Saltar al contenido

Oración para dar gracias a Dios porque hoy es lunes y por un día más

14 junio 2020
Oración para dar gracias a Dios porque hoy es lunes y por un día más

Cada nuevo día es una bendición de Dios, despertar cada mañana, poder ver el sol y las estrellas, escuchar el trinar de las aves. Disfrutar ricos aromas, sentir un fuerte abrazo, son muestras de bendiciones que colman nuestras vidas y que a veces nos olvidamos de dar. Gracias a Dios por todas ellas.  Te presentamos una Oración para dar gracias a Dios porque hoy es lunes y por un día más de vida que nos permite disfrutar.

Es costumbre en muchos lugares del mundo tomar el domingo como día de descanso. Por ello se destina el lunes como inicio de la semana y de las actividades; bien sean laborales o educativas. Es recomendable poner en manos de Dios el comienzo de una semana más, para que pueda ser próspera, tranquila y libre de peligros y adversidades.

Oración para dar gracias a Dios porque hoy es lunes

Dejar en manos de Dios cada una de las cosas que hacemos nos demuestra que confiamos en Él. Y que estamos conscientes de aceptar su voluntad con alegría y resignación. Si debemos asistir a nuestro lugar de trabajo o de estudios. A alguna actividad recreativa o cultural o simplemente a compartir y reunirnos con la familia. Es propicio el momento para orar a Dios para que todo salga bien y sin complicaciones.

Dediquemos esta bonita Oración para dar gracias a Dios porque hoy es lunes y por un día más para que ilumine y guíe nuestros pasos. Extendamos esta petición para nuestros hijos y familiares y para que el mundo entero pueda también gozar de las bondades de nuestro Señor Jesucristo.

Adorado Dios

Oh mi Dios bondadoso y Misericordioso

creador del cielo y de la tierra,

ser omnipotente y omnisciente que domina el mundo

y todos lo que hace vida allí.

 

 Eres poder indefinible de amor y nobleza.

Tu amor infinito jamás nos abandona

aun cuando caminamos por senderos

de oscuridad y tinieblas,

siempre observando nuestro andar

y atento a escuchar nuestro llamado.

 

Sabes que a veces me pierdo de ti,

las pequeñeces de la vida me separan de ti.

Pero no hay momento en el que mire a mí alrededor

y no vea la belleza de tu creación,

ese amor con el que diseñaste cada cosa en su santo lugar,

muestra de la perfección de tu mano poderosa.

 

Has colmado mi vida de bendiciones,

de salud, de trabajo, de amigos, de una hermosa familia,

de conocimiento, de prosperidad y abundancia,

no tengo más nada que pedir ante ti.

 

Más hoy solo quiero agradecerte

lo mucho que has dado para mí.

Has colmado mi vida de regalos

y estoy enormemente agradecido

con todo lo que me has dado

y con todo lo que me has quitado también

porque sé que eso me perjudica.

 

Hoy es lunes, inicio mi semana en completa oración,

para agradecer un nuevo despertar y una nueva oportunidad

de luchar por mis sueños y mis anhelos

siempre de tu mano poderosa que aligera mis cargas. 

Comienza una jornada de 7 días consecutivos

en estricta actividad y movimiento,

donde no solo aprovecho la oportunidad

para mi crecimiento personal,

sino también para mantener mi salud

y vitalidad ejercitando mi cuerpo.

 

Hay tiempo para todo,

permite siempre que mi tiempo

se distribuya de la mejor manera

para que no falte nada por hacer.

 

Además que pueda cumplir

con todas mis responsabilidades

y subsanar todas mis necesidades

y las de mi familia.

 

Asimismo que el dinero y la abundancia

fluyan acorde a las necesidades de mi familia y la mía propia.

Que no haya mal o peligro que pueda tocarme.

Aleja la tentación para evitar el pecado

y hazme digno de tu atención para que tus ojos

me miren con infinito amor.

 

Amén

Dios Todopoderoso siempre escucha nuestro llamado

Tan grande es la misericordia de Dios que nos arropa a todos, sin distinción ni exclusión de ningún tipo. Solo es buscar de Él, de su palabra, conocer sus enseñanzas y buscar seguir su ejemplo de vida. El solo hecho de despertar cada día es una bendición de Dios, por ello debemos ser agradecidos con nuestro Padre.

No permitas que la oración se convierta en el medio solo para pedir algún favor. Glorifica a Dios agradeciendo por lo que te otorga. Ámale, síguele y sé obediente a sus leyes.