Saltar al contenido

¿Cómo hacer una oración de sanación católica? ¡Correctamente!

23 septiembre 2020
¿Cómo hacer una oración de sanación católica? ¡Correctamente!

Esta oración te permitirá recobrar tu salud, sí la sanación que tú necesitas porque se trata de hacer una plegaria católica. Dios es misericordioso, una de sus promesas es que, si lo adoramos, Él Bendecirá nuestro pan y el agua, apartando de nosotros toda enfermedad.  Por eso, debes elevar esta hermosa plegaria para estar en contacto con él.

La mejor manera de realizarla, es no solo pidiéndole al Padre, sino también agradeciéndole. Por eso trata de, expresar tu sentimiento respecto a lo que te preocupa de la salud, darle gracias por la sanidad que te confiera, y que eso sea extensivo al resto del mundo. Te escuchará y concederá los deseos de tu corazón, puedes tener la convicción de ello.

Hacer una oración católica de sanación es la cura para la enfermedad

Esta es una corta pero poderosa oración para alguien que profesa su Fe en la iglesia católica, hacer esta trae consigo la sanación de padecimientos que aquejan a una persona. Te invito a que la digas por las noches antes de dormir, porque es sumamente efectiva.

“Padre amado,

en esta oración católica,

solicito sanación.

 

De esta forma, me encuentro enfermo,

abatido de cuerpo y de espíritu,

triste, sin esperanzas para levantarme,

para seguir dando pasos Señor.

 

Por lo que, imploro que,

me ampares y me sostengas,

en este momento de adversidad.

 

Te ruego humildemente que,

me levantes ya que no tengo la fortaleza,

para hacerlo por mí mismo.

 

La tristeza y desesperanzan me invaden.

Del mismo modo, ruego que yo,

pueda encontrar las medicinas,

con esto que,

cure mi enfermedad.

 

Ya que son muchas las dolencias,

me desespera el dolor que siento,

neutraliza mis ganas de vivir.

 

Por lo que, considero que es la tristeza,

que se está apoderando de mí.

Mi ánimo se amilana,

asimismo, mi felicidad se dispersa,

es por ello que tanto te ruego.

 

Amado Dios,

Humildemente reconozco tus dadivas,

otorgadas en mi vida, por mis

dones concedidos,

pues has sido tu quien me

sostuvo en ese momento.

 

Porque sencillamente eres el rey de reyes,

mi aliento diario, ya que siento que,

he sido yo quien perdió el camino.

 

En consecuencia, te imploro que,

me ayudes a ser quien fui, feliz, amable,

sobre todo, sano, querido Dios, y,

además, fiel a mi devoción católica.

 

Por lo que, esta oración es especialmente,

para mi sanación completa,

por la restauración,

de mi cuerpo y el alivio de mi espíritu.

De esta manera, me permito hacer,

este pedimento desde mi corazón,

buscando tu presencia en mi vida,

con esta hermosa plegaria de devoción.

 

Perdóname, si te lo pido de rodillas,

por las veces que te he

faltado, que tristemente,

he fallado a tus mandamientos.

 

En este momento, hago un acto de perdón,

sincero, es mi promesa no volver a pecar,

de ahora en lo adelante me mantendré,

firme a mi convicción católica siempre.

 

También mantenerme seguro,

esperanzado en que escuches

este mi ruego,

que hago con Fe y devoción.

 

Igualmente, mi oración de sanación,

es por quien se encuentre,

en la misma situación que yo,

otórgale Padre sanidad a

tu feligresía católica.

 

Adicionalmente, prometo hacer,

con perseverancia mi pedimento,

especialmente ruego al Arcángel Rafael,

porque me ilumine y me restaure.

 

Amado Dios, gracias por darme paz,

esta que siento al descansar

sobre tu voluntad,

sobre la promesa de amparo y fortaleza.

porque soy tu hijo amado.

 

Me declaro sano, en el nombre del Padre,

del Hijo y del Espíritu Santo, porque,

tuya es la Gloria Dios.

 

Amén.”

¿Qué concede sanidad?

Sin duda alguna, esta oración te dará sanidad, si tu creencia es católica, por favor no importa la adversidad te recomiendo de todo corazón hacerla. Y, además, que comiences a reflexionar sobre el estilo de vida que estás llevando, si llevas una alimentación balanceada o si haces ejercicios constantemente.

Generalmente, recurrimos a Dios cuando tenemos la desesperación a flor de piel, pero sin analizar lo que te llevo hasta ese punto. Luego, de dicha reflexión debes tomar medidas que te ayuden a mantenerte, no solo física sino espiritualmente. Somos la pieza creada a la imagen y semejanza del Padre, con esto último, te pido que leas sobre su trascendencia e importancia. Finalmente, puedes encomendarte al Arcángel de Sanación.