Saltar al contenido

¿Como tomar decisiones correctas? en base a la Voluntad de Dios

18 abril 2020

Tomar decisiones en nuestras vidas no es tan simple como parece, para ello se debe tener mucha sabiduría para no equivocarse; pero como ya sabemos, tenemos una naturaleza caída que nos hace pecar y errar muchas veces; aunque Dios en su infinita misericordia, nos habla a través de sus escrituras para revelarnos como debemos de andar y sujetarnos a su voluntad para tomar decisiones correctas. Por lo cual detalladamente les revelare con su escritura,¿Cómo tomar decisiones correctas? En base a la voluntad de Dios

¿Cómo tomar decisiones correctas? Según la Voluntad de Padre

Aunque no es tan simple como parece; pero tampoco imposible, teniendo un corazón sumiso y humilde a la voluntad de Dios: lograremos todas nuestras metas, que a la final afectan toda nuestra vida; y a todas las personas a nuestros alrededor, familiares, amigos. Lograremos tomar sabias decisiones con su santa palabras y demostrarle a la humanidad que con Dios todo es más fácil.

En el libro de Josué 1:8 dice: Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Si Dios nos ha hablado claramente acerca de no apartarse de su ley, y de día de noche meditar en ella, para hacer conforme a lo que está escrito, no tenemos por qué preguntarnos más nada,; solo hacer lo que te nos ha dicho, tan simple como eso.

Aunque el problema es que mayormente la humanidad por su cultura, se equivocan, por lo poco que saben acerca de las escrituras, ya que son personas con baja información. Como lo dice en su palabra en: Oseas 4:6, que su pueblo perece por falta conocimiento.

En el libro de Proverbios 11:14 dice: Donde no hay consejo, el pueblo cae; pero en la multitud de consejeros hay seguridad. Es normal que a diario nos rodeamos de amigos y familiares maduras que nos pueden aconsejar; y ayudar en la toma de decisiones. Es crucial elegir a esas personas con suma delicadeza.

Primordialmente al ser personas capaces de aceptar cualquier consejo con humildad y sencillez, seremos únicos e inigualables ante cualquier situación que se nos pueda presentar, porque seremos prudentes a la hora de tomar alguna decisión. Tomando en cuenta que tenemos que estar sujetos a todas las leyes, normas o estatutos fomentado por todas las personas de autoridad en la tierra. Como lo dice en el libro de Tito 3:1, Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra.

Decisiones oportunas

Cuando se toma decisiones hay que considerar, como esta afectará no solo nuestra vida carnal; sino también nuestra vida espiritual. Esto interferirá nuestra capacidad de mantener relaciones sanas, o de cómo nos acercara o nos alejará de Dios. Pasar tiempo cultivando nuestra disciplina y valores espirituales cristianos; nos dejara satisfactoriamente, principios éticos fundamentales a la hora de razonar.

El tomar decisiones sanas, no solo afectara directamente nuestras vidas, y la de nuestros familiares, se debe considerar los efectos que tendrá en el estado espiritual de los familiares. ¿Ayudará esto a nuestra familia a crecer en Cristo, o interferirá con ese crecimiento espiritual?

Es crucial ser obediente a Dios y poner en prácticas delante de ellos los valores cristianos, fomentados por la iglesia donde asistimos; y ser capaces de demostrarles que podemos razonar de manera prudente a la hora de cualquier situación que se pueda presentar.

1 Tesalonicenses 4:11 “Que también aspiras a llevar una vida tranquila, a ocuparte de tus propios asuntos y a trabajar con tus propias manos, como te ordenamos”.

¿Cómo tomar decisiones correctas? Dios realmente quiere que tengamos una vida pacífica, por lo tanto es bueno considerar este punto en el momento de tomar una decisión. Hay que tener mucho cuidado de no estar cargando nuestra vida con más y más con cosas que nos llevarán al límite del estrés y la ansiedad. Y asegurándose de que no va a robar la paz de nuestra familia también. En el libro de 1 Tesalonicenses 4:11 dice: Que también aspiras a llevar una vida tranquila, a ocuparte de tus propios asuntos; y a trabajar con tus propias manos, como te ordenamos.