Saltar al contenido

Milagrosa oración católica de Jueves Santo ¡La más efectiva!

20 septiembre 2020
Milagrosa oración católica de Jueves Santo ¡La más efectiva!

Como creyentes, una de las fechas más importantes es la Semana Santa; ya que, en ella se conmemora toda la vida de nuestro amado Jesucristo mientras estuvo aquí en la tierra. Por lo tanto, realizar esta milagrosa oración católica de Jueves Santo ¡La más efectiva! Nos proporciona un aumento desmedido en nuestra fe. Es una manera de rememorar los actos célebres que Jesús hizo mientras se hizo hombre.

Durante el Jueves Santo se rememora la Santa Eucaristía, durante la última cena del Señor. Él explica, que el pan es su cuerpo, dado en sacrificio por amor a nosotros, y el vino como su sangre derramada en redención de nuestros pecados. Además, se incluye el momento en el que lavó los pies de sus discípulos.

Oración católica de Jueves Santo

Dios mío, además de haberte despojado de toda gloria, nos enseñaste a ser tus discípulos mientras estuviste acá en la tierra. Te doy gloria porque quisiste compartir un poco de tu inmensa sabiduría con nosotros.

Amado Señor,

alabado y exaltado sea tu santo nombre;

debido a tu hermosa y maravillosa presencia

mientras estuviste en la tierra es que hoy

tengo la oportunidad de adorarte.

 

Amado Jesús,

primeramente quiero darte gracias

por todas las bendiciones que has dado a mi vida;

porque gracias a ti he comido y me he vestido.

 

Gracias Dios mío,

por haberme enseñado en tu última cena,

el cómo habías de entregar tu cuerpo en sacrificio

y cómo tu sangre iba a ser derramada para redención.

 

Ciertamente,

ahora que realizo la santa cena,

puedo ver el pan como tu cuerpo dado

en sacrificio en lugar de nosotros;

y el vino como tu sangre derramada.

 

De igual forma, amado Jesucristo,

entiendo lo que quisiste decir

mientras lavabas los pies de tus discípulos;

me enseñaste que no viniste a ser servido,

sino a servir.

 

Es increíble, Cristo bendito;

eres Dios mismo, Creador de los cielos,

la tierra y los que en ella habitan;

no obstante decidiste venir a servir,

a pesar de merecer ser llenado de toda gloria.

 

Por lo tanto,

si tú siendo Dios, te despojaste de toda gloria

y viniste al mundo a servir;

cuanto más yo que solo soy un simple humanos

y no merezco todo el amor que tú me has brindado.

 

Con todo esto,

me mostraste en aquel acto

cómo debo ser y actuar con mi prójimo

y la manera en la que debo amar a cada uno.

 

Igualmente mi Señor,

entiendo que a pesar de saber que

Judas iba a traicionarte;

aun así no lo impediste, mas bien permitiste

que lo hiciera.

 

Decidiste cumplir todos los designios

del Padre, a pesar de no merecerlo y saber

la manera en cómo ibas a morir;

con todo esto, igual permitiste que Judas

te vendiera y entregara.

 

Seguidamente,

reconozco que no puedo enteder aquel

sufrimiento y agonía que padecías

mientras adorabas al Padre en el Monte de los Olivos;

sé que sufriste.

 

Tal fue tu sufrimiento,

que sudabas agua y sangre debido a la tensión

de todos tus músculos, incluso en un momento

le pediste a Dios que no dejara que pasara;

sin embargo tu amor pudo más y dejaste que

se cumpliera la voluntad del Padre.

 

No puedo entender la magnitud de tu amor

para conmigo; ya que solo el amor que sientes

hacia mí, permitió que cedieras ante los que

querían apreenderte.

 

Permitiste ser juzgado como un criminal

y sentenciado a muerte aunque no lo merecías;

de igual forma quisiste cargar con todas

mis culpas y pecados.

 

No me alcanzará la vida para darte

gracias por tu amor y misericordia;

porque una acción así nadie jamás lo haría.

 

Pero, mientras esté en esta tierra,

seguiré testificando el amor que tienes

hacia tus hijos; y finalmente, cuando esté

cara a cara delante de ti, glorificaré

tu santo nombre por siempre.

 

Amén.

Jesús es amor en acción

Dios no escatimó en nada; su amor hacia nosotros es tal que ni siquiera vio el dolor que estaba a punto de padecer, sino que con amor y misericordia se entregó por amor a nosotros. Debido a esto, realizar la milagrosa oración católica de Jueves Santo ¡La más efectiva! Nos lleva a entender lo que Jesús hizo por nosotros y el ejemplo que dio para que vivamos conforme a Él.

Jesús incluso amó a quien lo negó, a quien lo traicionó. Dios nos ama a todos; pero nosotros debemos ser merecedores de ese amor que Dios nos tiene.