Saltar al contenido

Oración por los problemas sociales y económicos en países europeos

13 marzo 2020

Es muy importante hacer una oración por los problemas sociales y económicos que enfrentan los países Europeos. Sobre todo si habitamos en ellos. Dios en su palabra nos da la orden de Clamar por ellos. Jeremías 29:7 Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz.

Tengamos en cuenta lo que dice el versículo al final de la parte (a) «…a la cual os hice transportar». Esto quiere decir que no importa si somos extranjeros y no tengamos la nacionalidad. Si estamos uno de los países Europeo fue porque Él nos puso ahí. Lo cual debemos rogar a Dios por la paz del país, porque después de todo, si habitas en esa tierra, disfrutaras de su paz, al igual que ahora estas sufriendo los problemas sociales y económicos de los países europeos.

Que problemas enfrentan los países europeos

Son muchos los problemas que enfrenta actualmente la unión europea. Tanto así que algunos países han cuestionado el camino por el que van las decisiones de esta, y han pensado en ya nos ser parte de dicha unión. Obviamente estas diferencias atraen los que son problemas sociales, culturales y económicos a grandes rasgos. Tal vez estás pensando que como te encuentras al otro lado del mundo y no tienes nada que ver con Europa y por lo tal no necesitas hacer una oración por los problemas en los Países Europeos.

Pero no es así, es nuestro deber orar y clamar por la paz de Jehová en el mundo. Ya que los problemas sociales y económico de una nación puede perjudicar a otros totalmente inocentes, normalmente es el pueblo quien paga las consecuencia. Por eso te invito que te unas a nosotros en oración, seas del país que seas.

Padre nuestro que estas en los cielos.

Toda la gloria y honra sea para ti mi Dios.

Tú que reinas desde lo alto,

que tienes el poder y la autoridad.

 

Te pido bendigas a los países europeos.

Hoy clamo a ti para que tu reino,

se establezca aquí en la tierra.

 

Que tus leyes y beneficios lo podamos disfrutar,

mientras estamos con vida.

Declaro bendición sobre el continente de Europa.

Bendigo su economía, su educación, su agricultura.

 

En el nombre de Jesús.

Tu palabra nos indica que debemos orar,

por la tierra donde nos has puesto,

por eso hoy bendigo a cada país,

que pertenece a la unión europea.

 

Declaro prosperidad y abundancia.

Bendigo a los presidentes y gobernadores.

Dale la sabiduría necesaria para gobernar el país,

Conforme a tu voluntad y no a sus deseos carnales.

 

Establece tu reino, en las oficinas presidenciales,

en los hogares e institutos.

provoca un avivamiento en cada país europeo.

Hoy intercedo para que todo problema

social y económico,

se solucionen de la mejor manera.

 

Que tales problemas no afecten a vidas inocentes.

Toda maldición sobre Europa,

En tu Santo nombre la quebranto y anulo,

todo pacto satánico y diabólico,

hoy queda destruido.

 

Señor, tal vez no conozcamos los problemas de Europa,

pero tú sí Señor, por eso pido tu intervención.

Activo al ministerio angelical,

alrededor de los países europeos.

 

No permitas Padre amado,

que los problemas internos de un país,

afecte la fe y esperanza de sus habitantes.

 

También bendigo a los líderes

y pastores de las iglesias,

Muéstrales los planes que tienes para con su país,

Que nunca dejen de buscar tu rostro Señor.

 

Gracias Padre,

por las bendiciones que ya nos ha entregado,

Sé que en los próximos días,

Veremos un avivamiento en los países de europeos,

lo creo y lo declaro,

En el nombre poderoso de Jesucristo.

 

Amén.

Solución para los problemas de Europa

Los problemas sociales y económicos de Europa no son distintos a los problemas que enfrenta cada país. Por lo tanto la solución a sus problemas, es la misma para todos los países, y que sus líderes políticos y habitantes, reconozcan que Dios es el único rey y gobernador por excelencia. Podemos recurrir también a las oraciones poderosas de Ángeles para contar con su proteccion.

Hasta que los líderes mundiales, no acepten gobernar según la voluntad de Dios, difícilmente podrán ser libre de sus problemas. Por eso no nos cansamos de orar e interceder por cada país de Europa y del mundo entero.