Oración de la noche del lunes 7 de Junio

Oracion de la noche del 7 de junio

Dios tiene un poder infinito que muchas veces los seres humanos no podemos ni imaginar. Él quiere usar ese poder a tu favor, pero la falta de fe es un obstáculo para que Dios obre en tu vida.

Índice()
  1. Para Dios no hay nada imposible
  2. Todo lo puedes en Cristo

Para Dios no hay nada imposible

Dios es todopoderoso y nos hace partícipes de su poder, si tienes la fe suficiente y vives una vida en comunión con él, entonces podrás disfrutar una vida llena de milagros poderosos a tu favor.

Bendito Dios todopoderoso, Señor del cielo

y la tierra desde siempre y para siempre.

 

En esta noche, quiero acercarme a ti, para

adorarte con todo mi corazón, me rindo

por completo ante tu santa y bendita

presencia una vez más.

 

Gracias por haberme regalado un día más

bajo tu bendición, ahora que este termina,

entrego a ti cada experiencia vivida hoy.

 

Te adoro, te bendigo hoy y siempre, nunca mi

vida sería igual si tú no estuvieras aquí conmigo,

es por eso que no quiero alejarme de ti nunca.

 

Caminaré de tu mano y compañía, porque en ti,

tengo todo lo que necesito para vivir seguro,

feliz y por sobre todas las cosas lleno de ese

amor que me das, como mi Padre celestial

que siempre has sido y serás.

 

Esta noche quiero que seas tú el único rey de

mi corazón. Quiero rogarte Señor para que tú,

el Dios de lo imposible, te manifiestes en mi

vida con todo tu poder sobrenatural.

 

Ven a mi vida Señor y haz tus maravillas

en cada uno de los asuntos que debo

enfrentar el día de mañana, pero que,

para mí, en mi humanidad son imposibles.

 

En tus sagradas escrituras me has dejado muchos

testimonios de personas que han visto tu poderosa

mano, moviéndote a favor de ellos y librándolos de

situaciones imposibles, gracias a la fe inquebrantable

que ellos tuvieron en ti mi Dios.

 

Del mismo modo esta noche, yo quiero activar mi fe

en ti, que eres el Dios todopoderoso, para ti no hay

nada imposible y te agradas en hacer milagros en

la vida de cada uno de tus hijos que te creemos con fe.

 

En esta hora Padre amado yo me aferro a ti,

en esos momentos difíciles, donde el mundo

se viene en mi contra, no volveré a sentir

temor porque tú me acompañas.

Dios gracias por haberme regalado un dia mas

El miedo y la duda no se apoderarán más de mí, porque

tu poderosa mano siempre está dispuesta a salvarme de

cada peligro de muerte, de cada situación difícil, conflictos

y cualquier eventualidad que se presente delante de mí,

para poner mi integridad espiritual, emocional o física bajo

algún tipo de riesgo o peligro.

 

Yo creo firmemente que tú puedes hacer cualquier cosa,

yo antes de ir a dormir, pido tu ayuda sobrenatural para

aquello que en mis propias fuerzas no puedo lograr,

porque en mi limitada capacidad humana, soy muy

pequeño, demasiado débil para enfrentar retos imposibles.

 

No quiero seguir perdiéndome de bendiciones

asombrosas y experiencias increíbles que tú

puedes darme a mí, solo por no haber creído en

tu infinito poder Señor.

 

Yo a partir de este mismo momento, declaro que mi

fe en ti va en aumento, que todo lo que venga a mi

corazón como un reto nuevo, lo presentaré a ti, y tú

me darás siempre la manera de alcanzar esas metas

de manera sobrenatural.

 

Señor tú me harás salir ganador en esas situaciones

difíciles, de los conflictos relacionales, de los

problemas, de cada uno de los retos y desafíos

que vengan a mi vida para desanimarme,

para robarme la fuerza y debilitar mi fe en ti.

 

Pero esta noche Señor, creo firmemente que tú usas cada uno

de esos desafíos para glorificarte en mi vida, que no hay

ningún reto que tú no uses para hacer un milagro

sobrenatural en mi vida.

 

Esta noche cierro mis ojos y descanso con la paz que

tú me das, confío en que tendré una noche de descanso

pues, tú me cuidas y me proteges siempre.

 

Amén.

Todo lo puedes en Cristo

Él ha prometido en su palabra que, si pones tus planes en sus manos, para ti tampoco habrá nada imposible. Oremos a Dios para que su poder nos acompañe siempre.

Subir