Saltar al contenido

Oración para curar y quitar el dolor de la espalda – Alivia tu dolor

12 marzo 2020

Los dolores musculares y óseos son muy comunes a cualquier edad, sobre todo el de la espalda. Nuestro Señor nos confirió estos cuerpos terrenales que debemos tratar como templos, pero no siempre es posible mantenernos en óptimas condiciones. Así pues, debemos destacar, que a veces, por más que nos cuidemos, igual sufriremos de alguna dolencia. Para eliminar de nuestro cuerpo ese tedioso malestar, te ofreceremos esta oración para el dolor de espalda.

Recordemos que Dios es el mejor doctor, ha sido capaz de hacer milagros en los que elimina todo tipo de enfermedades malignas. Un dolor tan común, puede ser eliminado fácilmente si tenemos fe. Obviamente debemos tomar las medidas adecuadas para cuidarnos, aunque también, no podemos olvidarnos de la importancia de poner de nuestra parte para lograr cualquier cometido.

Oración de alivio para el dolor de espalda

Posteriormente, podrás observar la oración que traemos, la cual será dirigida al Todopoderoso. Si sufres de constantes molestias en esa zona tan complicada, deberás ser constante con tu petición. Igualmente, debes guardar reposo y dejar que las manos del Padre te curen. Si tienes calma y paciencia, te verás recompensado.

Para que estemos tranquilos y podamos pedir tanto por nosotros como por algún allegado enfermo, tenemos esta oración corta para curar a familiares enfermos.

Señor mío y Dios mío,

ante ti vengo suplicante,

me encuentro adolorido,

tengo una molestia que no me deja tranquilo.

Necesito que me ayudes.

 

Sé que no es algo peligroso,

 hay personas que están mucho peor que yo,

pero por ellas también te pido.

Cura a los enfermos,

a los que necesitan de ti,

 yo estoy dispuesto a esperar.

 

Mi dolor solo es un fastidio,

no se compara al sufrimiento

 que tienen incluso niños,

 no tengo urgencia por mi petición,

yo aguardaré pacientemente,

recitando estas palabras

hasta que puedas posar tus manos sobre mí.

 

Padre Nuestro,

te pido que al menos me des claridad

y me permitas actuar cautelosamente,

sin exigirme tanto,

hazme descansar debidamente

y guardar el reposo requerido.

 

Si voy al doctor,

 intercede en su pensar

y hazle descubrir la causa de mi malestar,

haz que sea tu herramienta,

con la que diagnosticarás mi dolencia

y con la que la curarás.

¡Oh, Santo Padre!

Dame tu bendición,

erradica todo problema de este cuerpo terrenal.

Quiero poder moverme con libertad plena,

quiero vivir la vida

y admirar todas tus creaciones

sin ninguna limitación.

 

Ayúdame a seguir adelante,

sáname con tu luz divina.

Permíteme ser partícipe de un milagro.

 Daré fe y testimonio de tu poder,

me mostraré como prueba de tu misericordia.

 

No hay herida, dolencia, ni enfermedad

que tú no cures.

Muestra de tu grandeza,

fue cuando Cristo levantó a Lázaro,

actuaste a través de tu hijo.

Ahora te pido que actúes en mí de igual manera,

yo que también soy tu hijo.

 

Alabado seas, mi Dios,

benditas son las personas que caminan junto a ti.

Siempre te he seguido y siempre lo haré,

 no necesito de otro guía, s

oy una oveja y tú eres mi pastor.

 

Gracias por escucharme

y espero que también ayudes

 a personas que se encuentran peor que yo,

te pido por los enfermos,

de ser posible, intercede a través de mí,

 si es que llego a encontrar

una persona delicada de salud.

 

Amén.

Aliviar la enfermedad de un familiar

Un dolor de espalda resulta en algo sumamente incómodo, pero hay que reflexionar y ver que podemos ser afortunados por medio del poder de la oracion, ya que en comparación a otros problemas, este no resulta tan grave. Se nos revela más aun, esta cierta fortuna, si es un familiar o alguien cercano el que está mal de salud. No podemos pretender pedirle a Dios solo por nosotros, cuando en nuestra cercanía hay otra persona con peores problemas.