Saltar al contenido

Oración efectiva para poder olvidar a un hombre que te hizo daño ¡Rápido!

13 septiembre 2020
Oración efectiva para poder olvidar a un hombre que te hizo daño ¡Rápido!

Hay eventos en nuestras vidas que se tornan conflictivos y nos ponen a prueba de nuestra fe. Porque no hay nada más difícil que permanecer enamorado de un ser humano que ya no nos quiere en lo más mínimo. La oración efectiva para poder olvidar a un hombre que te hizo daño ¡Rápido! te ayudará a encontrar las herramientas necesarias para salir de tan bochornosa situación.

Dios siempre tendrá una receta que se ajusta a tus necesidades. No sientas ansiedad por no saber cómo sacar de tu corazón a ese hombre que aún amas. Él te brindará el apoyo divino. Ora para expandir tus horizontes y para tener la habilidad de olvidar ese amor no correspondido.

Oración efectiva para poder olvidar a un hombre que te hizo daño

Una oración efectiva para poder olvidar a un hombre que te hizo daño ¡Rápido! nos enseña a abrir nuestra alma. Orar nos ayuda a olvidar el sufrimiento que nos causó ese amor que ahora no es correspondido. Dios, te devolverá la alegría y la paz.

Querido Padre celestial omnipotente,

hacedor de todo lo imposible

que habita dentro del universo.

 

Hoy me postro ante ti

con mis más profundos sentimientos

de desdicha y desolación.

 

Porque hay un hombre

que me ha roto el corazón y Dios,

te pido que me ayudes a olvidarle.

 

Dios, tengo un gran sufrimiento

que habita en lo más profundo de mí ser.

 

Te pido que por favor me ayudes a sacar

todo pensamiento de infortunio

y desgracia que pueda

habitar en mi corazón,

porque llevan hiriéndome mucho tiempo.

 

Eres el testigo que he hecho

lo humanamente posible para ganarme

nuevamente el afecto y el amor

de este hombre.

 

Porque lo amo más que a mí misma,

pero no ha sido posible que él

sienta lo mismo y me ha

hecho mucho daño.

 

Dios, dame fuerzas

para más allá de comprender,

internalizar que si no me quiero

a mí misma, nadie más me querrá.

 

Que tampoco puedo ser menos

que los demás, que no puedo

minimizarme ante mi pareja.

 

Igualmente hazme comprender Dios,

Señor del universo que si yo estoy mal,

no puedo tener o encontrar una pareja

que me haga bien,

porque todos me harán daño.

 

Y que soy una mujer fuerte,

hermosa y también valiente,

hazme comprender Señor

que puedo conseguir a alguien

que me quiera y me ame bonito.

 

Haz que ante la imposibilidad

de tenerlo a mi lado, dame fuerzas

para sacarlo de mi alma y mi mente.

 

Además dame apoyo Dios,

para encontrar el refugio en tus palabras

y así encontrar el amor propio para mí.

Que por mí y para mí

trabaje a partir de hoy,

porque ningún ser humano merece

sentirse menos y pedir

migajas de amor.

 

Ayúdame por favor Señor

a superar esta tristeza

que ha sido tan amarga

que no me deja descansar.

Dale paz a mi alma y serena mi mente.

 

Te agradezco Dios,

por todo lo que me has quitado

y por todas las enseñanzas que vienen

por añadidura a todo este dolor.

 

Porque creo en tus designios

y todas las enseñanzas

que me pones en el camino.

 

Te agradezco porque nunca

me has abandonado aunque te pido

perdón porque hay veces dentro de mi

desolación que así lo creo.

 

Pero sé que me estás

dando lecciones para poder

levantarme con más ahínco.

 

Límpiame Dios,

límpiame de mis inseguridades,

de mi desasosiego, de mis desdichas,

de mi pasado.

 

Permite que me pueda perdonar

a mí misma para poder ser feliz

hoy, mañana y siempre al

lado de un hombre

que de verdad me respete y valore.

 

Permíteme Dios, ser esa mujer

que se devela durante mis sueños.

 

Una mujer fuerte y luchadora

que pone límites y cree en ellos,

para que su vida esté llena

de respeto y bondad.

 

Finalmente permíteme encontrar

el amor y también la paz,

olvidando a este hombre

que me ha hecho tanto daño.

 

¡Amén!

¿Cómo dirigirse a dios para que nos ayude a olvidar a ese hombre que ya no nos ama?

Debemos hacerlo con fe y certeza de que nuestra petición es justa y que necesitamos volver a la soledad para sentirnos bien con nosotros mismos. Porque de ese bienestar surgirá la sanidad y la bondad para entregarme al universo y a Dios.

Le pediremos entonces, que nos permita dejar el pasado atrás, donde es, donde se debe quedar. Para entregarme limpia y pura al devenir y poder caminar al futuro con la luz entre los ojos y un perfumado silencio entre los labios. Por eso, debemos hablar con el señor, sabiendo que nuestra petición es justa y sanadora.