Saltar al contenido

Orar por la mañana para que te vaya bien en el colegio ¡Encomiéndate a Dios!

29 junio 2020
Orar por la mañana para que te vaya bien en el colegio ¡Encomiéndate a Dios!

Encomendar nuestras actividades a Dios es una buena forma de bendecir nuestras acciones. Los niños también pueden orar para pedir protección y bienestar, es cuestión de enseñarles desde pequeños a buscar refugio y cuidado en la voluntad de Dios. Puedes enseñarle a cómo orar por la mañana para que te vaya bien en el colegio.

Es bonito conocer a un niño y escucharle hablar de Dios. Saber que tiene temor de Él al hacer sus travesuras pues Dios es vigilante en todo momento de sus actos, aunque sus padres no le vean. Es bueno que aprendan a orar antes de ir al colegio.

Oración para niños antes de ir al colegio

Que los niños aprendan a orar por la mañana para que te vaya bien en el colegio y dejar en manos de Él sus cuestiones educativas, sus amistades, sus juegos y sus deportes. Les hará convertirse en unos pequeños de buen corazón y buenos actos.

En tus manos estoy Dios. Mi Diosito querido, 

mi compañero fiel y amigo incondicional,

siempre estas junto a mí porque te siento en 

mi corazón.

 

Aun estoy conociendo de ti, y mientras más 

conozco de Jesús, tu hijo, más me animo a 

seguirte y a ser tu hijo también.

 

Te acepto en mi corazón porque allí siento 

que estas, en la sonrisa de mi madre, en el 

abrazo de mis abuelos, y en lo bonito de las 

flores, en lo divertido de las olas del mar,

en los colores del arcoíris y en las figuras de 

las nubes con las que me gusta jugar.

 

En esas y otras muchas cosas yo siento tu 

presencia mi Dios, por eso, como sé que 

siempre estás conmigo, quiero que me 

acompañes también cuando al colegio voy.

 

Quiero aprender mucho y hacerme sabio 

como Jesucristo, supe que les hablo de ti un 

día a un montón de señores, así quiero ser.

 

Quiero hacerme sabio en conocimientos de 

números y esas cosas, y tener una letra 

bonita y hasta escribir poemas.

 

Permite que mis maestros nos tengan 

paciencia, nos gusta jugar más que estudiar

y a veces hablar mucho en el salón.

 

Permite que ellos estén bien para que puedan 

enseñarnos todo lo que saben. Permite que 

en mi hogar no falte nunca la comida que me 

alimenta y me hace inteligente.

Y que en la casa de mis amigos del colegio

tampoco les falte la comida. No permitas ser 

la burla de la clase, no me gusta equivocarme 

y a veces me da pena hablar delante de 

todos.

 

Siempre me encomiendo a ti y tu me 

fortaleces para armarme de valor

y darle frente a mis tareas en público.

 

Bendice mi colegio, sus pasillos, sus mesas y 

sus sillas, el patio, la biblioteca, todo mi 

colegio pues esa es como mi segunda casa

y allí voy a jugar y a aprender.

 

Protege mi cuerpo, a veces me caigo jugando

y no quiero que nada me duela ni causarles 

dolor a mis padres.

 

No permitas que los niños traviesos del 

colegio se acerquen a mí y me lleven

a hacer cosas que no son correctas.

 

Alejalos, son muy malos a veces y no me 

gusta ver sufrir a la gente. Permite que mi 

cuerpo esté completo y sano para saltar,

jugar y aprender mucho en el colegio.

 

A veces me canso de ir todos los días,

pero en vacaciones lo extraño y también a 

mis compañeros.

 

Finalmente cuídame siempre de mi casa al 

colegio y del colegio a mi casa, cuida a mis 

amigos y permite que ellos también te 

conozcan a ti y seamos todos amigos.

 

Amén.

Orar por las mañanas para que les vaya bien en el colegio

Si los pequeños aprenden a orar por la mañana para que te vaya bien en el colegio y así manejar la oración como medio para pedir y agradecer a Dios, será luego su mejor compañía ante cualquier situación. Puede hasta darles tranquilidad más adelante, pues saben que Dios los vigila aun cuando los ojos de sus padres no pueden verlos.

No solo es como un guía para temer a Dios, sino también para fortalecer las peticiones de protección que implores como padres para tus hijos. Practiquen la oración en familia para que juntos fortalezcan la fe y la devoción a Dios.