Saltar al contenido

Hermosa oración católica contra todo mal ¡Aléjalos de tu vida!

26 septiembre 2020
Hermosa oración católica contra todo mal ¡Aléjalos de tu vida!

Todas las oraciones son hermosas y más cuando las hacemos con mucho amor y cariño. Es decir, que las oraciones siempre deben de ser muy buenas, para que así se nos puedan cumplir todas las peticiones que le hacemos a nuestro Padre Todopoderoso. Es por eso que eternamente debemos de estar orando. Y es por esta razón que te enseñaremos una oración muy bonita, la cual está titulada como: Hermosa oración católica contra todo mal ¡Aléjalos de tu vida!

Siempre en nuestra vida nos vamos a encontrar con mucha maldad. Y es por eso que siempre debemos andar con mucho cuidado; porque debido a toda maldad que puede llegar a nuestras vidas, es que podemos pasar por muchas cosas malas; las cuales nuestro Dios no dejara que pasen.

La oración católica contra todo mal

Son muchas las oraciones que hacemos para pedirle a nuestro Padre Celestial, por las cosas que más deseamos y por todas las cosas buenas que nos han pasado en nuestras vidas, y también por las cosas que no podemos controlar; si le pedimos a él, perpetuamente nos estará ayudando; porque él jamás nos abandonaría a ningunos de nosotros.

En primer lugar te doy mucha

alabanza, honra y honor, porque

tú siempre has sido muy bueno

con todos tus hijos.

 

Y siempre estaré contigo

en cualquier parte

que me encuentre.

 

Porque contigo me

siento mucho muy

seguro y muy protegido.

 

Oh mi Queridísimo Jesús,

te quiero pedir nunca

en mi vida haya

maldad.

 

Que mi vida siempre esté

llena de alegría y de mucha

armonía, para que eternamente

pueda vivir feliz con mi familia.

 

Además, quiero que perdurablemente

nos estés cuidando de

cualquier mal, que

quiera venir a nuestras vidas a

hacernos una vida infeliz.

 

Porque quien más que

tú nos puedes

estar cuidando de

cualquier cosa que

quiera venir a dañarnos.

 

Oh mi Dios, quiero decirte

que eternamente yo estaré

contigo, en cualquier parte que

me encuentre, sea en la

calle, en la casa o en el trabajo.

 

Pero siempre esté

agarrado de tu mano

que es muy poderosa y

muy buena.

 

Tú mi Maravilloso Jehová,

que eres muy grande y

majestuoso con todos nosotros,

te pido que nunca llegue

la maldad a mi casa.

 

También te pido que

los alejes de mi vida

y de toda mi familia.

 

Ya que, el enemigo

quiere vernos lleno

de tristeza y sin

nada de ánimo.

 

Señor quiero que

jamás permitas esas

cosas malas que

quieran venir a destruir

nuestras vidas.

 

Ayúdanos a todos

nosotros mi Dios, para que

siempre podamos estar

muy felices y muy contentos.

 

Ya que, tú eres el resplandor

de todos tus siervos y el

que nos guías con tus manos

por el camino del bien, ¡Oh Señor!

Asimismo te pido desde lo

más profundo de mi

corazón que siempre nos

estés protegiendo de todo

mal que pueda a ver.

 

Porque como ya tú sabes

que el mundo está lleno

de pura maldad; y quiero que

nunca entre la maldad en mi vida.

 

Oh mi Padre Celestial,

clamo a ti, para que nos ayudes

a todos nosotros para que siempre

podamos estar bien y llenos de salud.

 

Asimismo te doy las

gracias por todas las cosas

buenas que nos has

regalado a todos tus hijos.

 

También te agradezco por

tu perdurable misericordia y

bondad que nos has dado

a todos nosotros, mi Dios.

 

Además te quiero agradecer

porque siempre nos estás

cuidando de cualquier

cosa mala que quiera

venir a nuestras vidas.

 

Oh mi Grandísimo Jehová

te doy las gracias porque

siempre me estas guiando por el buen

camino, para que no esté por el mal.

 

Finalmente quiero agradecerte

porque nos estás protegiendo a

mi y a toda mi familia; y es por

eso que eternamente

estaré agradecido contigo.

 

Amén.

Hermosa oración contra la maldad

Oración católica contra todo mal. Por lo consiguiente podemos ver que esta oración es muy buena y hermosa. Es decir, que le oramos a nuestro Padre Amado sobre todas las cosas malas que puedan llegar a nuestra vida a acecharnos  a todos nosotros.

Y es por eso que siempre debemos de estar orando, para que las cosas malas que nosotros no queramos que ocurran en nuestras vidas se desvanezcan de nuestras vidas. Por ello, es que eternamente debemos de orarle al Señor, para que nos proteja de todo mal.