Oraciones infantiles cortas para que los niños inicien bien la mañana

Oraciones infantiles cortas para que los niños inicien bien la mañana

La mejor manera de formar cristianos verdaderos, con bases sólidas en la iglesia católica, es inculcar desde pequeños el amor a Dios. Enseñarles sobre su palabra, a conocer más de Jesús en la Biblia y a aprender a acercarse a Él a través de la oración. Te mostramos algunas oraciones infantiles cortas para que los niños inicien bien la mañana.

La mejor forma de iniciar un nuevo día, es comenzar nuestras actividades realizando en primer lugar una bonita oración. Los niños también pueden encomendar su día rezando una oración cada mañana, así su amistad con Dios se hará más sincera cada día.

Índice

    Oraciones de niños para todas las mañanas

    Te presentamos a continuación algunas oraciones infantiles cortas para que los niños inicien bien la mañana. Y que les ayudarán a iniciar cada día acompañados de la presencia de Dios. Puedes también tomarlas como ejemplo y motivarlos a crear sus propias oraciones.

    Mi dulce Dios. Oh mi Dios, mi amigo Dios,

    sé que pasaste toda la noche velando mi 

    sueño sin descansar.

     

    Gracias por cuidarme y protegerme en esa 

    noche tan oscura, los temores y los miedos se 

    van cuando tu estas junto a mí.

     

    Ya llegó un nuevo día y salió el sol.

    Acompáñame a la escuela, acompáñame a 

    jugar. Que nada malo me pase ni que me 

    pierda en el camino de regreso a casa.

     

    No me dejes solo ni me desampares,

    puedo perderme y jamás encontrarte.

    Amén.

     

     

    Mi amigo Dios, mi compañero incondicional,

    gracias por este nuevo día que me regalas.

    Te pido vigiles mis pasos de camino a la 

    escuela y cuando me toque regresar.

     

    Además cuida a mis padres y a mis abuelos,

    que nada malo les pueda pasar.

     

    Cuida a mis maestros que me han de 

    enseñar, cuida a mis amigos con quien 

    siempre quiero jugar, también cuida mi casa y 

    mis juguetes, cuida mis pasos hasta que me 

    toque descansar, donde dormido en tus 

    brazos feliz voy a estar.

    Amén.

     

    Diosito Querido. Oh mi querido Dios, hoy es 

    un día nuevo y aunque tengo tareas contigo 

    quiero estar.

     

    Mamá dice que tú me acompañas a donde 

    voy y que cuando sienta miedo cierre los ojos 

    y piense en ti. Tu me proteges y me cuidas,

    nunca me abandonas ni me dejas solo.

     

    Diosito querido, que mis papas siempre estén 

    bien, cuídalos mucho y que no se separen.

    Que me quieran tanto como yo a ellos

    y que no me regañen mucho cuando me porto 

    mal.

    Amén

    Soy pequeño y tengo miedo Hola Dios, hay 

    muchas cosas que me dan miedo: cuando 

    estoy solo, algunos adultos me asustan 

    cuando gritan, no ver nada en la oscuridad 

    me da susto, los trueno cuando llueve a veces 

    me estremecen, que mis padres discutan me 

    hace llorar.

     

    Cuídame de todas esas cosas, siempre en mi 

    cama junto mis manos para que me puedas 

    escuchar, cierro los ojos y te cuento mis 

    cosas.

     

    También cuando estoy asustado te llamo para 

    que me acompañes y siento en mi corazón

    que nada me pasará.

    Amén.

     

    No me dejes solo Mi Diosito lindo, mis papas 

    no pueden estar siempre conmigo, pero 

    mama dice que tú sí, que debo pedirte que no 

    me dejes solo.

     

    Y es que a veces cuando tengo miedo y 

    pienso en ti, es cierto que me acompañas,

    porque por una extraña razón mis miedos se 

    acaban.

     

    Quiero que siempre sea así, seamos amigos 

    y cuando cierre los ojos y te llame desde mi 

    corazón, ven y quédate conmigo para que 

    nada malo me pase.

     

    Porque he comenzado a quererte y cada 

    mañana con esta oración

    yo te quiero más y más.

     

    Amén.

    Que Dios venga a los niños a través de la oración

    Como el hábito de bañarse o de cepillarse los dientes, así deber ser la oración. Enséñales a los pequeños de la casa el valor religioso de la oración. Luego poco a poco a medida que crezcan irán conociendo el poder que ella tiene.

    Que su humildad les permita conocer a Dios, compartir sus experiencias de una manera fácil y divertida. Así podrán disfrutar conociendo a Jesús y sus enseñanzas. Con juegos y canciones también pueden hacer que los niños afiancen su fe en nuestro Padre Celestial. Y finalmente, estas fueron las Oraciones infantiles cortas para los Niños.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más