Saltar al contenido

Oración para el amor y la felicidad a María reina del cielo

13 mayo 2020
Oración para el amor y la felicidad a María reina del cielo

Cuando hablamos del amor, nos referimos, a ese gran sentimiento; que nos regala por su gran misericordia, nuestro Padre celestial. Un amor que no tiene condiciones, es infinito; y que produce en nuestras vidas, alegría, bienestar, y por consiguiente una gran felicidad. El amor más grande proviene del Todopoderoso; convirtiéndose en un ejemplar, de amor incondicional, para la humanidad, que debemos seguir. Puedes realizar, esta sencilla oración para el amor y la felicidad a María reina del cielo.

De él provienen todas las cosas; y la absoluta voluntad para obtenerlo todo es a través de él. En la biblia dice: “Pidan y recibirán”, estas palabras se encuentran en Juan 16:24. También a través de María reina del cielo podemos pedir a nuestro Padre que nos conceda el amor y felicidad a nuestra vida; siendo primeramente su voluntad.

Oración para el amor y la felicidad a María reina del cielo

Para empezar, Dios Padre Todopoderoso, gracias por este día, por todo lo que me has dado hasta ahora; y te pido Señor que me escuches.

En primer lugar, permite la intersección

de la hermosa, virgen María,

reina del cielo.

 

Para que por medio de ella y su gran bondad,

pueda venir sobre mi vida en amor y la felicidad,

en toda su plenitud y que tanto deseo,

en estos momentos Padre amado.

 

María reina del cielo, intercede ante Dios Padre,

por mí, para que me otorgue el amor,

en todos sus aspectos posibles;

y que me conceda  también, esa felicidad.

 

Santa María, madre de Dios, 

ayúdame para que yo pueda realizar,

todo lo que me proponga

con alegría y asimismo poder alcanzar el éxito.

 

Santa Madre, permite que mi corazón,

esté abierto, para que yo pueda recibir ese

gran amor; y esa gran felicidad.

 

Que con ese mismo corazón, te pido con humildad;

y sinceridad; a ti Santa Madre, permite reina

del cielo, que mi oración,

llegue hasta el trono del Padre.

 

Y no veas Madre de Dios,

lo malo que pueda haber dentro de mí corazón;

porque mi intención es agradar al Señor,

andando por el buen camino.

Oración amor felicidad María

Ruega e intercede por mí, 

devolviendo la alegría que necesito;

y que todos puedan ver la luz del Señor en mí.

 

Porque yo sé, Santa Madre, que solo la felicidad,

que proviene de los cielos, de nuestro creador,

es la única que me puede dar  esa luz,

por eso a ti clamo Madre de Dios.

 

Que el infinito amor del cielo, en el que reinas,

virgen santísima; y que también,

la misericordia de Dios, me alcance;

y tu gran bondad, me cubra para siempre.

 

Oh Madre, virgen bendita,

no desprecies mi oración,

defiéndeme y guárdame de todo peligro,

con tu gran amor de madre.

 

Por último, el Señor a través de tu intersección,

Madre piadosa, pueda escucharme,

eso me haría muy feliz;

y sería yo una mejor persona.

 

Cada día para ser ejemplo a otros,

que están tristes, faltas de amor;

y de perdón.

 

Finalmente te puedo decir que estaré

muy agradecida de tu bondad,

ante el trono del Señor, tu hijo amado;

y que reines con él por los siglos de los siglos.

 

Amén.

El gran amor de Dios

Nuestro Dios creador, hace proezas, su nombre es santo; y su misericordia trasciende, de generación en generación. Su amor es inagotable, e inigualable; y por ese gran amor nos es concedido, todo lo que le pidamos, si lo hacemos con fe, estando cerca de su presencia apartando lo malo de este mundo para darle a él su lugar, que debe ser el primero. Dios por medio de su espíritu, también nos ayuda a experimentar su gran amor; de una manera especial y única.

Oración para el amor y la felicidad a María reina del cielo. El Dios de los cielos es nuestro creador; lo afirma la Palabra de Dios en apocalipsis, 4:11; diciendo: “Señor, digno eres de recibir la gloria, la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas y por tu voluntad existen y fueron creadas”.  No hay otro Dios fuera de él y antes de ir a él debemos de tomar en cuenta también a su hijo Jesús. María, reina del cielo; también puede interceder por nosotros porque es la Madre de Dios y por eso le debemos todo el respeto.