Saltar al contenido

Oración a San Alejo para alejar enemigos, envidias y traiciones ocultas

17 junio 2020
Oración a San Alejo para alejar enemigos, envidias y traiciones ocultas

Hagamos una oración a San Alejo para alejar enemigos, envidias y traiciones ocultas. Pero no sin antes destacar la noble vida que tuvo este santo en su paso por este mundo. San Alejo dedicó su vida a socorrer a los pobres. Sobre todo a aquellos que más lo necesitaban y además es experto en alejar de las personas todas las enemistades.

Alejar a las personas tóxicas y mal intencionadas, es su misión. Aquellas que te envidian hasta de la forma en que caminas, y sobre todo a aquellos traicioneros que dicen ser tus amigos. Pero que a la hora de la verdad no dudan en clavarte el puñal por la espalda. Es una de las acciones que este santo tan misericordioso ejecuta con mayor efectividad.

San Alejo es un verdadero guardián a la hora de brindar amparo y protección a los más necesitados.

¿Qué debemos hacer si nos vemos rodeados por el enemigo?

En primer lugar debemos saber que en este mundo, no todo aquel que te sonría o finge una amistad sincera, lo es.

Muchas personas suelen estar a tu alrededor cuando te encuentras en una posición económica estable. Pero en cuanto te ven caído, no solo se alejan de ti, sino que lo hacen después de haber contribuido a tu destrucción.

Recuerda siempre que debes ser muy selectivo a la hora de confiar tus intimidades o tus secretos a alguien. Pídele en oración a San Alejo para alejar enemigos, envidias y traiciones ocultas.

Oh milagroso San Alejo.

Hoy, santo caritativo y bueno, me dirijo a tu

divina providencia con mucha devoción y 

respeto para pedirte que me mires como a 

uno de tus siervos más fieles y para pedirte 

que me protejas con toda la extensión de la 

palabra.

 

Tanto de las personas malsanas y envidiosas 

como de todo aquel que se acerque a mí 

morada con intenciones perniciosas.

 

Glorioso y misericordioso santo redentor

que dedicaste la mayor parte de tu existencia 

a hacer el bien y que aunque la fortuna te 

sonrió, tú la declinaste para cederla a los más 

pobres y para socorrer sus necesidades.

 

Yo,  estaré siempre agradecido por este gran 

favor y te prometo glorioso y nunca bien 

reconocido por la humanidad.

 

Bendito San Alejo que voy a emplear gran 

parte de mis fuerzas para venerar tu santo 

nombre y para invocarte en mis oraciones 

diarias.

 

Que encenderé cirios en tu nombre y 

vindicaré tu imagen cargando conmigo una 

estampita tuya entre mis cosas personales 

más queridas.

San Alejo de antemano te agradezco tu 

ayuda, porque yo sé que tú no me vas dejar 

desprotegido de tus favores y además porque 

sé que vas a vigilar de cerca mi persona, mi 

casa y mi familia.

 

Sé que en tus divinas manos yo estaré muy 

bien cuidado y que siempre serás mi más 

firme aliado para ayudarme a vencer todos los 

obstáculos que se me presente con personas 

envidiosas y llenas de maldad.

 

Debo reconocer que en el santoral de la 

Iglesia Católica ocupas un alto sitial muy bien 

merecido y que tus milagros deben ser 

muchos y muy valiosos, es por esto que hoy 

clamo por tu pronta ayuda.

 

Te ruego encarecidamente que no me 

abandones ya que en este momento de mi 

vida necesito de tu pronta ayuda para 

protegerme de las traiciones de mis 

enemigos.

 

Hago llegar hasta ti mis plegarias en el 

nombre del Padre, en el nombre del Hijo y en 

el nombre del Espíritu Santo.

 

Amén.

¿Por qué debemos tener confianza en San Alejo para alejar enemigos?

Debemos tener plena confianza en San Alejo. Porque este venerable santo dedicó toda su vida a socorrer a los pobres con su propia fortuna. Hasta quedar totalmente reducido a la miseria y que aún después de ser pobre, pedía limosna para continuar socorriendo a los más necesitados.

Una persona con un corazón tan noble es pues, merecedor de toda la confianza de sus semejantes y es por esto que encomiamos a las personas a venerarle. Y pedirle su ayuda en los momentos desesperados y cuando se sienten desprotegidos y tal vez traicionados por sus semejantes.