Hermosa oración a la armadura espiritual para protegerse de los enemigos

Hermosa oracion a la armadura espiritual para protegerse de los enemigos

En el libro de los Efesios, capítulo 6, se lee que Pablo escribió acerca de la armadura de Dios. La cual es necesaria para la protección de un hogar, enfrentarnos a las batallas que luchamos día a día. Es importante resaltar que, El Altísimo le concede su apoyo a todo aquel que le busca en espíritu y en verdad. Ya que nuestra lucha no es contra sangre, ni carne, sino frente a principados de maldad.

Índice()
  1. Hermosa oración para pedirle a Dios que nos cubra con la armadura espiritual
  2. Jesús ya venció al enemigo

Hermosa oración para pedirle a Dios que nos cubra con la armadura espiritual

Como hijos de Jehová debemos estar preparados para la batalla. De igual forma, luchamos a diario contra las acechanzas del enemigo. Aunque, no son suficientes las armas que conocemos. Por eso en esta pelea necesitamos armarnos, con la armadura que viene de Dios, y sobre todo con la Fe, de que el mal lo venció Jesús.

Amado Dios de Israel, en esta hora me

presento ante ti. Para alabar y bendecir

tu santo nombre. Pues solo Tú eres digno

de recibir la gloria y honra. Ya que no existe

otro Dios como Tú.

 

Te agradezco por las bondades que me

concedes día a día. Por el hecho de que aun

siendo personas que fallamos, Tú, siempre

estás allí, para proveernos lo que podemos necesitar.

 

Gracias, pues aun sin merecerlo, Tú, me has

escogido y me has amado. Te agradezco por

mi familia y sé que Tú, siempre estás cuidando

de cada uno de ellos.

 

Quiero pedirte perdón por cualquier ofensa

que haya cometido contra ti. Perdóname si

no me he comportado como debo y he tenido

acciones egoístas, las cuales me han

alejado de tu presencia.

 

Señor Jesús, quiero pedirte que seas Tú,

cubriéndome con la armadura de la verdad

y la justicia. Con el fin de que así yo este

preparado contra las acechanzas del enemigo.

 

Cíñeme con el cinturón de la sinceridad, para

que así yo permanezca firme ante aquello que

venga a hacerme dudar de que soy tu hijo.

Protégeme con la coraza de honradez, que

nada me acuse delante de tu presencia.

 

Calza mis pies con las sandalias de justicia,

para que así yo esparza tu palabra a donde

quiera que vaya. Que yo cumpla con el mandato

que nos encomendaste, al ascender al trono de Dios.

 

Que yo me arme con el escudo de la fe, para

de esta manera poder defenderme. Con tu

palabra, de toda saeta lanzada por el enemigo

y de este modo prevalecer en la batalla.

Protegeme con la coraza de honradez, que nada me acuse delante de tu presencia

Cubre mi cabeza con el casco de la salvación,

que yo viva con mi confianza puesta en ti. Que

por más grandes que sean las tribulaciones, yo

tenga la convicción de que Tú,

siempre estarás conmigo.

 

Que yo use con sabiduría la espada de la

salvación, para que yo derrote los dardos usados

por el mal con tu palabra. Con el fin de que el

diablo, no tenga oportunidad de destruirme.

 

Sé Tú, guardando a mi familia que ellos también

estén preparados ante los ataques que el

enemigo lance contra nosotros. Porque sabemos

que él, anda como león rugiente

buscando a quién devorar.

 

Señor, que todas aquellas personas que no

te conocen, lo hagan y así se preparen, para

tu regreso, a buscar a tu pueblo. Porque aunque

no sabemos cuándo sucederá. Tenemos la

certeza de Tú, pronto volverás.

 

Gracias, mi Dios, maravilloso, pues me has

escogido y me has concedido la oportunidad

de entregarte a ti, mi vida. Reconozco que sin

ti, nada tiene sentido. Sin ti, solo es

vanidad de vanidades.

 

Te agradezco, por estar siempre conmigo

y llenarme de tus bendiciones. Gracias, por

lo que has hecho por mí. En el poderoso

nombre de tu hijo Jesús, quien vive y reina

por los siglos.

 

Amén.

Jesús ya venció al enemigo

En el mismo momento en que Cristo resucitó de entre los muertos, derrotó al adversario. Esto se debe a que él, perdió su poder. Porque es por medio de Jesucristo, y de su sacrificio, que la humanidad puede ser salva y ser protegido de todos los males. Para ello solo necesitas abrirle tu corazón y aceptarlo como tu único Señor y Salvador.

Subir