Saltar al contenido

Oración a San Benito de Abad por los fallecidos que conozco

18 marzo 2020

La muerte es algo que a todos en algún momento nos espera. Difícil para nosotros y para nuestros seres queridos. Sobre todo cuando se trata de despedir a un familiar que rompe las cadenas de la vida, cuando no les toca, cuando mueren bebes, niños o muy jóvenes. Es imposible sobrellevar este dolor sin una oración a San Benito por los fallecidos.

Si alguien muere, debemos orar porque su alma sea recibida en el cielo. Porque Dios perdone sus pecados y que sea misericordioso. Pero es solo la Fe que nos hará soportar ese dolor de esa pérdida tan importante para nosotros.

Oración a San Benito de Abad por la bendición de los fallecidos

Este suceso inevitable y doloroso para el cual nunca vamos a estar preparado. En algunos casos trata de un familiar muy enfermo que no quería morir o le toco morir de una manera dolorosa. Cualquiera sea el caso es muy importante orar porque Dios los reciba de cualquier manera.

La oración a San Benito por los fallecidos es una forma de que tengamos más apoyo y escuchado por Dios nuestro señor. Repite esta oración todos los días, los primeros 7 días de su muerte:

Dios hoy clamo a tu infinita misericordia.

A ti protector del vivo y fallecido San Benito de Abad,

Te ruego la misericordia, que necesito.

 

Por aquellos familiares o amigos

que han dejado este mundo para pertenecer

a tu batalla de Ángeles.

 

Perdona sus pecados y déjalos vivir en la eternidad junto a ti.

Tú allí nos esperas junto a Cristo

quien resucito a los 3 días a pesar de haber muerto

por nuestro pecado.

 

De la misma manera te suplico que recibas

a los que han dejado este mundo

y tengas mucha misericordia.

Puedes ver el arrepentimiento en sus ojos

y su tristeza por dejar a los seres queridos.

 

Señor todopoderoso, que siempre nos acompañas

no mires la miseria de todas las equivocaciones

de nuestra vida.

 

San Benito de Abad,

consigue en tu noble función como Santo.

Que no los juzguen tan severamente.

Yo reconozco a un Dios no por castigador si no,

que perdona y abraza.

Se piadoso porque así es tu corazón tierno

quien purifica y no dejas que ninguno de tus hijos

nos perdamos en el fuego ardiente del infierno.

 

San Benito de Abad,

te confiamos a ti las almas de todas las personas

que han muerto de una manera violenta y las almas

de nuestros seres queridos.

 

Perdónalos si al momento de morir

no han acudido a ti,

suplicando las disculpas

que merecías al final de su vida.

 

Discúlpalos Señor y hoy te oramos

porque los dejes entrar en tu casa.

También por las alma perdidas,

que nadie tema en encontrarte y ser abrazado por ti.

 

Señor que nadie nos aleje en este mundo

ni en la tierra ni en el cielo.

Dale la oportunidad a tus hijos de descansar serenamente

después de morir y que puedan ser parte de tu gloria.

Que se encuentren con una luz después del camino oscuro,

allí estarás tu esperándolos.

 

Danos paz a nosotros que nos quedamos en la tierra

y responde nuestras oraciones

para conseguir la calma

que nuestros seres queridos están contigo.

Gracias San Benito de Abad

por interceder ante Dios y nuestras suplicas.

 

Amén.

Oración de la buena muerte para que tengan paz

Muchas personas dan testimonio que fueron al cielo mientras se encontraban en estado crítico aquí sobre la tierra. Regresaron dando testimonio que Jesús les brindo una segunda oportunidad.

Pero, otros se quedaron con el señor y tenemos la fe y la convicción que están a su lado. Muchos pudieron regresar en nuestros sueños, están más felices que nunca y no has dicho que con las oraciones, ha llegado a la luz.

¿Existe el castigo de Dios al morir?

Cuando no fueron buenas personas en tierra, sus almas quedan perdidas. Orar no solo por nuestros seres queridos y familiares si no por todas las personas que no pudieron arrepentirse y entregarse al Señor en vida.

Realizar la Oración a San Benito por los fallecidos y por sus familiares para que consigan consuelo, Dios recibirá nuestras oraciones para brindarles una nueva oportunidad de vida en la eternidad.