Saltar al contenido

Oración de «La Salve» para mejorar la salud. ¡Funciona!

14 mayo 2020
Oración de "La Salve" para mejorar la salud. ¡Funciona!

Todos en algún momento de nuestra vida padecemos problemas con nuestra salud, no importa que tan grave pueda ser. Por eso realizamos la oración de La Salve.

Si bien es cierto que todos tenemos que hacer lo posible porque nuestra salud se encuentre en buen estado siempre.

Existen ocasiones en las que por cualquier motivo pasamos por momentos en la que nuestra salud se deteriora. Es por esto que podemos realizar la oración de La Salve a la Virgen María, para que de la misma manera como nos cuida, también pueda interceder para que Dios nos sane.

De tal manera que puedas seguir con tu vida, de una manera feliz, alegre y sano mientras realizas todas aquellas cosas que Dios demando de ti como su hijo.

Puedes aprovechar esta oración para pedir por la salud de tus conocidos y también por los que no conoces, para que sea Dios quien tome el control de sus vidas.

La oración de La Salve

La Virgen María es un ser bendito, por escucharnos, por ayudarnos a interceder por nosotros ante nuestro creador, y por cuidarnos bajo su manto.

Es bendita por llevar en su vientre a quien fue el Salvador del mundo entero. Es por ello que le realizamos la oración de La Salve, para que nos siga cuidando.

Ante ti Virgen querido vengo en este momento

para agradecerte por todas las cosas que

me das, por tu cuidado, por tu bendición,

por escuchar mis suplicas, Dios la salve.

 

Muchas gracias por estar atenta

cada vez que hablo contigo, por

concederme las peticiones de mi corazón

y ayudarme en los momentos más

complicados por lo que he pasado.

 

Llena de dulzura, eres nuestra

esperanza y que Dios le salve.

 

Virgencita querida, en esta ocasión

vengo para pedirte que me ayudes

a mejorar mi salud, que se

encuentra en mal estado.

 

Estoy pasando por este momento

de dificultad y por lo tanto necesito

que me ayudes a sanarme.

 

Pido que puedas interceder por mí ante

nuestro Dios para que tenga misericordia

y pueda sanarme y liberarme de esta

enfermedad por la que estoy padeciendo.

 

Tú bien sabes Virgen María que no

soy una persona que padece de

enfermedades, y generalmente me

encuentro bien de salud.

 

Pero en esta ocasión estoy pasando

por este mal y necesito que me ayudes

a curarme para volver a estar sano.

 

También sabes que cuando estoy sano,

soy una persona feliz, me gusta estar

atento a los demás, servirles y ayudarle

en todo lo que puedo, por eso necesito

que me ayudes a sentirme mejor.

Aprovecho esta oportunidad para pedirte

por la salud de mis seres queridos y por la

salud de todas las personas que necesitan de

Ti para que le quites toda enfermedad.

 

Porque estar mal de salud es una

mala sensación y más si estas

padeciendo de alguna enfermedad.

 

Ayúdalos a sanar toda dolencia, a

curar cualquier tipo de patología que

pueda ocasionar dolor corporal.

 

Permite que podamos estar

siempre sanos, tanto del

cuerpo como del espíritu.

 

Enséñanos a caminar bajo tus

enseñanzas, que no nos olvidemos

de que Tú eres el creador de todo.

 

Que Tú quitas y Tú das.

Que solo debemos hablar

contigo para agradecerte y para

pedirte por cualquier cosa

que sea de bien para nosotros.

 

Enséñame más de ti, para que

sea un ser ejemplar, uno de tus

mejores siervos, como nos

enseñó tu Hijo Amado Jesús.

 

Amén.

La madre María nos salva de todo peligro

Todos conocen a la Virgen María, algunos otros conocen las cosas que hizo. Pero para nadie es un secreto que ella es nuestra protectora y cuidadora. La virgen María es la madre de Dios, por lo tanto sabe muy bien cómo cuidar a las personas, por ello ponemos toda nuestra confianza en sus manos.

Por medio de la oración de La Salve le pedimos a Dios que cuide a la Virgen y la salve, le dé la honra y la gloria que se merece por todo lo que hizo y hace.

María se encarga de interceder por nosotros cada vez que a ella nos acercamos para orar, así que podemos rezar por ella para darle las gracias por las cosas que nos da.

Por lo tanto, nunca olvides de rezarle a la Virgen María, darle las gracias por todo y pedirle por aquellas cosas en las que necesitas de su ayuda para solucionar cualquier cosa.