Oración cristiana para bendecir los alimentos y dar gracias a Dios

Oración cristiana para bendecir los alimentos y dar gracias a Dios

A esta hora vamos a hacer una oración cristiana para bendecir los alimentos, que el Señor nos ha proveído en este día; es importante agradecer por ellos y todo lo que el Señor nos da, no solo debemos pedirle sino también retribuirle de alguna forma lo que hace por nosotros.

Para algunos esta acción es una costumbre familiar, que se realiza a diario antes de empezar a comer los alimentos, y que en esas palabras muestran o pueden ser el reflejo del agradecimiento hacia Dios. Estos son tiempos difíciles y es recomendable apoyarnos en la oración para conseguir paz y a su vez pedirle por todo aquello que necesitamos.

Índice

    Oración cristiana para bendecir los alimentos

    A la hora de la bendición, es importante que todos los que participarán en ella estén en silencio y conectados espiritualmente con el Padre Celestial.

    Padre amado, fielmente

    recurrimos en esta hora

    a ti, para  agradecer

    por los alimentos que hoy,

    gracias a ti, tenemos.

     

    Existen personas que

    no tienen de alguna forma

    como alimentarse.

     

    Debido a esto te damos

    gracias por ser afortunados

    y bendecidos

    al nosotros tener que comer.

     

    Bendice nuestra casa, la

    de nuestros amigos y familiares,

    que nunca nos haga falta el

    pan de cada día.

     

    Te pedimos Padre celestial,

    que bendigas los alimentos

    que vamos a consumir

    en este día.

     

    Y de igual manera, a cada uno

    de los que ocupan lugar en esta mesa.

     

    Bendice y asimismo

    te pido que no desampares

    a las personas que están

     en situación de calle, y ayúdalos a

    conseguir con que alimentarse.

     

    También, te queremos agradecer

    por este maravilloso día

    que nos has regalado.

     

    Porque muchos hoy,

    se durmieron en la esperanza

    de volver a despertarse

    y no lo lograron.

    Gracias Dios, por todos los favores

    concedidos, porque nunca

    nos abandonas. Por esto,

    te bendigo y te alabo, Señor.

     

    Gracias por cada estudiante

    que hoy se prepara para ser

    el día de mañana  un profesional

    para el avance e innovación

     del mundo; igualmente, te pido

    por cada uno de ellos.

     

    Gracias Padre celestial, por

    cada persona que se ha sanado

    por tu poderosa mano, te pido

    porque se sanen más personas

    y cada vez hayan menos fallecidos.

     

    Bendice nuestro empleo,

    que gracias a el, tenemos como

    solventar nuestros gastos.

     

    Asimismo, Padre misericordioso,

    vela por nuestra salud

    y bienestar, por la de nosotros

    y la de toda la humanidad.

     

    Ayuda a todo aquel

    que hoy está enfermo, haz que

    pronto se puedan recuperar

    de la enfermedad por la que hoy

     están pasando se encuentra luchando.

     

    Te pido que bendigas y cuides

    de nuestro hogar, que nunca nos falte

    el techo donde dormimos. Asimismo,

    cuida de todo aquel que duerme

    en la calle.

     

    Igualmente te pedimos, porque

    nuestra fe en ti no sé

    acabe, que en cambio, crezca

    cada día más.

     

    Sobre todo Señor, bendice

    cada una de las personas que

    hoy atienden a las personas enfermas.

     

    Por su maravillosa labor de cuidar

    de los demás y hacer lo posible

    por sanarlos.

     

    Te pedimos igualmente,

    que alejes todo mal de nuestras vidas,

    y que conviertas a las malas personas.

     

    En buenas; cambia sus vidas, Señor,

    haz que te honren, como

    debidamente lo mereces.

     

    Padre, por tu gran misericordia,

    te pedimos también por aquellos

    que no tienen un empleo

    con el que ayudarse a alimentar

     y saldar deudas.

     

    No los abandones y coloca

    en sus caminos un buen empleo.

     

    Te pedimos también Padre, que

    reprendas cada vida que está

    desubicada y está siendo aturdida

    por el enemigo.

     

    Debido a eso guía

    a esas personas por el

    camino del bien.

     

    Te bendigo y que toda

    la honra sea para

    ti Señor.

     

    Amén.

    Recurrir a la oración nos llena de paz

    Después de cada oración, nos podemos sentir en paz. Pues, la oración es el momento más sagrado del día, es el tiempo en el que utilizamos para conversar con Dios. Bendecidos seamos todos y que el Señor obre en nosotros y nos ayude a salir de esta difícil situación en la que vivimos.

    Debemos agradecerle de igual manera por lo que nos da, por lo que nos quita de nuestros caminos, porque solo él sabe el porqué de las cosas y su tiempo es perfecto. Orar con fe es la mejor manera de hablar con el Señor y es la manera en como le demostramos que creemos en él, y así obrará en nosotros y nos escuchará.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más