Saltar al contenido

Oración milagrosa a San Alejo para alejar a una mujer de mi esposo

17 junio 2020
Oración milagrosa a San Alejo para alejar a una mujer de mi esposo

Cuando contraemos matrimonio, cuidar de él es una ley Sagrada. Por esto, si hay una mujer que ha decidido acercarse a tu esposo con otras intenciones, aquí te mostraremos una oración para alejar a una mujer de mi esposo.

Con esta poderosa y milagrosa oración conseguirás mantener a salvo a tu esposo y tu matrimonio de aquella mujer que viene con intención de alejar a tu esposo de tu lado, asimismo dañando tu matrimonio. Realiza esta oración dedicada a San Alejo, y encuentra la paz y también felicidad de tu matrimonio, alejando a aquella mujer que desea acabarlo. Entreguen su relación a Dios y verán como nada podrá separarlos.

Oración para alejar a una mujer de mi esposo, dedicada a San Alejo

Realiza esta oración para alejar a una mujer de mi esposo cada noche antes de dormir, y de esta manera conseguirás cuidar tu matrimonio de cualquier mujer que desee estropearlo.

Hoy vengo a hacerte una gran

suplica San Alejo bendito,

porque mi matrimonio se encuentra peligro.

 

Hay una mujer que se ha estado acercando

a mi esposo cada día más.

 

Le hace insinuaciones mal

sanas, para que me abandone

y también se vaya junto a él, hoy tengo

miedo de que él pueda

 prestar atención a esta mujer.

 

Y arruine lo que por años

hemos construido con amor.

 

Hoy te pido que alejes a esa

mujer de mi esposo, de

nuestro hogar y de nuestras vidas.

 

Que ella vea que no está en el lugar

correcto y que mi esposo me ama a mí.

 

Que note que nuestra relación

se encuentra en manos de Dios, y que

él es quien cada día la bendice

con su inmenso poder.

 

Aléjala de mi esposo por

favor San Alejo bendito,

 para que nuestro matrimonio

vuelva a ser perfecto

y bendecido por mi grandioso Dios.

 

Él a pecado, mi esposo tal vez

ha aceptado algunas de

las invitaciones que esta mujer le ha hecho.

 

Poniendo en riesgo nuestro matrimonio,

y también incumpliendo con

sus promesas hechas ante el altar.

 

San Alejo bendito, tú y Dios saben

cuánto amo a mi esposo,

 y que solo busco que seamos

felices hasta que

 la muerte nos separe juntos.

 

Por eso vengo ante ti, a suplicarte

que intercedas por

nosotros ante Dios, y alejen

a esta malvada

mujer de nuestras vidas.

 

Para que volvamos a ser el

matrimonio feliz que hasta

su llegado fuimos, aléjala de él te lo pido.

 

Que ya no envíe mensajes a él, que no

lo llame durante la cena ni

mucho menos lo visite en su trabajo.

 

Que reconozca cuánto daño está haciendo en

mi hogar, que vea que se

encuentra tratando de

separar a una familia que con esfuerzo

ha levantado este hermoso hogar.

 

Oh glorioso y poderoso San

Alejo, ven a nosotros,

miramos con tus ojos

misericordiosos y también ayúdanos a

que esta mujer se aleje de nosotros.

Espero que no vuelva a aparecer

ante mi esposo buscando algo

que no le pertenece.

 

Por favor, haz entender a mi esposo el

gran pecado que está cometiendo.

 

Bríndame la paz de saber

que mi matrimonio se

encuentra a salvo, y también que ninguna

mujer se encuentra tras mi esposo.

 

Dame la tranquilidad de saber que esta mujer

se encuentra lejos de nuestras vidas.

 

En ti confío glorioso San Alejo,

porque sé que tu poder

divino es gigante, porque sé

que cada día intercedes

 ante Dios por cada uno de nosotros.

 

Para que encontremos el

bienestar que buscamos.

 

En el nombre de Dios yo hoy

te imploro, para que

esa mujer se aleje de nuestras

vidas a partir de hoy,

 y regrese la felicidad a nuestro hogar.

 

Amén.

Sernos fiel en el matrimonio es la ley divina de Dios

Cuando vemos que nuestro matrimonio se encuentra en peligro por la aparición de una tercera persona,  lo mejor que podemos hacer es rezar a Dios en busca de que sea él quien venga y coloque de nuevo todo en su lugar. La fidelidad es una de las principales leyes que Dios nos ha colocado en el matrimonio, ciertamente debemos serles fiel a nuestra pareja desde el momento en que juramos en el altar estar con él por el resto de nuestra vida.