Saltar al contenido

Oración milagrosa para traer paz familiar y armonía

24 febrero 2020

Amigo lector, Jesucristo promete que él traerá sanidad y medicina; y que también curará, y revelará abundancia de paz y de verdad para las familias, por lo tanto con más diligencia es menester atender a sus promesas y acercarse a él a través de esta simple oración milagrosa para dar a un familiar paz y armonía y amigos.

Por ello, te recomiendo que la realices  con corazón recto delante de la presencia del Señor y que la compartas con tus seres queridos. Será de bendición a sus vidas.

Oración para traer paz familiar

Nuestro Dios de toda salvación, restaura y hace resplandecer su rostro sobre tus familiares, para que sean salvos. Ellos necesitan de su infinita obra redentora en sus vidas, para estar fortalecidos y sanos en todo tiempo.

Señor Dios,

creador del cielo y la tierra;

para ti sea la gloria, honra y alabanza,

porque eres bueno, misericordioso y justo.

 

Hoy vengo a ti, Señor,

con la certeza de que vendarás las heridas pasadas,

presentes y futuras de las familias para su bienestar.

 

Te ruego Señor,

que escuches las súplicas para la sanación de las familias,

tu eres el único que puede ayudar a los corazones

que se encuentran abatidos;

ofreciéndoles sanidad a su alma desde tu monte santo,

y así con tu manto de amor; los cubras y los bendigas para siempre.

 

Padre amado, te imploro,

que trates con cada miembro de mi familia referente a sus labores,

y que tus mandamientos siempre estén inscritos,

para enseñarles a los hijos,

así como grabados en la tabla de sus corazones.

 

Tú que mandaste a este mundo a tu hijo,

quien desde la cruz del calvario

nos enseñó que ofreces perdón de los pecados para salvarnos.

 

Señor,

necesitamos tener ese corazón tan puro y limpio,

que tú tienes para poder perdonar,

toda ofensa que nos hayan hecho.

 

Por eso amado Dios,

ayúdanos a olvidar lo que paso, y céntranos en lo por venir.

 

Te suplico mi Señor,

para que guardes del mal a mi familia,

y que tu presencia llegue a iluminarles

y restaurarles sus vidas.

 

Padre Eterno,

fortalece el amor de los padres a los hijos,

y del hijo al padre para  que sea reciproco.

 

Amado Dios,

cuanto más llenas estén las familias de tu amor verdadero

que fue demostrado en la cruz,

también podrán enfrentar

cualquier vicisitud en esta vida para tu gloria.

 

Jesús Rey de Paz,

te imploro que guíes hacia la armonía y paz,

a las  personas que han sido heridas,

a causa de una palabra dicha con ira.

 

Tú eres el sanador, el restaurador de las familias,

sé que oirás las peticiones llenas de sinceridad

y darás respuesta en tu tiempo perfecto.

 

Dios de los Ejércitos,

porque tú tienes las oraciones de tus siervos en copa de oro,

y eres galardonador de los que te buscan.

 

Sana la tierra de cualquier espino o pedregal,

que impida que crezca la verdadera semilla de amor,

en las familias para que seas reverenciado.

 

Por eso te suplico,

que perdones los pecados de sus antepasados,

para que no sean demandados en la corte celestial,

debido a que tú visitas la maldad de los que se apartan

de tus mandamientos hasta la cuarta generación.

 

Amado Dios, tú oyes las oraciones de tus siervos,

y eres el pronto socorro en las tribulaciones;

envía ayuda desde tu santuario a mi familia,

porque te necesita.

No ignores sus rogativas,

porque ellos buscan tu presencia con corazón íntegro.

 

Saca Señor, y echa fuera de nuestros hogares toda inmundicia,

división, confusión y también malos entendidos

para que no sigan operando,

y dañando las relaciones personales de la familia.

 

Amén.

Ora para la armonía de tu familia

Estimado lector, el Señor escucha tu oración y perdona los pecados para tu bien. hoy dale gracias y alábale, porque merece todo el dominio, y el poder,  ya que es el Rey de reyes y Señor de señores.

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión con su Espíritu Santo sean para todas las familias. Persevera en esta oración de paz familiar. Sigue orando al Señor y esperando en él; porque viene a recompensar a sus fieles. Amén.