Saltar al contenido

Oración poderosa de restauración y fortalecimiento familiar

23 febrero 2020

Amigo lector, Jesucristo vino al mundo para dar una vida nueva y para que se disfrute con abundancia de paz y salud en las familias. Por lo tanto, es necesario acercarse a él, a través de esta sencilla oración de restauración y el fortalecimiento familiar porque él no miente; te invito a que la hagas y la compartas con tus familiares y amigos. Será de bendición y de poder para la gloria de Dios. Amén

Oración de restauración y fortalecimiento familiar

Nuestro amado Dios, en él está la fortaleza de los siglos.  Clamamos al Padre dándole la gloria, y la alabanza, primeramente porque es bueno y para siempre es su misericordia.

Padre eterno, atiende a la súplica

porque conforme a todas tus riquezas en gloria,

puedes fortalecer y restaurar,

los lazos en las familias con hilos de amor.

 

Con tu poder puedes renovarlos

cada mañana en su ser interior;

para que haya armonía y paz

entre todos los miembros que la conforman.

 

Amado Rey soberano,

edifica las familias en amor,

para que anden en el temor del Señor Jesucristo;

y puedan crecer como grupo unido,

compasivo y amoroso.

 

Que tu Espíritu Santo,

pueda ayudarles a estar con ánimo resuelto,

bien fortalecidos en todo lo que puedan hacer, hablar o pensar.

 

Te lo ruego Señor, que tus mandamientos

estén siempre presente a la disposición de las familias

para ser muralla impenetrable al enemigo.

 

Que nada pueda quebrar la unidad,

y que brille en todo momento tu luz y amor en ellos.

Porque tu voluntad, que es agradable y perfecta,

encamina a impactar vidas.

 

Señor eres el Todopoderoso,

restaura las ruinas de las familias y dales protección divina

porque tu eres su escudo.

 

Restaura Dios,

todo lo que el enemigo haya arruinado en ellas.

Recuerda que son ovejas de tu prado,

de ti esperan respuesta confortante,

para sus almas y creen a todas tus promesas.

 

Querido Dios, tú eres tres veces santo.

Santifica a los padres de familia, a los hijos,

y saca de los hogares toda inmundicia,

que perturbe o estorbe tu obra restauradora.

 

Que en las naciones,

se establezca que eres el restaurador de portillos

porque nos amas.

 

Dios bendito,

permite que los Padres, siempre puedan orientar,

en tu buen camino de la rectitud y el amor a sus hijos,

que dispongan tiempo para enseñarles valores de bien,

pues así te agrada.

 

Fortalece las familias Señor,

en el poder de tu fuerza;

paraliza lo inmundo, porque puede contaminar sus mentes

porque si tú no edificas las casas;

en vano trabajarían los padres.

 

Amado Señor,

protege las puertas con tus ángeles guardianes,

y que tus centinelas resguarden cada noche el dulce hogar.

 

Oh Dios de los ejércitos,

libéralos y restáuralos de toda división o confusión familiar,

ya que eso quiere el maligno.

 

No desampares ni a los padres ni a los hijos mi Señor.

 Padre, que tengan encuentros contigo,

en el tiempo en que tú puedas ser hallado,

ya que de ellos, es el reino de los cielos.

 

Libra Dios,

a las familias de las acechanzas del maligno,

para que él no pueda tocarles ni dañarles sus renuevos,

porque estos están santificados en tu palabra.

 

Impide en todo tiempo que la maldad pueda devorarlos.

Colma, Padre amado, con tu bendición,

protección y provisión a los grupos familiares.

 

Padre eterno,

tú afirmas que herencia tuya son los hijos,

por eso, no los desampares nunca.

 

Pon en su corazón un sello de amor hacia el conocerte,

porque es necesario que cada mañana busquen tu rostro.

Tú les guías a toda fortaleza mental, espiritual y física.

 

Amén

 

Ora para ver la gloria de Dios en tu familia

Amado, el Dios de toda gracia, te ha llamado para ver su gloria eterna en Jesucristo; él quiere ayudarte a fortalecer tu alma con su santa presencia que es pura. Permítele a Dios que pueda continuar perfeccionándote, afirmándote, restaurándote y estableciendo su reino de unión en ti y tu familia.

Aviva el don de Dios que está en ti, mediante esta oración de  restauración y fortalecimiento familiar, verás la gloria de Dios en tu vida, tu familia, y tu país.