Saltar al contenido

Poderosa oración de la noche de sanación para mejorar ¡Cúrame, padre!

13 julio 2020
Poderosa oración de la noche de sanación para mejorar ¡Cúrame, padre!

Oración de la noche de sanación para mejorar. La sanación, es el proceso de curación de la salud, de cualquier organismo en desequilibrio. Cualquier ser humano que esté pasando por algún proceso de enfermedad, desearía mejorar su salud, es por eso, que a través de este artículo; te traemos una estrategia para comunicarte, de una manera efectiva, con Dios; y pedirle que a través de su espíritu Santo envié el don divino para que te libre de cualquier enfermedad y dolencia, por la cual estés atravesando en estos momentos.

Al terminar el día, nos encontramos un poco más relajados, es por eso que en ese momento es crucial para ponerle todas nuestras cargas a Dios y expresarle todo lo que sentimos por medio de esta oración poderosa.

Oración de la noche para obtener sanación parte de Dios

Jesús, el hijo de Dios, hizo muchos milagros cuando vino encarnado aquí en la tierra para cumplir la voluntad de su Padre, él es el más indicado para acercarnos, en esos momentos, en el que sentimos necesidad espiritual y en estos casos física.

Amado Padre celestial,

reconozco que en estos momentos,

en que se oculta el atardecer,

es cuando me encuentro mas libre,

para acercarme a ti.

 

Asimismo Señor,

también reconozco que no hay otro ser,

al que yo pueda ir, sino a ti.

 

Por eso en este momento de la noche,

me pongo en tus santas manos,

para que seas tu a través,

de tu Espíritu Santo sanándome.

 

Cúrame Señor,

de todas mis dolencias,

sana mis heridas, dale liberación,

a mi cuerpo; y alma también.

 

No solamente, es la sanación física,

Padre sino también,

la de mi alma te pido.

 

Renuévame, haz de mí un nuevo ser,

haz que mi salud mejore;

y pueda ser yo de testimonio,

para otras personas,

de lo que tu has hecho en mi.

 

Deja atrás mi pasado;

y todo lo que en el, me aqueja,

restaurame por completo.

 

Que pueda despertar,

en completa paz, porque solo tú,

Gran yo soy, puedes concederme,

ese milagro.

 

Cuida mi sueño,

que sea dulce; y apacible;

cuento contigo mi Señor;

mi gran protector.

 

Cuídame, mientras yo duermo,

que mi despertar sea junto a ti,

a quién mas podría yo recurrir,

si no es a ti mi Dios.

 

En las noches frías se tu mi abrigo,

en soledad mi compañía,

durante mi caminar mi guía.

A veces siento,

que ya no puedo más,

pero ahí estás tú,

 dándome consuelo,

y secar mis lágrimas.

 

Para abrigar mi corazón;

y no dejar que me pierda,

en un profundo dolor,

porque todo pasa,

pero tu amor ahí siempre está.

 

Aún sin merecerlo,

Señor sé que puedo acudir a ti;

y tú me oyes.

 

Grande eres en misericordia,

infinito en amor,

Señor tú tienes todo para mi.

 

Cuida mi salud, sé que tú,

puedes hacerlo,

puedes hacer maravillas;

y también puedes,

reinventar mi vida.

 

Señor en el nombre de Jesús,

declaro que esta noche seré sano;

y que por medio del Espíritu Santo,

recibiré sanidad.

 

Se por fe que mañana despertaré,

maravillosamente bien,

rodeado de tu hermosa presencia.

 

Finalmente Señor,

qué más puedo decirte,

pongo toda mi confianza;

y esperanza en ti.

 

Como dice tu palabra,

si tuviéramos fe,

como un grano de mostaza,

diríamos a la montaña quítate;

 y se movería.

 

Por último;

pero no menos importante,

puedo decirte, gracias Señor,

por haberme dado la vida.

 

Yo se que no es tu voluntad,

que tus hijos sufran, mas sin embargo,

se que todo es parte de un 

propósito.

 

Amén.

Oración dedicada a Dios para que mejores la salud

Oración de la noche de sanación para mejorar. Siempre tenemos una necesidad especial; y en estos momentos cuando tratamos del tema de la salud, no la podemos pasar por alto sin ver pronto una respuesta. Es por eso, que este artículo tiene la manera correcta, de dirigirse al Padre celestial; para que esta noche mejore tu salud.

Recordemos, que el Señor envió, a su único hijo, a la tierra; y a través de él; derramó innumerables milagros de salud, a todo aquel que le creía; y para testimonio, hasta resucitó muertos. Que hay para Dios que no pueda hacer por ti; por sus hijos amados; que somos nosotros, haz esta oración con fe, él te escuchará.