Saltar al contenido

Oración para agradecer y bendecir los alimentos antes y después

17 junio 2020
Oración para agradecer y bendecir los alimentos antes y después

Es muy importante agradecerle a nuestro creador por darnos el pan nuestro todos los días. Es por ello que te enseñaré la oración para agradecer y bendecir los alimentos. Las comidas son un momento importante para darse cuenta de la suerte que tenemos de tener suficiente para comer, y dar gracias a Dios. Esperamos que encuentre estas bendiciones útiles.

Si está buscando acercarse más a Cristo, para su familia o solo para usted, pruebe la devoción diaria de orarle a Él. Las oraciones son una bonita forma de hablar con Dios y agradecerle por todas las cosas, por la música, las obras de arte, entre otros. A continuación te dejaré una bonita plegaria a Dios, has la oración para agradecer y bendecir los alimentos.

Oración para agradecer y bendecir los alimentos antes y después

Los alimentos son una de las cosas más importantes que nos ha dado Dios para mantenernos sanos y fuertes. Realiza la oración para agradecer y bendecir los alimentos.

Querido Señor, te damos gracias

por las bendiciones

de la comida, el agua, la vivienda.

 

 La familia y el bienestar.

Mientras disfrutamos de comida sana,

 Pensaremos en aquellos que luchan

por alimentar a sus familias cada día.

 

Tú nos enseñaste a rezar. Cuando decimos

«Danos hoy nuestro pan de cada día»

hacemos esa oración también por los millones

de personas que pasan hambre cada día.

 

 Tú alimentaste a los hambrientos.

 Inspira en nosotros el compromiso

de seguir tu ejemplo.

 

 Mostrando compasión en acción

y compartiendo lo que tenemos con

los que tienen menos.

Te preocupaste por todos.

 

Ayúdanos a recordar tu mandamiento

de amarnos los unos a los otros.

 

Ayúdanos a verte en cada uno de

nuestros hermanos y hermanas,

 Especialmente en aquellos

que están en necesidad.

Tú eres el Pan de Vida.

 

Fortalécenos mientras trabajamos

por la justicia en el mundo.

Ayúdanos a ser solidarios con

los más pobres de los pobres.

Tú viniste para que pudiéramos

tener vida y tenerla en abundancia.

 

Bendice al Señor, alma mía, y todo

lo que hay en mí, bendice su santo nombre.

Bendice al Señor, alma mía,

y no olvides sus beneficios.

 

Bendito sea Dios, rey eterno, por estos

y todos sus buenos regalos para nosotros.

Nuestro querido Padre Celestial,

te damos las gracias por esta comida.

 

Alimenta nuestras almas con el

pan de la vida y ayúdanos

a hacer nuestra parte con palabras

amables y actos de amor.

 

Nuestro Padre Celestial, bondadoso y bueno,

Te damos las gracias por nuestra comida diaria.

 

Te agradecemos por tu amor y cuidado.

Está con nosotros, Señor,

Y escucha nuestra oración.

 

Santísimo, Justo y en todas

partes Dios presente,

nuestro Padre que está en el Cielo,

Pedimos tu bendición sobre esta comida.

 

Bendice los corazones y las

manos que la proveen.

 

 Y cuando sea nuestra para

pasar del tiempo a la eternidad,

Nos poseen y nos coronan

herederos de tu reino.

 

 Estos favores y bendiciones los

pedimos en nombre de Cristo,

nuestro Gran Redentor.

 

De tu mano viene todo el bien,

te agradecemos por nuestra comida diaria.

Y con ella, Señor, tu bendición,

y también para tu gloria, que vivamos.

 

Gran Dios acepta nuestra gratitud,

por los grandes regalos que

se nos han concedido.

 

Gran Dios, traemos nuestra

gratitud, acepta nuestra humilde ofrenda,

Por todos los regalos que se nos han concedido,

que tu nombre sea siempre adorado.

 

Que esta comida tan fresca y fragante,

Despierte en nuestras almas

la reverencia hacia ti.

 

Así como das esta fuerza a

nuestros miembros perecederos,

Así también danos gracia para

nuestras vidas inmortales.

 

Preséntate en nuestra mesa,

Señor; sé adorado aquí y en todas partes.

 Estas misericordias nos bendicen

y también nos permiten festejar

en comunión contigo Padre Amado.

 

Amén.

Bendiciones infinitas para toda la vida

Una de las cosas que debemos realizar diariamente es dar las gracias a Dios por los alimentos que nos provee. Por ayudarnos a trabajar y por medio del trabajo y nuestro esfuerzo podemos comprar comida y comer.

Sin Dios de nuestro lado, todas estas cosas serían más complejas. Por eso nunca olvides agradecerle a nuestro Creador porque nunca falte un plano en nuestra mesa. Y que pueda ayudar a todas las personas que están padeciendo necesidad de comida en todo el mundo.