Saltar al contenido

Oración milagrosa a Santa Brígida por la sanación de un niño enfermo

25 marzo 2020
Oración milagrosa a Santa Brígida por la sanación de un niño enfermo

Hemos tenido a un hijo, hermano, sobrino, o nieto, en condición de salud de cuidados. Para esos instantes es recomendable ocurrir ante la oración milagrosa a Santa Brígida por la sanación de un niño enfermo.

Te invito a que tu ores, no solo por los chiquillos de tu hogar, sino también por los de todo el mundo, que en este segundo necesiten ser sanados o porque se les de alivio a su dolor.

La Fe es la que mueve montañas, no en vano dice la Biblia que: ¿Está enfermo alguno de ustedes? Haga llamar a los ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. La oración de fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Y si ha pecado, su pecado se le perdonará. (Santiago 5:14-15)

Oración sanación Santa Brígida para los niños enfermos

Esta especial oración es para que todos los pequeños recobren su salud, pues con la oración milagrosa a Santa Brígida por la sanación de un niño enfermo, veremos una asombrosa mejoría independientemente de que, el ser humano hubiere diagnosticado sobre él una enfermedad incurable o permanente, que le afecte por el resto de sus días.

Recuerda que nada es imposible para Dios nuestro Señor.

“Oh Padre Omnipotente,

ocurro a ti verdaderamente turbado

por el sufrimiento de este niño,

te imploro más que nada que alivies su malestar,

así como la tristeza que este le causa,

que le des sanidad a su cuerpecito.

 

Bendice su sangre, su cabeza,

sus extremidades, sus órganos,

sus huesos, su piel,

todo él con salubridad permanentemente milagrosa.

 

Aleja de este todo mal, que le acongoje.

Dale la pujanza que necesita

para superar este flagelo de su cuerpo.

Que este diagnóstico que ha dado el médico

desaparezca con los hallazgos

que encontraron sus estudios,

para que podamos reconocer tu gloria sobre él,

para que la cura de su mal llegue.

 

En los momentos en que lo veo tan frágil,

te pido que sobre él descienda el Espíritu Santo,

para que se alivie de manera rápida.

Permítele Señor superar este tormento.

Serena su sangre, apártale de lo que no le consiente alimentarse.

 

Permite que tengamos acceso a la salud,

que sobre el entendimiento del médico

exista la sabiduría divina,

que se le permita hallar la causa

por la que sufre este pequeño.

 

Esto que sea así para todos los niños del mundo,

porque de ellos es el Reino de los cielos.

Me causa tanto dolor conocer de los niños

que padecen de hambre o sed, de dolencias incurables,

de austeridad, escasez y desventura.

Aunque no tengan a sus padres de la tierra a su lado,

consiente que cuenten con Ángeles terrenales,

para que sostengan sus manos, les den amor,

les ayuden a mejorar con los cuidados que precisen.

 

A las personas que constantemente

luchan porque esto sea así, te pido que les des poderío,

impetu, además de valentía para seguir en sus causas.

 

Porque son ellos los que ayudan a sus hermanos,

a que nuestros niños no aguanten dolores.

Permíteles crecer en tu conocimiento,

que tu estés presente Padre Creador.

 

Amén.”

¿Cómo cuidar a nuestros hijos para que no enfermen?

Hay una mezcla entre amor, alimentación, educación, pero sobre cualquier otra cosa del reconocimiento a Dios Padre, sobre sus enseñanzas, las cuales habremos de inculcar. Si bien, esta oración milagrosa a Santa Brígida por la sanación de un niño enfermo es clave para tiempos difíciles; no es menos cierto que, estas dolencias en muchas ocasiones pueden evitarse.

Tanto el cuidado como la formación de ellos es primordial. No esperes al momento de desgracia, la prevención es fundamental.

Por otra parte, se el guardián terrenal de los niños que estén a tu alcance, los compañeros de tus hijos, por ejemplo. Guárdales como a los tuyos, socorre al desventurado, al que la pobreza le ha sorprendido. Colabora con fundaciones, con causas nobles, con actividades que vigilen a los pequeños. Tu puedes ver mejoría ayudando a los niños.