Oración de la mañana del domingo 6 de Junio

Oracion de la mañana del 6 de Junio

En el mundo, son muchas las situaciones que pueden hacer que sintamos temor. Estamos expuestos a tantas tentaciones que requerimos valentía para enfrentarlas.

Índice()
  1. Dios honra a sus valientes
  2. El reino de los cielos es para los valientes

Dios honra a sus valientes

Si tienes el deseo de vivir una vida en bendición, debes pedir a Dios que te llene de valentía para enfrentar cada desafío de la vida como un digno soldado hasta obtener la victoria. Él te acompañará en cada batalla.

Amadísimo Padre celestial, al comenzar este

nuevo día para mí, quiero postrarme en

oración ante ti y rendir todo mi ser delante

de tu santa y bendita presencia.

 

Hoy mi corazón se llena de gozo por el milagro

que tú me das de poder presentarme ante ti

un día más y, poder abrir mi corazón para

derramar mi alma y mis emociones

delante de tu presencia.

 

Tú has sido tan bueno conmigo que no puedo

hacer sino agradecer ese amor inmenso que

tienes para mí, ese que me demuestras a diario

a través de todas las bendiciones que me das.

 

Hoy quiero tomar el tiempo necesario para, agradecerte

por toda tu bondad, tu amor y los cuidados que tienes

para conmigo y para toda mi familia.

 

Hoy levanto mis manos delante de tu presencia

para pedir que tú, con tu espíritu santo, llenes

mi mente de tu palabra, que reboses mi corazón

con tu verdad.

 

Y que me des esa valentía que necesito para enfrentar

los desafíos que la vida presenta a diario frente a

mí, como un reto a mi carácter, mi fuerza y mi fe.

 

Dame hoy esa valentía de un guerrero para defender el

propósito que tú tienes para mí, de todos los ataques

del maligno, él no quiere que yo cumpla mi propósito,

pero tú mi Dios todopoderoso eres más fuerte que

cualquier enemigo que se presente ante mí.

 

Así que esta mañana, yo confío plenamente en que

saldré hoy en fe, sabiendo que tú me vas a defender

ante cada adversidad que se me presente en el camino

y me darás la victoria.

 

Tú en tus sagradas escrituras, me has dejado

muchos relatos de como respaldaste siempre

a tus valientes hijos que eligieron honrarte,

por encima de las adversidades.

 

Yo quiero ser uno de esos valientes que no se deja

intimidar por las tentaciones que el mundo me

pueda ofrecer, por atractivas y agradables

que puedan parecer, no permitas Señor

que yo caiga preso de las tinieblas.

Dios has sido tan bueno que no puedo hacer otra cosa sino agradecer

Dame valor para decir que no, a todo eso que

es agradable a mi vista y tal vez a mi carne,

pero que al final traerá amargura a mi alma y

a mi espíritu.

 

Sé que hay un premio reservado para todos

aquellos que han puesto su fe en ti, por encima

de los problemas y las dificultades que hayan

atravesado a lo largo de sus vidas.

 

Del mismo modo Señor, yo quiero permanecer fiel a

ti en todo momento y ante toda situación, que el

enemigo no pueda infundirme temor, pues el Dios

todopoderoso está conmigo en todo lugar y en todo

momento de mi vida, sin importar las circunstancias.

 

Que nada de lo que pase dentro o fuera de mí,

logre detener el avance hacia el propósito que ya

tú has escrito para mí en el libro de la vida.

 

Yo quiero honrarte con mi obediencia y ser

uno de esos hijos tuyos, que son fieles hasta

el final, pase lo que pase, deseo mantenerme

aferrado a ti.

 

Quiero meditar siempre en tu palabra, esa que me

reconforta y me da vida en los momentos más duros,

la que es agua en medio del desierto y que me brinda

la protección que necesito, ante los ataques del enemigo.

 

Tú mismo dices Señor que tu santa palabra es la espada

de tus hijos cuando entramos en una lucha espiritual,

por lo tanto, esta mañana tomo mi espada para nunca más

soltarla, porque soy un valiente guerrero de tus filas espirituales.

 

Amén.

El reino de los cielos es para los valientes

Dios ha prometido en su palabra para ti que, si eres lo suficientemente valiente, como para seguirle y darle la espalda a todas las tentadoras ofertas de este mundo, tendrás un lugar seguro en su eterno reino celestial.

Subir