Saltar al contenido

Hermosa oración católica bajo el amparo de Dios ¡En tus manos estoy!

25 septiembre 2020
Hermosa oración católica bajo el amparo de Dios ¡En tus manos estoy!

Señor mío gracias por estar tan atento a todo lo que necesito como a todo lo que me pasa, porque sé que me amas y quiere lo mejor para mí, cada vez más siento que tu gran amor me acompaña y me hace crecer, por eso hoy y siempre te daré gracias por todo lo que haces en mí vida por medio de la oración católica bajo amparo de Dios todopoderoso.

Quiero comenzar todos los días con la gran fortaleza, teniendo la certeza de que con tu gran poder y misericordia vienen sobre mí, porque recibo con mucho gozo como con la debida gratitud esta gran bendición; confiando plenamente en tu inmensa bondad sabiendo que nunca me abandonarás, menos cuando la tristeza quiere envolverme en sus sombras desalentadoras, hoy confío y no me rendiré porque sé mi Señor que estás conmigo.

Oración católica para vivir bajo el verdadero amparo de nuestro Dios

Con esta efectiva oración católica a nuestro Padre Dios, podemos tener la certeza que podremos contar con el verdadero amparo como protección en todos los momentos de nuestras vidas, porque Dios es quien nos guía y nos fortalece cada día.

Señor Dios hoy venimos ante ti para alabarte,

para abrir nuestros corazones porque,

eres quien nos guías como,

nos proteges en todo momento.

 

Padre amado en ti confiamos porque,

 grande es tu misericordia,

para con tus hijos.

 

Abrimos nuestros corazones a ti,

porque eres lo único que tenemos,

nunca nos fallas sosteniéndonos,

en todo momento.

 

Eres nuestro consuelo cuando nos,

encontramos tristes nos regalas,

la paz que necesitan nuestras,

sufridas almas.

 

Dándonos la completa sabiduría,

pues hoy necesitamos mucho,

de ti de tu gracia como de tu perdón.

 

Eres nuestro completo sanador,

cuando se acercan con los,

corazones humildes como arrepentidos.

 

Señor hoy queremos que nos,

envuelvas con tu gran ser,

pues somos los que te aclamamos.

 

Padre celestial quiero que nos mires,

con esos ojos de bondad que,

tienes para con todos tus hijos.

 

Padre amado reconocemos que eres,

un Dios bueno que nunca abandona,

a sus hijos en ninguna circunstancia.

 

Padre amado queremos presentar,

delante de ti nuestras acciones,

de gracias como nos enseña,

la biblia.

Llevando nuestro altar todas las ofrendas,

en reconocimiento a tu gran,

como maravillosa bondad.

 

Padre estamos dispuestos a entrar en,

tu casa con inmensa gratitud,

en el corazón como alabanzas,

en nuestros labios.

 

Señor Jesús de ahora en adelante,

te alabares como igualmente,

te agradecemos en todo,

tiempo de nuestras vidas.

 

Señor mío ya no nos angustiaremos,

por nuestras necesidades,

sino que ya la podemos,

presentar delante de ti.

 

Te agradecemos Padre amado porque,

tu gran obra se hace, asimismo,

prospera.

 

En este momento nos comprometemos,

a mantener nuestras acciones,

de gracias para ti.

 

A pesar que nuestros enemigos quieran,

formar conflictos en contra,

de todos nosotros.

 

Padre amado necesitamos moderar,

nuestro vocabulario para no,

hablar mal sino más bien,

poder alabarte con,

acciones de gracias.

 

Señor Jesús para que podamos seguir,

orando para seguir entregándote,

nuestras acciones de gracias.

 

Padre queremos seguir orando en todo,

momento para seguir dándote,

todas nuestras acciones de gracias.

 

Señor seremos muy claros con nuestra,

gratitud para que quede claro,

que la gloria es solo tuya.

 

Te damos gracias por tu inmenso amor,

porque enviaste a Jesús para que,

muriera por nuestros pecados.

 

Igualmente te damos gracias por darnos el,

gran poder del espíritu santo,

para que seamos testigos,

de tu inmenso amor.

 

Gracias por qué, aunque fuimos,

 esclavos del pecado ahora,

 podemos ser obedientes,

 de corazón.

 

Te damos gracias porque nos permites,

servir a otros para mostrar,

tu gran amor.

 

Gracias porque nos conviertes,

es unos grandes vencedores,

en Cristo Jesús.

 

Grande es tu gran misericordia con,

todos nosotros dándonos tú,

amparo como tu protección.

 

Amén.

¿Debemos hacer está oración?

Cuando oramos necesitamos conseguir descanso, encontrar paz, por eso debemos buscar la presencia de Dios, para poder entregarle toda carga todo cansancio o malestar que podamos tener, ya que solo en él hayamos nuevas fuerzas para seguir nuestros caminos de luchas.

Dios es nuestro amparo y fortaleza, nos recuerda en su palabra que no debemos de temer, porque él siempre estará con nosotros, para que desmayemos porque él es Dios quien se esfuerza, quien siempre nos ayuda, quien siempre nos sostiene, con la diestra de su justicia. Solo en él encontraremos la paz que tanto necesitamos. Tener una buena comunicación con nuestro Padre nos ayudará a conseguir esa paz interior que no podremos conseguir en otro lugar.