Saltar al contenido

Oración milagrosa a los ángeles y árcángeles para la protección

10 marzo 2020

Ángeles y arcángeles, seres creados por el mismo Dios, portadores de su gloria y majestad, sabiduría divina. En nuestra forma humana es imposible que los veamos o percibamos en nuestras capacidades y sentidos. Sin embargo, en la biblia hay numerosos escenarios donde el mismo Dios, encomienda a la oración milagrosa a los Ángeles y Arcángeles para la protección.

Dios es un Dios de orden, y estos seres tienen una estructura, están organizados, siendo representantes y emisarios del Reino de los Cielos para protegernos, y que cumplen misiones distintas según la voluntad del Padre. De los que más se relata y tiene conocimiento es de Miguel, Rafael y Gabriel.

Oración milagrosa de protección a los Ángeles

Cada mañana, cada nuevo día, trae consigo una nueva oportunidad de llamar a los ángeles a nuestras vidas e invocar sus gracias protectoras de estos Ángeles y Arcángeles cuya misión es permanecer en continua adoración y alabanza al Padre.

Cuando se nos presente cualquier necesidad con total convicción que nos escuchan y acuden en nuestro pronto auxilio y necesidad. Los arcángeles, podrán salvarnos de cualquier situación, tienen la fuerza, la sabiduría. Por medio de la oración milagrosa a los Ángeles Y Arcángeles para la protección, la podemos conseguir. Con una oración milagrosa a los Ángeles y Arcángeles para la protección, como la siguiente:

San Miguel Arcángel,

mi defensor y mediador, quien oprimió al diablo bajo sus pies en una guerra espiritual.

A ti te doy las gracias por la proteccion divina que siempre reinara sobre todo el mal.

Siempre cuidándonos a donde quiera que vayamos y por donde quiera que andemos.

Gracias por tu dulce compañía y amparo porque estas de noche y de día cerca de nosotros, intercediendo ante Dios nuestro Señor.

Cada día, al abrir los ojos, puedo experimentar la infinita misericordia de Dios para conmigo.

Dice en tu palabra que tu misericordia es nueva cada día que siempre estas dispuesto a perdonarnos a pesar de nuestros grandes pecados.

Tu inmensa sabiduría divina me guía Padre amado, me regala el verdadero aliento de vida quien me cuida de todo mal.

Tu mirada me vigila y me cuida. Que sea tu palabra a través de mí, que tu voluntad me sea revelada.

Tus planes me sean revelados, lo que tú tienes para mí en este día, dámelo.

Que sean tus caminos y nos los míos, que se tu voluntad en mis planes y no mis planes sean de tropiezo para tu voluntad.

Envía legiones de ángeles a mi cuidado y el de mi familia, pelea por y mi casa,  por mí y mi familia.

Guardame Arcángel de todo mal que quiere verme destruido.

Envía ángeles guerreros con espadas, desenvainadas listas para la batalla, Echen fuera de mi vida todo principado de las tinieblas y todo lo que quiera venir contra mí.

Toda artimaña que fue orquestada por las tinieblas en mi contra, desásganla, todo lo que se levante contra mí, desásganlo.

Gracias ángeles por su favor inmerecido.

Gracias Dios mío por tu pronto auxilio. Sendero de Dios tendido frente a mí, Escudo de Dios que me protege, Legiones de Ángeles de Dios para salvarme.

Cristo conmigo, Cristo frente a mí, También presente detrás de mí, Cristo en mí, Ubicado a mi diestra, Cristo a mi siniestra.

Quien me auxilia a descansar, Cristo al levantar.

También lo tengo en el corazón de cada persona que piense en mí,

Profeso por mi palabra, sobre su presencia en mi vida.

Me cuida de cada mala mirada que me desea el mal.

Y Jesús me cuida de cada persona que esta cerca de mi.

Amén.

Podremos Acudir Siempre a Los Ángeles y Arcángeles

El propósito por el cual fueron creados, es para la adoración del Padre, darle Gloria a nuestro Señor, para servir en el Reino de los Cielos. También lo son guiar, cuidar, proteger, acompañar a toda la creación, batallar y así mismo, cuando se requiere, traer juicio sobre los hombres. Incluso cuando oremos, poder decir así “Señor envía Ángeles a dónde está mi madre en este momento” o “Padre Santo, envía Ángeles a mi auxilio y cuidado, que me guíen”.

Con la luz necesaria para echar todas las tinieblas de nuestras vidas y sanar cualquier diagnostico por complicado que sea.