Saltar al contenido

Poderosa oración de la noche para pedir protección para la familia

26 junio 2020
Poderosa oración de la noche para pedir protección para la familia

La familia por siempre se ha constituido como la base de la sociedad. Además, la familia es nuestro primer ministerio, ya que son las personas que siempre están con nosotros y con quienes pasaremos el resto de nuestras vidas. Por esa razón, la familia debe permanecer unida sin importar lo que pase. Y hacer una oración de la noche para pedir protección por nuestras familias siempre es una forma de lograr este objetivo.

Orar con nuestras familias fortalece nuestro vínculo de unidad. Enseña a los niños, especialmente, a formar un hábito de oración, dependiendo de Dios para todo lo que necesitan. Orar diariamente con la familia es una excelente manera de crear un fuerte vínculo de unidad, especialmente cuando lo hacemos al comienzo y al final de cada día. Le enseña a cada miembro de la familia a buscar la voluntad de Dios en todo momento, sin importar las circunstancias de la vida.

Oración de la noche para pedir protección

No tienes que hacer una oración elaborada para poder reunirte con tu familia y hacer una oración de la noche para pedir protección. No hay nada más hermoso y placentero, que sentarnos con nuestros hijos de noche y unidos de mano orar a Dios juntos. Dios se regocija cuando le enseñamos a nuestros hijos a estar siempre en su presencia, y aquí te dejamos una hermosa oración que puedes compartir con ellos en esta noche.

Padre Dios, venimos ante ti hoy

para pedir tu protección sobre nuestra familia,

no dejes que los problemas caigan sobre ella hoy.

Mantén nuestras vidas alejada de accidentes,

no permitas que el mal  influya en nuestros corazones,

cúbrenos con la preciosa sangre de Cristo.

 

Cuídanos en todo momento

para que no golpeen

nuestros pies contra una piedra.

Mantén nuestras vidas siempre juntas,

Aunque nuestros cuerpos no lo estén.

Que nuestros corazones recuerden,

que la distancia no es impedimento

para orar en familia.

 

Protege nuestros corazones

para que solo podamos mostrar amor

en lugar de odio, ira o amargura.

 

Guía nuestro camino, Señor,

mientras continuamos con nuestras vidas hoy,

además, sé nuestro escudo cuando

volvamos a casa más tarde.

 

Que siempre conservemos el vínculo

que tenemos como familia,

y que esperemos volver a vernos en casa.

Protege también nuestro hogar,

Dios, para que nada nos haga daño

mientras estamos lejos.

 

Que continúe siendo un santuario

de bendición, consuelo y amor

para cada uno de nosotros.

Que siempre sea un lugar

tranquilo para nuestros

cuerpos cansados ​​al final del día.

 

Continúa protegiéndonos, Señor,

mientras descansamos por la noche,

no permitas que intrusos o calamidades

perturben nuestro hogar esta noche.

 

Confío en tu poderoso poder

para mantenerme a mí y a mi familia

a salvo de cualquier forma de maldad,

en tu nombre, te pido todas estas cosas.

 

Amado Padre, también te pedimos

que sanes a los miembros

de nuestras familias

que están sufriendo emocionalmente.

 

Su aflicción no es física, pero

sabemos que también están sufriendo,

dales consuelo también,

Dios, dales la paz que trasciende la comprensión.

 

Cura sus corazones, Señor,

que pueden estar lleno de ira,

 odio, contienda, amargura

y falta de perdón.

No dejes que se dañen, sino que siempre

puedan tener el amor y paciencia que Tú tienes.

 

Inunda sus vidas con tu paz,

que sobrepasa todo entendimiento.

Despeja sus mentes de cualquier duda,

ansiedad o depresión, renueva en ellos

un espíritu pacífico, Señor.

 

Amén.

Importancia de orar siempre en familia

Muchas personas creen que no es importante hacer una oración de la noche para pedir protección, ya sea por nuestras vidas y por la de nuestra familia. La verdad es que no hay nada más importante que crear un vallado alrededor de nosotros y que mejor que generar esa responsabilidad en cada miembro.

La familia debe tener los mismos roles dentro de la oración. Aunque los padres siempre serán los responsables de todo, los hijos deben siempre ayudar espiritualmente a los padres. Este permite que la unión se fortalezca, que la comunicación familiar siempre esté activa, que nada separe el amor entre cada uno de ellos, y sobre todo, que Dios habite en medio de todo el núcleo familia. Por esta razón debes siempre estar orando por tu familia para sea Dios mismo obrando a favor de sus vidas.