Milagrosa oración para pedir por una persona que está sufriendo

Milagrosa oracion para pedir por una persona que esta sufriendo

En los momentos de angustia y tribulación, es donde debemos demostrar el amor de Dios en nosotros. Es decir, ser compasivos y llenos de misericordia con el prójimo. Así como el Señor, lo ha sido con todos, durante la vida. Por ello, elevar una oración a un hijo enfermo de depresión, es una de las mejores demostraciones de amor.

Índice()
  1. Oración poderosa para aliviar el sufrimiento de una persona
  2. La Sanación de Dios es para todos

Oración poderosa para aliviar el sufrimiento de una persona

En el Salmo 34, 19 se lee que ‘Muchas son las angustias del justo, pero nuestro Dios los librará de todas ellas’. Es por ello, que no importa la situación que estemos pasando. Siempre debemos tener la convicción de que el Señor nos sustentará en todo tiempo y nunca nos desamparará.

Amado Señor Jesús, en este momento vengo

ante ti. Para exaltar y glorificar tu santo nombre,

porque solo Tú, sois grande y poderoso, y no

existe otro Dios, como Tú.

 

Tú, eres el único y verdadero, Señor. Por eso, en

esta hora, me rindo ante ti, por tu justicia. Nos has

amado con gran y profundo amor.

 

Quiero darte las gracias, por cada una de las

bendiciones que Tú, me has concedido hasta

este momento. Te agradezco, porque me has

escogido a mí, entre tantas personas, y me has

dado el privilegio de conocerte y entregarte a

ti, mi vida entera.

 

Gracias, por cuidar de mi familia. Te agradezco,

por cada uno de ellos, por mis Padres, mi pareja,

mis hermanos, mis hijos y por todos mis seres

queridos. Porque aunque el mundo se encuentra

padeciendo una gran pandemia, Tú nos

mantienes unidos.

 

Perdóname si te he fallado. Si he sido una mala

persona o he tenido sentimientos o pensamientos

mezquinos y egoístas hacia mi prójimo. Disculpa

por aquello con lo cual he lastimado tu corazón

y ha causado que me aleje tu presencia.

 

Haz de mí una persona grata y digna de lo que

Tú me concedes y me regalas día a día. Que yo

pueda ser merecedor de tu misericordia y de

cada una de las maravillas que me das.

 

Coloca en mí un corazón dispuesto a servir a

todo aquel que me necesite. Que yo pueda

sentir las necesidades de mis hermanos y

que mi humanidad no sea un tropiezo.

Haz de mi una persona grata y digna de lo que Tu me concedes y me regalas dia a dia

Padre de la Gloria, en este momento quiero

pedirte por todas aquellas personas que se

encuentran pasando por tribulaciones, tanto

de espíritu como de enfermedades.

 

Tú, los conoces mejor que nadie y sabes

cuáles son sus aflicciones. Por eso los

coloco en tus manos para que seas Tú,

obrando en sus vidas y concediéndoles los

deseos más profundos de su corazón.

 

Señor, ten misericordia de todas aquellas

personas que aún no te conocen, e incluso

han llegado a dudar de tu existencia.

Perdónalos porque en su ignorancia

no saben lo que hacen.

 

Concédeles el privilegio de conocerte y

entregar sus vidas y corazones a ti. Para

que experimenten tu amor y así comprender

que Tú, eres nuestro escudo y fortaleza.

 

Que descansen de sus angustias y problemas.

Porque Tú, te encargas de todo y le concedes

la paz que tanto anhelan. Para poder vivir tranquilos.

 

Gracias, pues sé que Tú, has escuchado mi

oración y sé que obraras en mi vida y en la de

cada una de esas almas, según

la voluntad de tu corazón.

 

Bendito seas Tú, por siempre. Porque aun

siendo personas pecadoras, Tú, nos has amado

desde el principio y nos has cuidado en todo

momento de nuestras vidas.

 

Bendito seas, soberano Señor. Por el hecho de que

nada más en ti, vivimos seguros. Porque Tú,

nos das el descanso que necesitamos y solo en ti

podemos confiar. En el poderoso nombre

de tu hijo Jesucristo.

 

Amén.

La Sanación de Dios es para todos

Existe otro pasaje en el libro de los Salmos, que nos dice ‘Que los justos claman al Señor, y Él, los oye’. Esto significa que si nosotros somos personas justas ante nuestro Padre. Él siempre oirá nuestro clamor y más aún si oramos por la sanación de la salud.

Subir