Saltar al contenido

Milagrosa oración de la noche para niños “Ángel de la Guarda”

13 julio 2020
Milagrosa oración de la noche para niños “Ángel de la Guarda”

Los niños son los seres más puros e inocentes de la tierra. Sus nobles corazones aún no han sido tocados por las circunstancias fuertes de la vida. Se encuentran inocentes ante las experiencias que requieren madurez y determinación para tomar decisiones. Los niños son más vulnerables que los adultos frente a los ataques del enemigo. Recita esta milagrosa oración de la noche para niños “Ángel de la Guarda”.

El descanso en la noche es de suma importancia para el ser humano y los niños no escapan a esta realidad. Como representantes responsables debemos velar por su desarrollo y estabilidad emocional. Ofrecerles las herramientas para que sus noches sean tranquilas y sin temores.

Milagrosa oración al Ángel de la Guarda para que me brindes tu dulce compañía en la noche

Desde pequeños es importante inculcar la fe en Dios y el amor hacia la oración para hacerse más amigos de nuestro Padre Celestial. Por tal razón te presentamos esta milagrosa oración de la noche para niños “Ángel de la Guarda” para que permitas que los pequeños aprendan a orar y a pedir protección.

Mi Querido Ángel de la Guarda

Oh ángel adorado, ángel

protector, ángel de mi guarda,

eres la más dulce compañía

en mis noches de frío,

en las noches oscuras

y noches silenciosas que

asustan mis sueños.

 

Quiero reposar esta noche en tus brazos,

que tus alas me cubran y

me hagan sentir que

ningún mal me tocaría.

 

He jugado todo mi día

y también he aprendido

un poco más de Dios.

 

Junto a mi familia he pasado

gratos momentos en

medio de risas y alegrías.

 

Ahora me toca descansar mi tierno Ángel,

ya estoy aquí calientico

en mi cama, y aunque le temo

a la oscuridad, sé que

tu presencia siempre me acompaña.

 

Quiero que te acuestes junto

a mí y acaricies mi cabeza

para que me pueda dormir.

 

Dame un beso de buenas noches

en mi frente y cuando cierre

mis ojitos sé tú quien

vigile mi sueño.

 

No quiero tener sueños feos,

ni pesadillas que me despierten

agitado y asustado.

 

Si sé que estas a mi lado,

dormiré mas tranquilo,

soñaré con el parque, las plazas,

los paseos, mis amigos y mis juguetes.

 

No habrá sombras que me asusten

ni monstruos feos que me atemoricen.

 

Sé mi música melodiosa que

susurre a mi oído para que

no escuche ruidos que

me hagan asustar.

 La noche es muy oscura,

muy sola, con sombras,

con ruidos, a veces llueve

y los truenos y relámpagos

me hacen estremecer de miedo.

 

Ángel de mi Guarda,

no me desampares en ningún momento,

ni cuando de día juego, estudio,

paseo o hago cualquier cosa.

 

Y menos aún en las noches

tenebrosas que espantan

mi tranquilidad.

 

Asimismo no permitas que en caminos

oscuros de la noche me pierda,

guía siempre mi camino

y llévame de la mano,

así como siempre mis padres

me llevan por las calles donde paseo.

 

Porque quiero que seas mi amigo,

y que me escuches cuando esté

triste y compartas también

mis alegrías del día.

 

Así podremos acompañarnos

siempre y ser muy buenos amigos.

Porque tú me protegerás de las

cosas feas que me espantan.

 

Además cuida mi sueño y mi despertar,

soy muy chico aún y las cosas me asustan.

 

Finalmente cúbreme con tus alas y con

tus plumas tibias y suaves que

bendigan mi dormir.

 

Y cuando llegue el nuevo día,

podamos salir al parque a jugar

juntos sin miedos de que nada

ni nadie nos pueda molestar.

 

Porque Dios te ha enviado

para ser mi amigo y compañero,

para que me ayudes a seguir

su camino y para que no pueda

perderme en medio de la vida

que aún desconozco.

 

Amén.

Benditos los niños que son el futuro del mundo

Dios ha puesto en el mundo a los seres más hermosos del planeta. Niños y Niñas llenos de alegría, pureza y humildad. Todos en algún momento fuimos niños y nos tocó vivir cosas que nos dejaron marcados para siempre. Cosas gratas y no tan gratas. Por eso la importancia de mantenernos libres de peligros que dejen huellas imborrables en su alma.

El Ángel de la Guarda ha sido enviado por Dios para resguardar nuestras vidas. Permite que proteja cada noche el sueño de los niños, implora protección y guía para que los haga buenos seres obedientes a Dios.