Saltar al contenido

Oración a la Sangre de Cristo para que los hijos no sufran nunca

9 mayo 2020
Oración a la Sangre de Cristo para que los hijos no sufran nunca

Los hijos son el regalo más hermoso de Dios, es por ello que debemos cubrirlos con la sangre de Cristo para que tengan protección en cada momento de su vida, con esta oración a la sangre de Cristo para que los hijos no sufran nunca es un arma muy poderosa para encomendar a nuestros hijos, y estar tranquilos de saber que siempre estarán protegidos con la sangre de Cristo Jesús.

Los hijos siempre serán una bendición para nuestra vida, que como consecuencia conlleva a una gran responsabilidad. Debemos cuidar a nuestros hijos con amor, y esta oración nos ayudará puesto que es poderosa para bendecir a los hijos.

Esta poderosa oración a la Sangre de Cristo para que los hijos no sufran nunca

Realmente es una oración muy útil y poderosa, la cual sirve para expresar los sentimientos más profundos por los hijos, e incluso para guiar su camino por el bien y que nunca atraviesen por sufrimiento debido a sus errores, por medio de esta oración a la Sangre de Cristo para que los hijos no sufran nunca conseguiremos grandes obras.

En el nombre de Dios Padre,

 Hijo y el Espíritu Santo,

por el poder de la, sangre de Cristo,

asimismo yo declaro felicidad,

en la vida de mis hijos.

 

Señor bueno eres, ademas

justo y misericordioso, te pido

que me ayudes, y estés presente en cada,

paso de la vida de mis hijos.

 

Mediante la sangre de Cristo, del mismo

modo te pido Señor, que selles la vida de

mis hijos, para que te busquen Dios Santo.

 

Te suplico Padre poderoso,

Dios omnipotente, que me ayudes en cada,

momento de la vida de mis hijos.

 

Para que ellos no desvíen,

su camino, ni se aparten, de tu lado que conserven,

Tu palabra atesorada, en sus corazones.

 

Envía a tus Ángeles y, arcángeles Señor,

igualmente para que protejan cada paso,

dia y noche a mis hijos, para que no sufran nunca.

 

Aparta de su lado, a cada persona que quiera,

de tal manera venir hacerles daño,

que queden inoperante, por medio de tu poder.

 

Que la Sangre de Cristo, sea derramada en sus vidas,

de igual forma desde la cabeza hasta los pies,

haciéndole ver que no hay nada, bueno en este mundo.

Igualmente que las verdaderas maravillas,

están en la presencia de Dios,

consagrando el corazón, y buscándolo día y noche.

 

Señor ayúdales a ver,

al falso amigo que, venga hacerles daño,

causando sufrimiento y dolor, para que se aparten.

 

Asimismo, te pido Señor, que me ayudes a mí,

enseñarles de la, mejor manera posibles,

que vean en mi un lugar de refugio ante sus penas.

 

Así también Señor, te pido que los guardes,

de cualquier accidente u enfermedad que quiera tomarlos,

sean sanos por el poder de tu sangre preciosa.

 

No permitas Dios que mis hijos, sufran por causa de un desamor,

asimismo que entiendan que, tu amor es puro y verdadero,

Además, es para siempre.

 

Sellos sus corazones, también su vida,

con la Sangre de Cristo,

para que mal alguno, no les llegue.

 

Gracias te doy mi Dios, por que te has mantenido fiel,

y cumples tus promesas, en mi vida y la de mis hijos,

Que ruego me purifiques.

 

Gracias por prestar tu oído celestial, para escuchar mis oraciones,

y sé que en ti puedo, estar confiado cada día,

y en todo momento.

 

Gracias por la Sangre, que fue derramada,

para limpiarme del pecado,

Todo la gloria y honra sea para ti,

 

Amén.

Protegidos siempre con la Sangre de Cristo

Finalmente el sufrimiento, dolor, o decepción de una persona es inevitable, por que aun incluso Jesús tuvo que padecer de muchos dolores. Asimismo en consecuencia del pecado de la humanidad, pero al realizar esta oración a la Sangre de Cristo para que los hijos no sufran nunca estaremos encomendando todo su dolor a Dios, y él dará la fortaleza necesaria para superar cada obstáculo en la vida.

Mediante esta oración, podemos conseguir para nuestros hijos la protección de sus sentimientos para que no sufran por cosas de las cuales ya Dios ha tomado el control. De tal manera demos gracias a Dios en todo tiempo pues él es bueno con los que le aman, y para siempre su misericordia.