Saltar al contenido

Oración de Agradecimiento ¡Gracias Dios mío por todo lo que me das!

14 junio 2020
Oración de Agradecimiento ¡Gracias Dios mío por todo lo que me das!

El agradecimiento es un sentimiento de estima y reconocimiento que se tiene hacia alguien que ha hecho un favor o prestado un servicio. Por el cual se desea ser correspondido. Dar y ofrecer agradecimientos es una muestra de bondad y significa que se valora lo que se ha obtenido. Dios en su infinita misericordia constantemente nos llena de bendiciones. Regala la Oración de Agradecimiento ¡Gracias Dios mío por todo lo que me das!

Jesucristo nos concedió el honor de librarnos del pecado con su muerte en la cruz. Hecho maravilloso que conmovió al mundo desde hace miles de años. Jesús como hijo de Dios, fue enviado para traer la palabra y las enseñanzas de su amor. Mientras estuvo en vida dejó pasajes y relatos del comportamiento que debemos asumir como hijos también de nuestro Padre Celestial.

Oración de Agradecimiento a Dios mío por todo lo que me das y por tu misericordia divina

Una de las maneras en las que podemos demostrarle a Dios que estamos agradecidos por todo lo que nos ha dado. Iniciando por la creación del mundo y de todas las bellezas que nos regala esta tierra hermosa llena de paisajes inigualables. Es implorar oración dando gracias por tantas donaciones.

Te presentamos esta hermosa Oración de Agradecimiento ¡Gracias Dios mío por todo lo que me das! cargada de mucho amor y de estima por todas las cosas buenas que Dios nos da y por las cosas malas que aleja de nuestras vidas.

Adorado y Poderoso Dios

Glorioso y Omnipotente ser supremo,

 mi Dios maravilloso que

reina el cielo y la tierra,

eres lo más bello que llena mi vida,

el ser más celestial y humilde

que ha podido conocer mi corazón.

 

Te amo y soy fiel seguidor de tus enseñanzas

por haber creado tan hermoso

y perfecto planeta,

 lleno de días y noches, de inviernos

y veranos, de bosques y selvas,

de mares y ríos de gran variedad

de animales que dan

equilibrio al ecosistema. ¡Gracias!

 

Por traer a Adán y Eva como seres humanos

hechos a tu imagen y semejanza

y así dar inicio a toda una

generación de personas

que se multiplicaron por el mundo

hasta llegar a mi creación. ¡Gracias!

 

Por llenar mi corazón de los

más puros sentimientos,

y por hacerme sentir el amor,

la ternura, la bondad,

la compasión, la piedad, la humildad,

la consideración y sobre todo

la fe hacia ti. ¡Gracias!

 

Por dotarme de un cuerpo intacto,

sano y fuerte lleno de vitalidad y salud,

con cada parte en su santo lugar

y el perfecto funcionamiento

de la vida de un ser humano libre

de enfermedades. ¡Gracias!

Por permitir que mis ojos vean,

mis manos sientan, mi boca hable,

mis oídos escuchen,

mi piel sienta y mi corazón

se llene de gracia Divina.

Por el amor que siento hacia ti

y hacia mi prójimo. ¡Gracias!

 

Por dotarme de los maravillosos

dones del Espíritu Santo,

la Sabiduría, el consejo, la piedad, la ciencia,

la inteligencia, el entendimiento

y el temor a ti Padre Santo. ¡Gracias!

 

Por la familia que me has dado,

mis padres, mis hermanos, mis tíos,

mis hijos, mis nietos, mi pareja

y todas aquellas personas que

no por sangre sino por amor

se han convertido en parte

de mi hogar. ¡Gracias!

 

Por mis amigos y mis vecinos,

parte fundamental

de mi vida en desarrollo y consuelo.

También te doy gracias por ellos.

 

Por mi trabajo y mis actividades productivas

que sustentan mis necesidades

y las de mis seres queridos, como

fruto de mi esfuerzo y mi dedicación

que vienen de tus enseñanzas. ¡Gracias!

 

Infinitamente agradecido

con todas las maravillas que traes

a mi vida, y te agradezco también

por apartar de mi lado

las personas negativas y malvadas

que quieren mi derrota,

por alejar la enfermedad y el

peligro de mi camino.

 

Te amo y estoy eternamente agradecido.

 

Amén.

Complementa la oración con la obediencia

No hacemos nada ante Dios con solo orar y decirle que estamos agradecidos. Qué mejor manera para complementar esta oración de agradecimiento y dar gracias a Dios, que ser hijos obedientes a su palabra y a su voluntad. Leer la Biblia y aplicar en cada acto que hacemos su ejemplo de vida reflejado en los cuentos de Jesús.

Obediencia, resignación, paciencia, amor, entrega y verdadera fe para agradecer a Dios con actos todo lo que nos da.