Saltar al contenido

Poderosa oración a Jabes «Ensancha mi territorio»

28 junio 2020
Poderosa oración a Jabes "Ensancha mi territorio"

Jabes, cuyo nombre significa hacedor de tristeza o quien produce dolor; fue un gran hombre temeroso de Dios cuya historia aparece en la biblia muy resumida; pero que se hable muy poco de él no tiene relación con su gran devoción y temor de Dios. Además este sencillo y correcto hombre recibió grandes bendiciones a través de sus poderosas oraciones las cuales le permitieron ver el poder de Dios. Por ello te facilitamos la poderosa oración a Jabes ensancha mi territorio para que veas la gloria de Dios al igual que este gran hombre.

Jabes se destacó entre todos sus hermanos, él invocaba el nombre del Dios de Israel, él pedía la extensión de su territorio, y también pidió la dirección divina y para ser protegido de todo mal y peligro. Y recibió de parte de Dios todo lo que él pidió.

Poderosa oración a Jabes para ensanchar tu territorio

De igual manera para pedir a Dios hay que estar humillados y tener total convicción de que el padre nos va a conceder cada una de las cosas que le pedimos; esta es una de las enseñanzas que nos deja Jabes.

¡Oh Dios de Israel!

el que edifica nuestra mente

y nuestro corazón.

 

Ese mismo Dios al cual le concedió

a Jabes las peticiones

que le hacia con mucha fe.

 

Porque era un hombre sincero

y temeroso de ti Señor,

prominente entre sus hermanos.

 

A pesar de venir a este mundo

tras haber provocado

mucho sufrimiento

a su madre.

 

Pero después de eso

vino la luz, lo mejor, un hombre

que venia con un gran

propósito, y era preservar

la palabra de Dios.

 

Asimismo imploro

que me escuches a mi padre

y ensanches mi territorio.

 

Te ruego, que tu santa

presencia me iluminé

porque he decidido

guardar tus estatutos.

 

Obedecerte, serte fiel y

entregar por completo

mí corazón.

 

Porque eso es lo que tu

quieres mi amado Dios,

cuídame como la niña de tus ojos.

 

Tú me sostienes

entre tus brazos

de amor eterno.

 

Si no es por ti,

ya no estaría con vida

y de ahora en adelante

mis acciones quiero que vayan

conforme a tu llamado.

 

Quiero que te sientas

orgulloso de mí,

así como lo estuviste de Jabes

cuando estuvo aquí en la tierra.

 

Haciendo cosas grandes para ti,

haciendo extender tu palabra,

te complaciste de él

lo invitaste a tu mesa.

 

Lo llamaste y Jabes

te escuchó, para alabanza

y honra de tu santo

nombre Señor.

 

Tú Señor que eres

el Dios vivo y verdadero,

me encomiendo

por completo a ti.

Líbrame y apártame

del mal, no dejes que el enemigo

toque mi morada.

 

De ti proviene todo don

perfecto salvador.

 

Y tu solo puedes hacer

todas las cosas

que parecen imposibles

para los hombres.

 

Como dice tu palabra

has venido para darnos vida

y vida en abundancia;

y así lo creo mi Señor.

 

Guárdame de la angustia,

de la desesperación

y ayúdame a permanecer

en mi sano juicio.

 

Es importante para mi

mantenerme bajo tu cobertura

Dios de las luces

para que alumbres mi camino. 

 

Por consiguiente Jabes

intercede para que así

sea cumplida mi petición

ante Dios Padre Todopoderoso.

 

Asimismo enséñame a orarle

a Dios con ese fervor

con el que tú lo hacías.

 

Comparte conmigo

esa humildad que tú tuviste

aquí en la tierra.

 

Además, hazme ser cada día

una mejor persona

siendo primeramente

la voluntad de mi Padre.

 

Finalmente, Rey de los cielos

también quiero exaltarte y

glorificar tu santo nombre;

que es sobre todo nombre.

 

Asimismo, ensancha mi territorio

también Señor para que pueda

extender tu palabra.

 

Y además llevar las buenas

nuevas de la salvación

a toda aquella persona

que no haya conocido

aún de ti mi Dios

 

También de lo bueno

y misericordioso que eres

para con todos nosotros.

 

Por último, mi Dios espero de ti

pronto una respuesta

a través de tu siervo Jabes.

 

Amén

Súplica a Jabes «extiende mi territorio»

Esta poderosa oración de Jabes nos trae una gran enseñanza para alabar al Todopoderoso; de la misma manera Dios tiene su oído presto a tus súplicas. Podemos estar verdaderamente seguros de que es así. Jabes nos alienta a seguir su gran ejemplo de devoción al Señor.

Tenemos a un Padre rico y poderoso el cual es el dueño de todo el oro y la plata;por esta razón  al momento de pedirle cualquier cosa a Dios hazlo en grande, no pidas cosas pequeñas. Recuerda que como hijos del padre nos merecemos lo mejor; ¡Asimismo Pídele que extienda tu territorio!