Saltar al contenido

Oración Poderosa A San Lázaro para peticiones urgentes y desesperadas

23 marzo 2020
Oración Poderosa A San Lázaro para peticiones urgentes y desesperadas

Si te sientes como si todo fuera mal en tu vida y ya no encuentras una salida. Es el momento oportuno para realizar una oración Poderosa a San Lázaro para peticiones urgentes y desesperadas. Esta petición se hace con mucha devoción para que este milagroso representante de la cohorte celestial oiga nuestras súplicas.

Recordemos que San lázaro es uno de los poderosos y ocupa un sitial de preferencia entre los escogidos para gobernar este mundo como edecanes de Jesús. El día 17 de diciembre es el gran día de este santo milagroso y los fieles acuden prestos a las iglesias para venerar su santo nombre con mucho respeto y agradecidos por haber recibido sus favores en alguna oportunidad.

San Lázaro tiene la potestad de poder socorrer a sus fieles seguidores en momentos de angustia y desesperación. Por tanto no debes poner en duda que su ayuda pronta y visible vendrá a ti en estos momentos difíciles que ensombrecen tu corazón opacando tu alegría.

Disposición para hacer una oración poderosa a San Lázaro para peticiones urgentes y desesperadas

No debes dudar enl acudir solicitando la  ayuda de San Lázaro cuando te sientas desesperado. Debes hacer una oración bendita para que puedas resolver cualquier problema que te aqueje. Para hacer esta oración debes hacerlo con sumisión y respeto. 

En primer lugar debes prepararte mentalmente y dirigirte al Padre Celestial. Pidiendo permiso para ocupar a uno de los suyos en cuestiones terrenales. Luego debes apartarte a un lugar donde puedas concentrarte sin interrupciones para expresar toda tu devoción al Santo Patrono de las causas desesperadas.

Oh, Poderoso San Lázaro;

Nacido en Betania para convertirse en un esclavo del Señor,

a ti me dirijo el día de hoy,

Poderoso pastor de ovejas humanas.

 

Si tuviste el privilegio de alojar

en tu morada en varias ocasiones, al hijo de Dios,

¿Que no podrás hacer por mí en este momento

cuando la desesperación me invade?.

 

Te suplico, Santo entre los santos,

que me redimas y me acojas en tu ceno para protegerme.

Necesito urgentemente tu pronta ayuda,

en estos tristes pasajes de mi vida.

 

Hoy me aflige una gran pena que me agobia.

(Se expone en breves palabras el motivo de la oración y la causa del sufrimiento)

Te ruego, honorable servidor del Altísimo,

que te dignes a posar tu mirada en mí.

 

Tu que ocupas lugar de preferencia entre los santos,

tu que conociste la resurrección a manos del maestro,

y viniste desde el más allá para aliviar a tus familiares

de la pena de haberte visto partir de este mundo.

Ten piedad de mí

Tú San Lázaro, que fuiste capaz de arrancar lágrimas,

de los benditos ojos de Jesús de Nazaret,

compadécete hoy de mis angustias

y devuelve la paz a mi corazón afligido,

que se derrumba ante esta angustiosa situación que estoy viviendo.

 

Bendito tú que tuviste en este mundo un amigo como Jesús,

yo también quiero ser tu amigo y por eso,

San Lázaro,

te prometo no olvidar el gran favor que has de concederme.

 

Emplearé todas mis fuerzas en propagar tu fe,

y siempre te tendré presente en mis oraciones,

en señal de agradecimiento.

 

Si tus hermanas María y Marta se consolaron con tu resurrección,

por favor no tengas reparos

en confortarme a mí con tu ayuda.

 

No me abandones en este momento de desesperación

y concédeme Oh glorioso Lázaro

este favor que con tanta fe y fervor te estoy suplicando.

 

Amén.

¿Por qué los fieles se deben dirigir a San Lázaro en ocasiones de angustia?

Las personas deben saber y comprender que el reino de los cielos es similar a los reinos de la Tierra, solo que los reinos de la tierra están contaminados por la ambición y persiguen intereses de subyugar a las personas a la fuerza.

Por el contrario el reino celestial es perfecto y su principal finalidad es que reine el amor. Sus edecanes son los santos que gobiernan desde el cielo con Jesucristo y con la anuencia del Creador, San Lázaro es uno de estos ministros con los que cuenta Jesús para su gobierno.

Pídanle pues a San Lázaro ese milagro de devolver la felicidad y la esperanza a tus familiares y hermanos por siempre.