Saltar al contenido

Oración cristiana para pedir por la sanación de un familiar enfermo

5 agosto 2020
Oración cristiana para pedir por la sanación de un familiar enfermo

Oración para pedir sanación de un familiar enfermo. Se entiende por sanidad, al bienestar de la salud de una persona, la cual puede conseguir, cumpliendo tratamientos al pie de la letra. Para que pueda hacerle efecto en la mejoría de su salud.

Dios Padre, envió a Jesús a la tierra, a morir en una cruz por los pecados de la humanidad. Para que todo aquel que en él cree, no se pierda; más tenga vida eterna, haciéndoles además, herederos de Dios y coherederos con Cristo. Para que cuando realicen esta oración cristiana para pedir por la sanación de un familiar enfermo, puedan ser oídas y respondidas, según la voluntad del Todopoderoso.

Oración por la sanación de un familiar

Gracias al Dios de los cielos, hoy tengo vida; puedo disfrutar de sus misericordias, de su gran amor y gracia, por medio de la cual puedo presentarme ante su presencia. Para orar con fe, por todos y por mí.

Padre, en el nombre

de Jesús, estoy aquí;

delante de tu presencia.

 

Me humillo ante ti,

te doy gracias,

gloria y honra;

porque tú eres bueno.

 

Y para siempre son tus

misericordias; además,

te pido perdón por todos mis

pecados, y rebeliones.

 

Asimismo, te ruego que tengas

misericordia de mi madre,

perdona sus pecados y

sus faltas.

 

Señor, mira cuando me

enseña tu palabra, que por

tu llaga fuimos curados.

 

Esto es, para con los que

han creído en tu glorioso nombre.

 

Ya que los has hecho

partícipes de las promesas,

que se encuentran plasmadas

en tu santa escritura.

 

Por esta razón, a ti clamo

Dios mío, por

la sanidad de mi madre;

provéele las medicinas

que ella necesita.

 

Para el bienestar de su salud;

mas prefiero que tú Señor,

la sanes.

 

Por consiguiente, mira mi Rey,

su aflicción, su gemir;

porque no está acostumbrada

a estar así.

 

Esa mujer oh Dios,

fue la que escogiste

para introducirme

dentro de su vientre.

Para que pudiera formarme

dentro de ella y también,

pudiera nacer,

y traerme a este

mundo.

 

Gracias te doy Señor,

por la vida

de mi madre,

y te ruego que la sanes.

 

Restáurala mi dulce amor,

paseate alrededor de ella,

sana sus heridas.

 

Porque solo tú tienes

el poder para hacerlo,

y hacerla libre.

 

Permite que ella pueda

darse cuenta,

que tú existes y eres real.

 

Ya que le habrás mostrado

tu misericordia

para con ella,

sanándole Señor.

 

Y que esto le sirva

de enseñanza,

para ella busque

de tu presencia,

mi Salvador.

 

Que no se desvíe

de tus caminos,

ya que son justos.

 

Eres lento para la ira;

y grande en misericordias,

por esa razón, te pido,

que te glorifiques

de una manera especial;

y sanes a mi madre.

 

Porque tú, creador del mundo

y de todo lo que en él habita,

tienes la sabiduría; igualmente

el poder; para hacerlo,

sánale mi Cristo.

 

Igualmente, te ruego

que le hagas entender tú

voluntad en su vida.

 

Que cada instante

anhele de tu presencia y

pueda buscar tu rostro.

 

Implore tu favor,

en cualquiera de las

circunstancias de su vida.

 

Asimismo, sé tú mi Rey,

obrando en su sanidad,

mientras tanto ella confíe

y espere en ti.

 

Que mi madre pueda

perseverar en tus caminos,

hasta el final.

 

Para que pueda vivir

de gloria en gloria,

ya que en ti Jesús;

somos más que vencedores.

 

Señor cubre con tú

manto santo a mi madre,

igualmente, escóndela

debajo de la sombra

de tus alas.

Sana sus pulmones;

y encamínala en ti.

 

Ya que tú mi Rey,

eres un Dios misericordioso

y perdonador.

 

Permite que la enfermedad

se vaya de ella,

y pueda descansar en ti.

 

Finalmente, mi Salvador

te doy gracias;

y te ruego,

que me muestres tú

gloria.

 

En cuanto a la sanidad

de mi madre,

porque eres Poderoso,

Señor.

 

Amén.

Sanidad del Dios de los cielos

Oración para pedir sanación de un familiar enfermo. Se ha obtenido como resultado, que las medicinas creadas por la mano del hombre, pueden servir de ayuda para el bienestar de la salud de una persona. Siempre y cuando se cumpla con el tratamiento, al pie de la letra, o sea como lo haya recomendado el médico.

Más por encima de ello, es necesario creer en el Dios de los cielos, porque enseña su santa palabra, que por la llaga de Jesús, fuimos nosotros curados; obteniendo la gran bendición de poder orar con fe al Señor, como ya se ha hecho por la sanidad de un familiar; confiando y esperando en su respuesta.