Saltar al contenido

Novena al Santo Niño de Atocha para pedirle la protección de todo mal

10 junio 2020
Novena al Santo Niño de Atocha para pedirle la protección de todo mal

La población de Atocha fue tomada por Musulmanes, quien encarcelaban a todos los cristianos. No alimentaban a sus prisioneros, quien se encargaba de que no murieran de hambre, eran sus propias familias. Estaba totalmente prohibida la entrada a la cárcel a mayores de 12 años, aquellos prisioneros que no tuvieran hijos menores de 12 años, se podían morir muy fácilmente de hambre, pues nadie más los podía alimentar. Por esto te invito a realizar la novena al Santo Niño de Atocha para pedirle la protección de todo mal.

Novena al Santo Niño para protegerse del mal

Las mujeres de Atocha, viendo la situación que se presentaba allí, empezaron a acudir a un altar que tenían escondido de los musulmanes en el sótano de una antigua casa, lugar de donde levantaron un altar con una figura de una señora de Atocha, cargando al niño en brazos. Figura que decían era muy milagrosa, pidiendo auxilio ante tan terrible situación. Cuenta la leyenda que se veía entrar a un niño que alimentaba a los prisioneros, se dice que su vasija con agua no se vaciaba y que la canasta con pan siempre estaba llena. Así que ahora, continuamos con la Novena del Santo Niño para la protección del mal.

 

Santo Niño de Atocha. Gracias por este día.

Infinitas gracias te doy por éste nuevo día.

Por esta nueva mañana.

 

Donde tu luz despeja toda oscuridad.

Se va todo temor, asimismo reina tu amor.

Te presento mi vida, para que la limpies de 

todo aquello que no te agrada.

 

Dame una mente renovada, asimismo éste 

centrada en tu voluntad. En este nuevo día te 

alabo como también bendigo tu nombre.

 

Te doy gracias por mi familia. Dame sabiduría 

para hablar, para saber decir las cosas como 

también, con la atención necesaria.

 

Que pueda mantener la calma. Siendo 

paciente en todo lo que deba realizar.

 

Te pido protejas a mi familia. Cuando entran 

asimismo cuando salen de casa. Cuídanos tal 

como líbranos de todo mal.

 

Que seas escudo alrededor de nosotros.

Gracias por siempre estar a mi lado. Por las 

grandes oportunidades que me das.

 

Por las puertas que se abrirán hoy. Gracias 

por darme tu amor como tu bendición.

 

¡Oh! Niño precioso justo redentor. Quédate 

siempre conmigo. Ruega por mí sin cesar.

 

Aléjame de todo mal, por esto si tropiezo 

sostenme, con tu inmenso poder.

Toma mi mano para que seas mi guía.

Concédeme actuar, con la sabiduría de Dios 

frente a los hombres.

 

Santo Niño de Atocha. El problema que me 

abruma. Que me causa desesperanza, como 

sufrimiento.

 

Que no permite tranquilidad a mi vida. Pongo 

en tus benditas manos.

 

Hermoso infante, hoy pongo a tus pies, todas 

mis angustias. Te confío mis más profundos 

sentimientos, como también los 

pensamientos.

 

Para que Tú me concedas, la paz que 

requiero. Que con tus bendiciones,

alivies mi corazón herido.

 

Niño Jesús de Atocha. General protector de 

todos los hombres, tal como también de mi 

amparo, asimismo de los desvalidos.

Médico divino de cualquier enfermedad.

Poderosísimo Niño, te saludo asimismo te 

alabo en este día.

 

Te ofrezco estos tres Padre Nuestros. 

Asimismo tres Ave Marías como una Gloria.

En memoria de aquella jornada que hiciste,

encarnado en la oscurisima entrañas,

de tu adorable Madre.

 

Desde aquella ciudad santa de Jerusalén 

hasta llegar a belén. Por dichos recuerdos 

que hago en este día. Te pido que concedas 

lo que suplico, para lo cual presento estos 

méritos, los acompaño con los del coro de los 

querubines y serafines.

 

Estos que están adornados de sabiduría, por 

los cuales espero.

 

¡oh! Niño de Atocha. Te pido Divino Niño.

Por los méritos de tu infancia, no permitas 

que pase por necesidades.

 

Provéeme de todo lo material, como 

espiritual, para poder vivir dignamente.

 

Aléjame de toda mala influencia. De todo 

aquello que pueda perjudicarme.

 

Divino Santo Niño. Te pido y te aclamo,

me cuides en todo momento. Rodéame de 

gente noble, honestos como leales.

 

Dame sabiduría ¡Oh! divino Niño.

Que nunca falte el pan en mi mesa,

como tampoco en la mesa de los míos,

como del mundo entero.

 

Así como tú mi Divino Niño de Atocha. Le 

diste de comer al hambriento. Divino Niño que 

nos pides el amor de nuestro corazón.

 

Concédeme la gracia, de vivir siempre en el 

amor a ti. Para así poder obtener la 

protección que necesito.

 

Deposito en tus divinas manos mi vida. Te 

agradezco por amarme más de lo que te he 

amado.

 

Confío me darás un futuro, lleno de 

esperanza asimismo de progreso 

como también de bienestar.

 

En el nombre del Padre,

del Hijo y del Espíritu Santo.

 

Amén.

¿Por qué pedir protección de todo mal al Niño de Atocha?

El Santo Niño de Atocha es venerado en muchos países en todo el mundo, muy especialmente en España tal como en Latinoamérica. Exalta la figura de Jesús durante su infancia. La novena al Santo Niño de Atocha para pedirle la protección de todo mal, a través de la cual sus fieles creyentes le imploran mucha protección. Como también se le pide que todos los caminos sean abiertos, ya que tiene lugar para pedir que sean alcanzadas muchas causas que son imposibles.