Saltar al contenido

Oración cristiana efectiva para quitar el enojo y dar serenidad ¡Pronto!

6 agosto 2020
Oración cristiana efectiva para quitar el enojo y dar serenidad ¡Pronto!

La oración cristiana efectiva para quitar el enojo y dar serenidad, está escrita con la finalidad de ayudar aquellas personas que al momento de enojarse tienden a ser muy agresivos y no controlar sus acciones hacia los demás. Esto puede ocasionar tragedias al momento de perder los estribos. Y la respuesta a esta incomodidad se consigue por medio de la oración.

La cual, nos proporciona la calma y la fortaleza para superar todos esos obstáculos que se nos presenten en nuestras vidas Y por ello orar es importante, pues tus plegarias se convertirán en un eficaz medio para encontrar la paz interior que necesita tu alma, y que falta para llegar al punto de la serenidad.

Esta es la oración para pedir llegar iluminación a través dios y quitar el enojo

Es importar que antes de citar esta oración cristiana efectiva para quitar el enojo. Estés en suma concentración y comunicación con lo que quieres lograr. Es decir, debes estar en total calma antes de empezar a citar la oración. Ya que, si estás alterado y lleno de rabia en tu corazón, Dios no escuchará tus plegarias.

Señor te pedimos hoy en esta situación,

que por favor te hagas cargo

de mis sentimientos

y sea haga tu voluntad,

aléjame de estos malos pensamientos.

 

Señor nútreme de todos esos

buenos sentimientos

que nos enseña tu palabra,

ya que tú palabra es el vivir de mi existencia.

 

Contando con mis debilidades.

Sé que tú me fortalecerás ante todas ellas,

no permitas que la rabia

sea el terminar de cada día.

 

Nuestra mente está agotada.

Te pido que llenes de paciencia al

momento de entenderte.

 

Por favor, no me dejes caer

en malas actitudes.

Ni hoy, ni nunca.

 

Comprendo que solo tú puedes lograr

la felicidad de mis días,

y sé que no Dejarás que el

enojo se apodere de mí.

 

Ya que este puede dañar a mis

seres más allegados

que quiero con mucho amor.

 

¡Oh mi Dios!

disculpa si alguna vez he creado

algún vacío físico,

sé que tu presencia espiritual nos

conforta con serenidad

y con infinito regocijo.

 

Expresamos el nuevo día en que el

Creador nos reúna de nuevo

para celebrar la unión y despejar el

enojo de nosotros.

 

Te pedimos Señor, que nosotros tus siervos,

gocemos siempre de salud en alma y cuerpo,

por la comunicación de tu

hijo aquí en la tierra.

Líbranos de los enojos de este mundo

y concédenos tu serenidad

que viene del cielo.

 

Señor te pido mucha fortaleza en la fatiga,

ruego que nos alientes en la lucha

y nos des resignación en el dolor,

te lo pedimos por favor.

 

 Padre, con tu bondad,

guárdame y defiéndeme como

cosa y posición vuestra,

he puesto mis actitudes en ti.

 

Y como sé que tú entendimiento es muy grande,

tú me vas a compadecer y ayudar

en momentos de enojo

y proporcionarás en mi tu salvación,

con ideas para salvar mi alma.

 

 

Sé que tú Señor vives en los altos

y desde ahí puedes observar a las

personas que creen en ti,

por favor mi señor, reanima el

espíritu de los humildes como yo.

 

Alienta el corazón de

los arrepentidos.

 

Disculpa la maldad que puede vivir

en mi interior por un momento,

esconde todas las malas intenciones

que llegué a tener.

 

Perdóname por favor.

Lléname de tu esencia Señor por favor,

hazme comer del árbol que tú siembras.

Para que el fruto de serenidad me

llene por toda eternidad.

 

Amén.

Llega la iluminación a tu alma y el enojo desaparece a través de la serenidad

Al terminar estas oraciones tienes que llegar a la conclusión que nuestro Dios es la solución para sanar cada uno de nuestros defectos. Ya que, por medio de la oración hacia él, conseguiremos la tranquilidad y consuelo a nuestras angustias, fracasos, y problemas.

Es importante llenarnos de pasión y compromiso al momento de leer esta oración. Ya que, si la lees y no la llevas a práctica de nada vale. Por medio de esta oración sembramos en nosotros todas las virtudes cristianas. En conclusión, mi Dios es el único que nos puedes alumbras el camino para no dejarnos caer en un abismo oscuro y profundo de enojo.