Saltar al contenido

Oración cristiana para reflexionar, meditar y dar gracias al Señor ¡Por todo!

6 agosto 2020
Oración cristiana para reflexionar, meditar y dar gracias al Señor ¡Por todo!

Promoviendo la relajación, se obtiene una fuente de renovación corporal, equilibrio y seguridad. La oración lleva en sí la fe de cada individuo que la reza, como un don de Dios por el que creemos inquebrantablemente todo lo que Él nos revela. Por eso la oración cristiana para reflexionar, meditar y dar gracias al Señor ¡Por todo! Nos conduce y orienta a tener una actitud centrada para enfrentar los retos de cada día.

Al pedir en oración la capacidad de reflexión, obtenemos la valiosa habilidad de pensar y considerar con atención y detenimiento los asuntos de nuestras vidas. Asimismo desarrollamos un nivel de comprensión extraordinario para tomar decisiones con la guía y bendición de Dios.

La reflexión, el meditar y dar gracias por todo al Señor en oración es una práctica cristiana

El entrenamiento de la mente induce un modo de conciencia que nos permite conseguir beneficios. Preparándonos con la práctica de la oración cristiana para reflexionar, meditar y dar gracias al Señor y así podemos unificarnos inmediatamente con Dios, de una manera segura y serena. Igualmente esta práctica nos ayuda a afrontar cualquier dificultad que se nos presente.

La paz de Dios es en Él. Yo me presento ante 

ti amado Padre, humildemente, para 

agradecerte absolutamente toda experiencia 

de vida, quiero darte gracias con anticipación

por todo lo que sé me pertenece, por derecho 

de nacimiento y que he de recibir.

 

Tu obra Señor es maravillosa y por mi fe me 

concedes tu gracia, que se manifiesta en 

cada instante de mis días. Yo camino a tu 

lado viendo milagros, bendito seas Señor.

 

Gracias Padre, gracias Hijo, gracias Espíritu

Santo, mi mente llega a estar en paz, en total 

calma, llego hasta el silencio de tu ser divino y 

me vuelvo puro (a) de corazón.

 

Te pido fortalece mi capacidad de meditar en 

la oración y aquietar mis sentidos, para 

escuchar tu palabra, tu consejo y orientación.

 

Mi pensamiento permanece en todo lo bueno,

colmado de justicia y de tu bendición.

Me sacio y levanto con un cuerpo renovado

porque logro apartarme de las inquietudes del 

mundo exterior.

 

Te venero con fe Dios todopoderoso, porque 

me invitas a reflexionar ante las cosas de la 

vida y amplificas mi visión a reflexionar

por los acontecimientos del mundo y la 

humanidad.

 

Asimismo que no me abandone el poder de 

reflexionar, por eso mantenme enfocado (a) 

en la verdad y en el amor, deseo actuar con 

sensatez, libre de impulsos y pasiones.

Por favor necesito pedirte protección de cualquier 

influencia que quiera robar la paz que siento 

al centrarme, con atención y detenimiento,

a pensar antes de actuar.

 

Además procuro bajo tu amparo tomar las 

decisiones correctas para recorrer los 

senderos de mi vida en armonía con el mundo.

 

Padre mío dame sapiencia, inteligencia divina

y fortalece mi capacidad de reflexionar para 

tomar las decisiones correctas, llenas de bien.

 

Porque la reflexión, la meditación y el 

agradecimiento son mis herramientas 

infalibles para estar cerca de ti, los beneficios 

que he recibido por esta razón me hacen 

sentir colmado de bendiciones.

 

Igualmente mi felicidad y mi paz me recuerdan

cuán generoso, bondadoso y misericordioso eres, 

demostrándome tu palabra sagrada.

 

Mi conciencia está en conexión contigo,

tu eres mi camino, mi esperanza y mi fe.

En el silencio que tú me das, estas,

y consigo fortaleceme ante el cansancio,

la tristeza y la enfermedad.

 

Ya que mi cuerpo se convierte en sitio de 

oración, en templo sagrado donde tú mi Padre 

Omnipotente te manifiestas vivamente para 

transformar mi energía.

 

Finalmente ya no hay angustia en mi corazón,

ni temor en mi alma, me siento seguro (a)

andando por tus senderos en victoria y paz.

Realizare mi verdadera identidad como hijo 

de Dios.

 

Amén.

Construye tu energía interior

La efectividad de la oración cristiana para reflexionar, meditar y dar gracias al Señor depende de la fe con que la hagas. Porque ella es un canal para llegar a Dios. No existe nada más poderoso que expresar la gratitud por todo lo que se presenta en nuestras vidas, experiencias llenas de lecciones para ser mejores.

Agradecer, cambia nuestra energía y carga nuestros deseos de una fuerte señal para Dios. Trabaja tu ser e involúcrate con la fuerza de la vida. Con esta oración desarrollarás amor, compasión, generosidad, paciencia y perdón. Virtudes que te concederán la gracia infinita del  Padre Todopoderoso.