Saltar al contenido

Oración a la Virgen del Perpetuo Socorro para pedir un favor importante

28 abril 2020

Mucha gente recurre a hacer una oración a la Virgen del Perpetuo Socorro para pedir un favor importante. Y es que esta advocación de la Virgen María, es muy milagrosa. Por esta razón cuando lo que necesitamos es con carácter de urgencia. No debemos dudar en dirigirnos diligentemente a suplicarle que nos preste su ayuda pronta y visible para los casos desesperados.

Muchas veces cuando se nos presentan problemas graves terminamos cometiendo locuras. O acudiendo de forma errónea para solicitar ayuda, pero de manera equivocada donde no debemos. No debemos dejarnos arrastrar por la desesperación acudiendo a brujos por ejemplo para que nos resuelvan nuestros propios problemas.

Lo más aconsejable es buscar ayuda en la Santísima Virgen del Perpetuo Socorro, quien ha demostrado en muchísimas ocasiones prestarnos toda su atención.

¿Porque debemos confiar en la Virgen del Perpetuo Socorro?

Comencemos por aclarar que la Virgen es una sola y que su nombre es María. Quien acogió, en su vientre al dulce fruto de su hijo Jesús para salvar al mundo. Pero sin embargo, pareciera que hubiera muchas vírgenes con diferentes nombres.

En este caso, la Virgen del Perpetuo Socorro, es la que nos ocupa, y podemos dar fe de su gran aceptación entre los fieles debido a los grandes milagros para  los favores muy importantes.

Absolutamente no, lo que ocurre es que María se ha personificado en muchas apariciones en diferentes partes del planeta. Y según donde aparezca o a quien se le aparezca, le adjudican   un nombre diferente. Y esto es lo que se conoce como una advocación.

Oh amadísima Virgen del Perpetuo Socorro,

en esta advocación muy milagrosa,  tal como lo atestiguan millones de fieles

que se han visto altamente favorecidos con tus milagros en ocasiones en que

han necesitado favores especiales, hoy me dirijo a ti Virgen soberana

del Perpetuo Socorro para que me concedas la gracia de un gran favor.

 

En este caso te pido virgencita durante nueve días seguidos rezando esta oración,

para que me concedas el favor que pido, y que tanto necesito que me concedas

con carácter de urgencia.

 

Te pido con mucha fe y confianza Virgen del Perpetuo Socorro

me concedas el favor que necesito y confiando que recibiré tu pronta ayuda.

 

Cuando te oro madrecita buena, Santísima Madre de Dios, reconozco

la absoluta relación que tienes con el Creador y con tu hijo Jesucristo.

 

Confío que por intermedio de tu divina providencia,

voy a recibir esa gracia de que me ayudes a resolver el gran problema

que me aqueja.

Sé que esta advocación tuya, adorable y venerable virgen María

se originó en Valencia, y que data de la misma época del

padre Tamarón hace más de trescientos años.

 

Por los milagros concedidos desde tiempos tan remotos

y por la gran fe que en ti tengo Madre del Cielo y de todos nosotros los mortales,

te suplico que ahora en este preciso momento te acuerdes de mí y no me

abandones en mi desgracia, socórreme tal como sueles hacerlo siempre con

todos tus hijos, no me abandones y dame fuerzas para vencer en este día.

 

Tu fama crece y crece conjuntamente con los múltiples milagros que realizas

y que sigues realizando por todo el mundo y muy especialmente a tus

fieles seguidores.

 

Oh madrecita, de los cristianos de todo el mundo, extiende por favor tu

manto bondadoso sobre mi persona y cúbreme para que con tu dulzura

yo pueda estar libre de pecados a la hora de mi muerte, y por ahora en este

plano terrenal ayúdame a resolver este gran problema que hoy tanto me aflige.

 

 Hago llegar a ti esta oración en el nombre del Padre, en el nombre

del Hijo y en el nombre del Espíritu Santo.

 

Amén

La milagrosa Virgen del Perpetuo Socorro es muy milagrosa

Tal como su propio nombre lo deja traslucir, su misión es socorrer perpetuamente a todos los fieles que le confían sus penas. Y cuando requieren de un favor muy especial recurren a ella realizando una oración a la Virgen del Perpetuo Socorro para pedir un favor importante con los ojos cerrados sabiendo que nunca los va a defraudar.

Es por esto que encomiamos a los fieles a no dudar en ponerse en sus manos  dulces y piadosas. Pues, la Virgen del Perpetuo Socorro en el momento en que necesiten la asistencia de su divina misericordia en los momentos difíciles.