Saltar al contenido

Oración a San Alejo para alejar a terceras personas de mi relación amorosa

11 abril 2020

La felicidad en exceso entre parejas, amigos, personas causa mucha envidia ante personas que creen que alguien no puede estar bien, sin creer que tiene el derecho a hacerle daño. Lo que busca esta oración a San Alejo para alejar a terceras personas de mi relación amorosa es alejar a las personas que no te quieren ver completamente feliz y amado.

Incluso muchas personas que no están apegadas a la vida cristiana atentan contra la vida amorosa de las demás personas solo por estar llenos de ira y maldad. Te recomiendo completamente, si estas pasando por cualquier tipo de situaciones incluso si se trata de algún amante de tu pareja y quisieras alejarlo usando esta oración.

Lo que tienes es que tener una actitud positiva y creer en el Señor porque todo esto lo está haciendo por un propósito aunque realmente a veces sea muy difícil y hasta imposible de comprender. Ora por la vida de tu pareja y la tuya siempre esté en unión.

Oración para alejar a una persona que dañar mi relación amorosa

Como somos humanos y tenemos el pecado corriendo por nuestra sangre ¿Has odio la frase “Actuamos mal por pecadores”?, también existen personas que se dejan llevar por el deseo banal.

Estas personas son reconocidas porque tienen el deseo en la banalidad y pecado de tener a una tercera persona pese a que esta se encuentre comprometida o que el mismo este faltando a su relación. Haz esto con la fe y certeza que todo sucederá tal como lo pides o lo estimas que algo muy bueno esta por suceder, sin importar la circunstancia en la que te encuentre ahora.

Amado Dios, tú que todo

lo entiendes y todo lo sabes

necesito de tu atención en este

momento difícil de mi vida,

requiero encomendarte el amor y respeto que ha

perdido mi pareja hacia a mí.

 

En primer lugar, necesito conseguir paz y consuelo

a mi alma que se encuentra

vulnerada y traicionada.

Enséñame a llevar esta situación con sabiduría y saber

perdonar para recuperar  a la persona que amo.

 

Además mi Señor, te pido encarecidamente

que me ayudes

alejar a la persona que quiere

robarse mi felicidad,

familia y al amor que juro ante ti respetarme y cuidarme.

 

Puede encontrarse perdido,

por favor ilumina su camino

para que vuelva y no se lleve

a su paso todo lo que construimos con amor.

 

Tú eres el Todopoderoso, nada puede contra tu voluntad

mucho menos contigo, por eso te imploro que me escuches

y me ayudes en esta situación

tan difícil que me ha tocado vivir.

Ayúdame a perdonar porque no soy una persona rencorosa

y solo quiero recuperar a la persona que más amo.

Perfecto Señor no sueltes mi mano porque

sin ti me sentiría perdido.

Ilumina también la vida de la tercera persona, para que sepa que está mal

destruir una familia y que debemos tener

valores además de las virtudes.

 

Porque eres glorioso San Alejo,

me has enseñado a luchar por lo que quiero,

por amor a todos siempre dispuesto ayudar.

Eres solemne San Alejo.

Siembra ese corazón el respeto por la felicidad de los demás.

Envíale una persona que pueda corresponder sus intereses

pero que no sea comprometida.

Entre todas las personas del mundo Señor tú eres el indicado

para guiarnos en todo momento.

 

Gracias Amado Dios porque sé que me has escuchado

y que tu propósito se cumplirá.

Desde ya siento la protección y tu misericordia acudiendo

a mi llamado dándome la tranquilidad que necesito.

 

Amén.

¿Buscar de Dios para nuestra relación?

Una relación de pareja puede buscar en nosotros virtudes que para el ser humano alejado de Dios pueden ser muy difíciles.

La paciencia, la comprensión, el amor, son virtudes muy difíciles de conseguir por nosotros solos, sin embargo cuando tenemos a Dios muy cerca, oramos le pedimos en pareja, todo va a empezar a funcionar y marchar mucho mejor.

Si las cosas empiezan a fallar en tu relación no dudes de realizar esta oración. Buscando el pilar fundamental en una relación es decir el único tercero que puede estar en nuestro hogar este se llama Dios. Cuando nuestro Señor bendice nuestra unión algo bueno pasa y todo comienza a cambiar.