Saltar al contenido

Oración para comulgar sin confesarse – Importante

20 mayo 2020
Oración para comulgar sin confesarse – Importante

Realmente alguna vez en la vida se nos presenta la situación donde tendremos que acudir a una iglesia, a sentir la Paz del Señor. Sin embargo, se te puede presentar la idea de recibir al Señor por medio de la ostia. Esta es un hábito que los creyentes católicos por medio de la oración para comulgar sin confesarse, han tenido desde siempre. Por tanto, se nos pide que confesemos nuestro pecado ante el guía y servidor de Dios en una iglesia católica como lo es un padre.

A veces, no se nos presentó la oportunidad de cumplir con este requisito y nos queremos comulgar en el nombre de Dios todopoderoso para que nuestra vida este llena de paz espiritual y que siempre nos acompañe a donde quiera que vayamos.

Oración poderosa que te servirá para comulgar sin haberte confesado

La solución a esto, es realizar la oración para comulgar sin confesarse, que te servirá por la sencilla razón que Dios está presente en todos lados y perdonara nuestros pecados, si nota el arrepentimiento sincero desde nuestro corazón realizando esta oración:

Amado Dios, tu que lo sabes todo

sobre nosotros, lo que hacemos bien o mal,

sé que tu bondad es infinita y en

tu misericordia permanecerá mi esperanza

de ser perdonado.

 

El día de hoy te imploro que me perdones,

que en todo momento que he fallado

sepas que es inocentemente, que por ser

un humano he pecado.

 

Sin embargo eso no significa que quiera fallarte,

gracias Señor por escucharme el día de hoy,

así como todos los días de mi vida,

para mi es necesario sentirte,

y estar bajo tu protección a

pesar de mis pecados.

 

Dios tu todo lo puedes, eres la luz y sabiduría

que necesito para actuar bien,

sin embargo, siento la

necesidad de pedirte perdón

todas las veces que sea necesario.

 

Tu que has mandado a Jesús a ser crucificado

en la cruz para perdonar

nuestros pecados, por el amor solemne

que le tienes a tus hijos señor Mío perdóname,

por no ayudar a mis hermanos

y si le he fallado a mi familia,

te suplico que me perdones.

 

Aunque esta oración no sea escuchada

por un servidor tuyo aquí en la tierra,

es escuchada por ti y en el nombre

Del Espíritu Santo yo sé que puedes ver

mis sentimientos de arrepentimiento.

 

Me avergüenzo de tomar el mal camino,

aunque fue algunas veces,

sé que no es lo que debo hacer.

Dios mío te imploro que venga a mí

tu perdón para que mi alma no se sienta en angustia

y pueda sentir tranquilidad absoluta.

 

Señor tu que todo lo puedes,

que en el momento de recibir tu espíritu

por medio de la ostia no me juzgue por no haberme

confesado.

 

Sé que para ti Amado Dios

el arrepentimiento es necesario,

por eso en mis manos coloco mi corazón,

para que lo puedas leer y sentir,

para de esta manera me puedas

brindar una nueva oportunidad.

 

La verdad es que me siento perdido,

necesito de tu presencia y

de la divina providencia

en mi cuerpo, dentro de mí,

asimismo lo realizo como alabanza para ti.

 

Eres perfecto Señor,

agradezco a ti por cada cosa creada,

lo que tengo, lo que me rodea,

por enviarme con una misión de vida

que pretendo cumplir siguiendo tu palabra.

 

Con tu compañía nada absolutamente,

nada en la vida, será imposible;

Ten tus ojos puestos en mí, para cuidarme

es un favor que te encomiendo.

 

Gracias mi Dios por escucharme,

porque a partir de este

momento me siento perdonado.

 

Siento una calma y paz que no puedo

comparar y explicar en las palabras.

 

Finalmente Dios, me siento tranquilo

conmigo mismo, espero poderte hablar

como un amigo todos

los días de esta manera.

 

Amén.

El poder de la oración logra hasta el poder de confesión

Estamos equivocado cuando pensamos que una sola persona pueda confesarnos, Dios nos dice: “Póstrate ante mí, demuestra tu humildad y arrepentimiento sincero que yo te perdonaré” Su presencia podemos encontrarla en cualquier lugar con una oración para comulgar sin confesarse, el Señor siempre está disponible y aún más cuando necesitamos que nos perdone. Esa es la esperanza para el de nosotros sus hijos. El amor del hacia nosotros es el más grande de este mundo, debemos venerarlo como un tesoro que no conseguimos en cualquier lado.