Oraci贸n divina por un enfermo del coraz贸n y su pronta recuperaci贸n

Oracion divina por un enfermo del corazon y su pronta recuperacion

Dios siempre est谩 atento a nuestras oraciones y m谩s a煤n cuando oramos para ayudar a un amigo enfermo. Nadas m谩s debes tener presente que a al Padre le gusta que, al momento de buscarlo, lo hagamos con sinceridad y no que recurramos a 脡l en tiempos de angustia.

脥ndice()
  1. Oraci贸n por la sanidad de un enfermo del coraz贸n
  2. Puede Dios sanar cualquier enfermedad

Oraci贸n por la sanidad de un enfermo del coraz贸n

Las enfermedades vienen a nosotros a causa de nuestra desobediencia y pecados hacia el Se帽or. Es por eso que, a veces, vemos personas padeciendo enfermedades terribles y no entendemos por qu茅 suceden est谩s cosas. La respuesta est谩 all铆, que hemos hecho algo mal o arrastramos pecados del pasado.

Amado Padre Celestial, en este momento me presento

ante ti, para agradecerte por cada una de tus

bendiciones. Te agradezco, pues, a pesar de las

tribulaciones, nos permites un nuevo d铆a de vida.

Agradecido, ya que es por tu amor y tu misericordia

que disfruto de mi familia y de sus ocurrencias.

Me siento contento, por el hecho de que

a煤n en esta situaci贸n, cuento con el cari帽o de ellos.

Dios del cielo, en este momento quiero pedirte

disculpa por mis ofensas hacia ti. Perd贸name

si te he fallado de pensamientos,

palabras, obras u omisi贸n.

Perdona aquello con lo cual yo te he ofendido

y me he alejado de tu presencia. Que yo pueda,

a partir de este momento, volver mi rostro a ti,

y as铆 poder sentirte muy cerca de m铆.

Se帽or, T煤 mejor que nadie conoces mi condici贸n

de salud, por eso vengo ante ti. Para que seas T煤,

haciendo tu voluntad en mi vida. Mira mis problemas

cardiacos y toma el control de mi coraz贸n.

Padre Celestial, seg煤n la ciencia, mi coraz贸n ya

ha dado todo lo que ten铆a que dar. Pero yo creo en

el Dios de lo imposible. Por eso me coloco en

tu destreza, seguro de que T煤 obraras en mi vida.

En este momento, yo me suelto en tus manos

y declaro que soy libre de toda enfermedad cardiaca.

Porque Cristo Jes煤s pag贸 el precio por m铆,

en el madero de la cruz.

Y es ese sacrificio, es el que me limpia de pecado

y me libra del mal o enfermedad que quiera

robarme la paz. Porque yo soy hijo del Rey de reyes.

Por eso en este momento conf铆o en tu palabra,

que dice que si tuvi茅ramos Fe, como un grano de

mostaza, podr铆amos mover monta帽as

y me aferro a tu promesa.

en ti confio y estoy seguro de que Tu, obraras en el momento adecuado

De que todo lo que pidamos al Padre, en tu nombre,

ser谩 hecho. Por eso yo s茅 que T煤, est谩s escuchando

mi oraci贸n y que T煤, obraras en mi salud

conforme a tu voluntad.

Que yo pueda ser testimonio de tu amor y que mi

vida, a partir de este instante, sea una prueba

m谩s de tu poder y misericordia

hacia cada uno de nosotros.

No permitas que en ning煤n momento mi fe

desfallezca. Si no, que yo pueda prevalecer

firme en esta batalla, y aunque un ej茅rcito

se levante contra m铆, yo no temer茅 mal alguno,

porque T煤 est谩s conmigo.

Trata tambi茅n con mi familia, que abran su coraz贸n

y que aprendan a confiar en ti. Que te acepten

como su 煤nico Se帽or y Salvador.

Fortalece su esp铆ritu para que no desfallezcan

durante el proceso de mi enfermedad. M谩s bien.

que ellos puedan permanecer fuertes

y confiados en que T煤, tienes la 煤ltima palabra.

Mi amado Dios, en ti conf铆o y estoy seguro de

que T煤, obrar谩s en el momento adecuado,

y s茅 que si es tu voluntad que yo parta de

este mundo, me ir茅 tranquilo, porque andar茅

reposando en tus brazos.

Muchas gracias te doy por estar siempre

a mi lado y no soltarme jam谩s. Por ser mi

compa帽ero fiel y mi consolador en los

momentos m谩s dif铆ciles, en el bendito

nombre de Jes煤s.

Am茅n.

Puede Dios sanar cualquier enfermedad

Para el Dios de lo imposible todo es posible, ya sea la recuperaci贸n de un enfermo o sanar a una persona del coraz贸n, incluso levantarlo de la muerte. Como lo hizo Jes煤s cuando resucit贸 a L谩zaro. Se puede contemplar este evento en el evangelio de Juan, cap铆tulo 11, vers铆culos 17 al 27.

Subir