Saltar al contenido

Oración efectiva para poder estar tranquila y sin preocupaciones

13 septiembre 2020
Oración efectiva para poder estar tranquila y sin preocupaciones

Todas las personas que se sienten afectadas por los nervios o por la intranquilidad, deben recurrir a algún método que los apacigüe. Nada más pertinente que pronunciar una oración efectiva para poder estar tranquila y sin preocupaciones.

Si bien es cierto que muchas personas sufren de los nervios y se sienten afectadas por diferentes problemas o situaciones que puedan estar pasando. También es verdad que si se lo proponen, a través de la oración podrán vencer esa sensación de angustia que los embarga. A causa de los días difíciles que está atravesando la humanidad,  en estos tiempos modernos, tal y como lo indica la Santa Biblia en Apocalipsis.

Si deseas estar tranquila y liberarte de las preocupaciones, realiza una oración efectiva

Cuando una persona se siente perseguida y preocupada por los diferentes avatares de la vida. Nada mejor que descansar entregando a Dios el gran peso que la embarga mediante la oración efectiva para poder estar tranquila y sin preocupaciones.

Oh Padre eterno

y misericordioso Jehová,

 a ti me dirijo en estos

días aciagos para mí.

 

Necesito que me asistas

para que yo pueda hallar la paz

y la tranquilidad que necesito

para mi alma.

 

Y para poder seguir

desempeñándome

en mis actividades normales.

 

Oh Padre Celestial,

tú me conoces y sabes

que soy muy débil

y que sufro de los nervios.

 

Siento delirios de persecución

y no logro concentrarme

en mi trabajo

por este estado de angustia

que me asalta con frecuencia.

 

Oh Padre mío, por favor,

quiero descansarme en ti

y que me ayudes a sobrellevar

esta carga que es mi vida

pesada y onerosa.

 

Yo sé mi Dios bendito

que nacimos para

sufrir y que todas

las personas tienen

su dosis de sufrimiento.

 

Y también sé que cada día

tiene su afán, pero yo

estoy realmente

preocupada por todas las cosas que

día a día suceden a mi alrededor.

Es por eso que los nervios

se me crispan y me embargan

emociones de angustia

y de sufrimiento.

 

Siento mi Señor, mucho temor

por los sucesos que

ocurren a mi alrededor

y además los nervios

hacen presa de mí.

 

Para que crucen por mi mente algunos

pensamientos grises y de procedencia

no apegada a las

normativas cristianas.

 

Oh Padre misericordioso,

hoy, en este mismo día y en este

mismo momento tan angustioso para mí.

 

Te pido que tomes las riendas

de mi vida y que me

ayudes a concentrarme

en encontrar esa paz que tanto necesito

para que yo pueda vivir en paz y tranquila.

 

Te ruego también a ti Virgen

de la misericordia, que me asistas

en todo momento y que no permitas

que yo caiga en depresión

por ningún momento.

 

Igualmente para que me des aplomo

y seguridad y vea los problemas

del tamaño que son y que

no los magnifique,

o que los vea donde no existen.

 

Las personas como yo estamos

a la merced de que nos invadan

los espíritus del mal, es porque

somos hombres de poca fe.

 

Entonces ustedes que son

los que realmente dominan el mundo

y tienen todo el poder

que Dios le ha dado.

 

A ti Virgen Santísima

y a todos los santos de

la cohorte celestial,

yo le imploro que tomen

justicia por mí.

 

Para que me libren

de angustias e intranquilidades

para poder vivir en paz

y sin preocupaciones.

 

A ti Padre Todopoderoso

y eterno, a ti Santísima Virgen

y madre de Dios y de

toda la humanidad.

 

A ustedes ángeles de la guarda,

a ustedes arcángeles y serafines

y también a todos los santos.

 

Yo los invoco en este momento

para que me libren de estos estados

angustiosos y que me brinden la paz

que necesito para vivir, y tener

un espíritu sano y libre de angustias.

 

Amén.

Para lograr la tranquilidad del espíritu se debe orar con frecuencia

Ciertamente las personas que dedican un buen espacio de sus quehaceres para dedicárselo a Dios, se encontrarán siempre libres de las angustias y de los temores. Dios en su infinita misericordia, da paz a los corazones afligidos y a las almas atormentadas por los temores mal infundados.

Si las personas llaman, se les atiende; si las personas tocan, las puertas se abren. Dios no desampara a sus hijos en ningún momento y los atiende siempre como cualquier padre terrenal lo haría. Con mucha más razón lo hará el Creador.