Saltar al contenido

Oración milagrosa a San Francisco Javier para conseguir el amor eterno

17 mayo 2020
Oración milagrosa a San Francisco Javier para conseguir el amor eterno

Rezar juntos como pareja y rezar individualmente por su cónyuge es una de las armas más poderosas que tienen contra el divorcio y para construir la intimidad en su matrimonio. Pero en el caso de que no tengas ese amor ideal, puedes realizar la oración milagrosa a San Francisco para conseguir el amor eterno, para que Dios coloque en tu vida ese amor anhelado.

Todos tenemos un alma gemela en algún lugar. Cuando realizas la oración para conseguir el amor eterno, permites que Dios actué tanto contigo como con la otra persona para que se encuentren y se producto la unión. Así que realiza la oración con mucha fe.

La oración milagrosa a San Francisco para obtener un amor eterno

Esta oración milagrosa a San Francisco Javier para conseguir el amor eterno es una bonita oración para que Dios nos ayude a encontrar a ese amor ideal, y para que su amor nunca nos falte.

En esta momento vengo ante ti

San Francisco Javier

para que lleves mi plegaria al Creador.

 

Padre Celestial, tú que nos amas

más de lo que podemos saber asimismo,

que nos eligió desde el principio

para ser una familia,

alabamos tu santo nombre.

 

Jesucristo, Hijo de Dios,

Palabra hecha carne,

que vivió entre nosotros

y también fue sacrificado por nosotros,

alabamos tu santo nombre.

 

El Espíritu Santo,

presente y poderoso en nuestras vidas

desde el momento en que

creímos por primera vez,

te honramos y agradecemos por todo.

 

Padre Amado,

también te pido que me ayudes

a conseguir el amor eterno.

 

Bien sé que mandaste a tu Hijo Único

para salvarnos y

expiar nuestros pecados;

una muestra de tu gran amor por nosotros,

un amor eterno que vivirá por siempre.

 

Sé que tú eres mi amor eterno,

pero también te pido

por un compañero de vida.

 

Una persona que me ame

y por lo tanto, que yo ame para siempre

que pueda compartir con ella/él toda la eternidad.

 

El Dios que dio vida a este mundo

y la mantiene día a día,

cuyas manos lanzaron estrellas

al espacio y controla nuestro destino,

dice: «No tengas miedo,

porque yo estoy contigo».

 

El Dios que llenó las profundidades

del océano y poner

las mareas en su camino,

al mismo tiempo que causó

que las montañas se levantaran

y un arco iris para mostrar.

 

Dice: «Te he llamado diciendo tu nombre,

porque eres de mi posición».

 

El Dios que hizo la tierra fértil

y dentro de ella para sembrar,

también su arte crea mariposas

y el rocío de la mañana temprano

dice: «Eres preciosa a mi vista».

Santo Dios,

tu conocimiento de mí excede

lo que capto o veo

en cualquier momento.

 

Me conoces

mejor que yo mismo; por lo tanto

ayúdame a confiar en tu misericordia,

a verme a la luz de tu santidad.

 

Concédeme la gracia

de tener una verdadera contrición,

asimismo a hacer una confesión honesta

y encontrar en ti el perdón

y la remisión perfecta.

 

Señor Jesús, que viajó con

los discípulos en el camino de Emaús,

acompáñanos en el camino,

para que te conozcamos en las escrituras,

en la fracción del pan

y en los corazones de todos

los que encontremos.

 

Doy gracias a Dios por todo

lo que fue bueno en el día

que está terminando.

 

Pido la misericordia de Dios

por mis pecados y omisiones en este día.

 

Busco la paz de Dios

en mi hogar y en todo el mundo esta noche.

 

Oh Dios, es por tu don que

la noche sigue al día y

que el descanso nos restaura

después del trabajo.

 

Mientras nos regocijamos al

recibir estas bendiciones,

también haznos conscientes de que vienen

de tu mano misericordiosa.

 

Tuyo, Señor, es el día;

tuya también es la noche;

concédenos que el sol

de justicia permanezca siempre

en nuestros corazones.

 

Como resultado alejar todos los pensamientos

malvados y aliviar nuestros temores,

y para que nunca se nos olvide

que tú puedes cumplir nuestras peticiones,

como la que te traigo hoy.

 

Oh Señor, cuídanos y protégenos

todo el día, hasta que el sol se oculte

y llegue la noche, por otro lado,

que las personas que trabajan, terminen su labor,

que nuestra labor finalice

y nuestro trabajo esté finalizado.

 

Por tu bondad te pido que

no se aparte tu misericordia de mí,

y que me concedas estas peticiones

que salen de mi corazón.

 

Amén.

Deja que Dios se encargue de tu amor eterno

En muchas ocasiones las personas que se les dificulta encontrar su amor eterno es porque algo está fallando, algo están realizando mal. Generalmente las personas tienden a buscar el amor con los ojos, buscando un bonito físico, un buen cuerpo, estas cosas son respetables y aceptadas.

El detalle está que el amor eterno viene de una conexión con Dios. Es Él quien tiene una persona preparada para nosotros. Como Eva fue para Adán. Debes dejar esta responsabilidad a Dios, que él no se equivoca.