Saltar al contenido

La oración cristiana más poderosa del mundo ¡Recítala con toda tu fe!

4 agosto 2020
La oración cristiana más poderosa del mundo ¡Recítala con toda tu fe!

La vida está llena de altos y bajos, tenemos días de felicidad, y otros lamentablemente desaliento y dolor. Por esta razón, nuestro Padre Celestial nos enseña en su palabra lo siguiente: Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16:33. Ahora teniendo en cuenta esto recitaremos con amor y fe la oración cristiana más poderosa del mundo.

Asimismo, Dios solo nos pide confianza en el momento de dificultad. Como resultado, obtendremos los grandes favores y milagros que tiene predestinado para nuestras vidas. Además, disfrutemos de las maravillas de sus promesas, que se cumplirán a su debido tiempo.

La oración cristiana más poderosa del mundo

A continuación haremos una oración de fe poderosa, que provocará el mover de la mano de Dios, sobre todos aquellos que confiamos. Ya que nuestro sustento y aliento proviene de él, si creemos encontraremos lo que necesitamos, porque su bondad y misericordia abunda sobre sus hijos.

Padre tus hijos claman 

a ti hoy. Porque has engrandecido

tus misericordias.

 

Ya que, me has amado

de tal modo que mi vida ha cambiado

en gran manera, por eso

a ti dedicaré mi vida.

 

Como resultado de mi adoración;

recibiré de ti galardones.

 

Desde ese momento

cuando te conocí,

cambiaste mi lamento;

por eso a ti canto

con voces de júbilo.

 

Puede que mi fe

a veces falle,

pero aun así tu amor por

mí permanece fiel.

 

Ahora reconozco que no

soy nada sin ti,

que tu poder

es el que me sostiene.

 

Sobre mi derrama

de tu aceite fresco,

y aumenta mi fe,

ya que en ti espero.

 

Asimismo fluye en mí,

de manera que mis pensamientos

se encuentren alineados

a tu santidad.

 

Es más, a ti levantaré

cánticos de adoración y alabanza,

que exalten tu majestad y

poder sobre toda la creación.

 

Porque me has amado tanto;

te pido que me ayudes

a redimir mi camino.

 

También llena mi copa

hasta que rebose,

y tu gloria llené

profundamente mi ser.

 

Como resultado de tu fidelidad,

todos los días

rendiré mi corazón

ante tu grandeza.

 

Porque me escogiste

desde la fundación del mundo,

cuando aún estaba en el

vientre de mi madre.

 

Hoy te agradecerá con toda

mi alma y espíritu,

por tan inexplicable amor

que inundo mi ser.

Aun en mis debilidades

puedo declarar que fuerte soy,

y tu gracia me cubre

y levanta en todo momento.

 

Necesito un encuentro contigo

padre; para recibir de ti

la fuerza que necesito,

y ser lleno de

tu unción y poder.

 

Porque eres Santo, te exalto

y bendigo tu nombre.

Pues toda la gloria

la rindo a tus pies.

 

Igualmente los ángeles te adorarán

porque tu belleza

resplandece y cubre

cada rincón de la tierra.

 

Debido a tu poder

la tierra tiembla

y las tinieblas huyen.

Al oír tu voz

 los mares obedecen.

 

Sobre ti nada existe,

pues eres tú quien fundó

los cielos y la tierra

y gracias a ti,

existen todas las cosas.

 

Además, no quiero nada más

que tu amor,

no quiero otro lugar,

sólo estar en tu presencia.

 

La razón de mi alegría

siempre serás tú mi Señor,

porque te llevas la tristeza

que me agobia.

 

Ya que eres mi amado

y yo soy tuyo,

te serviré y honraré.

 

Como diste tu vida

por amor a mí,

te glorificaré a gran voz,

porque digno eres tú.

 

Debido a que llevaste

mis pecados en la cruz,

hoy la tierra te corona

como Rey eterno.

 

Como no amarte,

si nada se compara

a la magnitud

de tu poder y amor.

 

Amén.

Quién es digno de adorar

Ciertamente, nuestra fe junto a la oración es la más poderosa arma para combatir las adversidades que a través de nuestra vida enfrentamos al pasar de los años.

A pesar de todas las luchas y pruebas que puedan venir, Jesús nos da aliento y tranquilidad; por medio de su palabra, y nos transmite de esa paz que no se halla en el mundo y que sobrepasa todo entendimiento.