manos madre pongo mi vida.

 

Para que seas tú mi guía,

y necesito ser correspondido(a),

en el amor y que mi pareja.

 

Y no tenga ojos para ver a nadie

más, bendice mi relación,

mi vida y mi camino.

 

Que tus bendiciones sean derramadas,

en mi vida y en los míos, y también

te pido que me llenes

de tu gracia.

 

Virgen de la candelaria,

escucha mis suplicas te lo pido,

y ayúdame en lo que tanto deseo,

gracias por siempre prestar atención,

y escuchar cada favor que te pido.

 

Ata un nudo con mi nombre,

en el corazón de mi amado(a),

haz que se enamore,

perdidamente de mí.

virgen candelaria amor eterno

Y que al despertar, siempre

esté mi cara en su mente,

que día y noche este presente,

en su pensamiento.

 

Te lo pido de corazón virgen adorada,

permíteme estar en sus sueños,

y que al despertar me llame,

no descansará mi alma

hasta encontrar el amor.

 

Por favor te lo ruego virgen.

Solo tú puedes poner a esa

persona especial, que me quiera y me

acepte tal como soy.

 

Dulce morenita, patrona del bien,

tu que prestas tu oído para ayudarme,

y que tus bendiciones las

he visto en mi vida.

 

Hoy acudo a ti una vez más,

entrégame el amor eterno

y verdadero, y te estaré

siempre agradecido(a).

 

Pongo en ti mi confianza,

y te pido perdón si te he fallado,

asimismo solo quiero hacerme

digno(a) de ti, y ofrezco a ti mi

vida como ofrenda.

 

Para que hagas resplandecer

tu gloria, que cuando miren

mi felicidad, sepan que fue

producto de tus milagros.

 

Quiero ver resplandecer

tu gloria, y cada día ver lo virtuosa

que eres virgen santa, enséñame a vivir

en paz y con alegría.

 

Igualmente gozar de tu gloria celestial,

de la misma manera parecerme

más a ti, del mismo modo para

así agradar a Dios, inmaculada virgen

de la candelaria.

 

Patrona de las esperanzas,

agradecido estoy en todo tiempo

y momento, por escucharme,

y espero que mis deseos,

se hagan realidad lo más pronto

posible, con tu ayuda virgen

de la candelaria,

 

Amén.

Devoción a la maravillosa virgen

Al mismo tiempo cada vez que se hagan oraciones a la Virgen de la Candelaria, también se debe hacer una oración de agradecimiento, de esta manera ella sabrá la profunda lealtad y respeto que le tienes, por consecuencia eso ayudará para afianzar tu confianza con ella. Además si los que necesitas es atraer el amor a tu vida en esta oración a la Virgen de la Candelaria para el amor eterno podrás obtener eso que tu corazón tanto anhela.