Oraciones para después de comulgar y tener paz a los Ángeles y Serafines

oraciones para despues de comulgar

Podemos decir que comulgar es uno de los actos más importantes dentro de la iglesia católica. Por este motivo te enseñaré las Oraciones para después de comulgar y tener paz a los Ángeles y Serafines. Debemos recordar que comulgar es un acto en donde todo cristiano refleja su fe en que Cristo es su Señor y su Salvador.

Es un acto en donde reflejamos que existe una unión entre nosotros y Él. Esta unión es tan especial que no podemos realizar la comparación con nada terrenal. Dicen los estudios que en el momento en que se deja de comulgar se pierde los gozos del espíritu. Se pierde la oportunidad de recibir el perdón por los pecados por falta de amor, la incredulidad, etc. Así que realiza la oración para después de comulgar.

Índice

    Oraciones para después de comulgar y tener paz a los Ángeles y Serafines

    Es una bendición que una persona se aparte del camino del maligno y empiece a caminar por el camino de la verdad y de la vida eterna. Realiza las oraciones para después de comulgar.

    Has venido a mi corazón, querido Jesús,

    te tengo cerca de mi pecho;

     Te digo una y otra vez, eres bienvenido,

    pequeño huésped blanco.

     

    Te amo, te amo, mi Jesús, Oh por favor

    no pienses que soy atrevido;

    Por supuesto, debes saber que te amo,

    pero estoy seguro

    de que te gusta que te lo digan.

     

    Susurraré: "Te amo, mi Jesús", y pediré

    que nunca nos separemos;

    Te amo, oh amable, amando a Jesús

    y te presionaré aún más cerca de mi corazón.

     

    También cuando te encuentre en el cielo,

    mi alma se apoyará en tu pecho;

    Y recordarás nuestros cariñosos encuentros,

    cuando eras mi pequeño huésped blanco.

     

    Te damos las gracias, Señor,

     Que nos has alimentado en este sacramento,

    Nos unió con Cristo,

     Y nos dio un anticipo del banquete celestial

    preparado para todos los pueblos.

     

    Dios fiel, al comulgar nos has

    adoptado como tus hijos,

    Nos hizo miembros del cuerpo de Cristo

    y nos eligió como herederos de su reino:

     

     Te agradecemos que en esta Eucaristía

    renueves tus promesas dentro de nosotros,

    Danos poder por tu Espíritu para dar

    testimonio y servir.

     

     Y nos envías como discípulos de tu Hijo,

    Jesucristo nuestro Señor.

     

    Nos has abierto las Escrituras, oh Cristo,

    y te has dado a conocer en la ruptura del pan.

     

    Permanece con nosotros, rezamos, que,

    bendecido por su presencia real,

    Podemos caminar contigo todos los

    días de nuestra vida,

    y también en su final.

     

     Te he visto en la gloria de la Trinidad eterna,

    un Dios por siempre y para siempre.

    un pecador que se arrepiente

    Dios todopoderoso y siempre vivo,

    te agradecemos que nos alimentes con gracia,

    Que han recibido debidamente

    estos santos misterios.

     

    Con el alimento espiritual del cuerpo

    y la sangre de nuestro Salvador Jesucristo.

     

    Con esto nos asegura su favor y

    bondad hacia nosotros,

    Estamos incorporados al cuerpo

    místico de tu Hijo,

    la bendita compañía de todos los fieles.

     

    Somos herederos, a través de la

    esperanza, de tu reino eterno,

     Por los méritos de la preciosa muerte

    y también pasión de Cristo.

     

    Ayúdanos con tu gracia,

    Padre celestial, para que podamos continuar

    en esa santa comunidad,

    Y caminar con bondad de la manera

    que nos has preparado.

     

     A través de Jesucristo nuestro Señor, a quien,

    con usted y también el Espíritu Santo,

    Sea todo honor y gloria, ahora y para siempre.

     

    Alma de Cristo, santifícame.

    Cuerpo de Cristo, sálvame.

    Sangre de Cristo, embriágame.

    Agua del costado de Cristo, lávame.

    Pasión de Cristo, fortaléceme.

     

    Oh buen Jesús, escúchame y dentro

    de tus heridas, ocúltenme.

     

    Separado de ti,

    No me dejes nunca y del maligno protégeme.

     

    En la hora de mi muerte, llámame.

     Y cerca de ti, pídeme, que con tus santos,

    Los Ángeles y Serafines me encuentren alabándote

    por siempre y para siempre.

     

    Amén.

    La importancia de comulgar

    Las oraciones después de la comunión pueden ayudarte a sacar el máximo provecho de este tiempo íntimo con nuestro Señor. Recuerden que, la oblea consagrada que reciben en la comunión es realmente el cuerpo y la sangre de nuestro Señor Jesucristo y no solo un símbolo.

    Mientras lo recibáis libre de pecado mortal, que afortunadamente puede ser absuelto en la Confesión. Puedes estar seguros de que Jesús está más que dispuesto a escuchar vuestras oraciones y daros gracias por vuestras necesidades diarias.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más